Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
30 marzo 2012

(extractos de Los cinco libros de Nicolas Valois) Notas comparativas
Por esta razón se dice que la obra se hace en dos noches y tres días; porque los días son similares a estos tres regímenes, y las noches a las putrefacciones, que son las disoluciones tan recomendadas en la obra. Aunque se diga que hay varias disoluciones, en realidad sólo hay de dos tipos, una violenta y rural, y otra suave y filosófica, bajo la cual ambas están comprendidas.
El agua, por una sal imperceptible para los sentidos, disuelve las simientes que la tierra contiene; esta disolución separa los cuerpos, esta separación los conduce a la putrefacción, y esta putrefacción a una nueva vida.
Carta filosófica, El Cosmopolita

Antes del comienzo todo permanecía en el reposo de las duras tinieblas de la muerte. El fuego, al despertarse en el agua, ordenó el caos, y los cuatro elementos engendraron el espíritu vivo del Universo.
El Mensaje Reencontrado IV: 25'
Y a quienquiera que dijera que la virtud más noble de la naturaleza debe proceder del hombre, por ser el hombre el cuerpo más noble que hay en la naturaleza, le contestaría lo siguiente: «No hay ningún cuerpo tan perfecto como el espíritu». Aunque la perfección esté en los cuerpos, no debemos buscar en ellos esta virtud separadora, y si quisiéramos extraer dicha virtud de los cuerpos, ésta sólo podría aparecer a nuestra vista mediante su cuerpo, por pequeño que sea, ya que siempre será un fermento para atraer poco a poco las cosas hacia su naturaleza.
Quien desprecia la enseñanza de los antiguos Sabios se condena a la ignorancia para siempre.
Quienes cultivan la tierra carecen a menudo del principal alimento celeste, que es la bendición de Dios.
El Mensaje Reencontrado I: 34-34'

En este mundo, todo son vestiduras que nos aíslan y posesiones que nos encadenan. Por esto, es preciso que nos volvamos desnudos y pobres para penetrar sin obstáculos en el seno de la Madre eterna, donde reposa el secreto viviente del Único.
Todos poseemos la misma luz, pero está más o menos velada y reducida según el espesor de las cortezas tenebrosas que nos separan del imán primero. Pero la vida encarnada decanta e ilumina al hombre atento y reposado.
El Mensaje Reencontrado XIII: 41-41'
Y puesto que el perfecto elixir no es sino la virtud separadora, siempre tiene entrada y es necesario que también tenga una virtud fijadora; de lo contrario la plata viva no podría hacerse oro en la proyección. Esta virtud fijadora procede únicamente del azufre terrestre del oro, que fija y multiplica la plata viva en nuestro magisterio, poniéndose y permaneciendo en lo más profundo de las naturalezas imperfectas para darles perfección como la levadura. Es decir, hasta el término donde naturaleza había llegado, conduciendo dicha virtud multiplicativa según los grados de digestión de nuestro magisterio.
Es un gigante desmesurado y, por lo tanto, necio, que desprecia el oro bajo; tal es también el decir de los filósofos: su oro se encuentra en lugares viles, totalmente deformado y los necios lo desprecian porque parece tan miserable. También se le llama el oro negro.
El Hilo de Penélope, Emmanuel d'Hooghvorst

La separación y la reunión se realizarán por la reagrupación de las partes vivas y por el rechazo de la porción muerta.
La realización y el perfeccionamiento se operarán por la concentración de la luz y por las bodas últimas del cielo y la tierra.
El Mensaje Reencontrado IV: 27
Has de saber pues que al principio, un rocío perpetuo fluye del cielo en la tierra y engendra en sus entrañas a los metales y minerales, y en su superficie y fuera de ella, a los vegetales y animales de todas las especies, de las que el hombre es el más excelente. Debes saber y conocer esto para comprender cuántas cosas hay en la naturaleza y de dónde proceden, a fin de descubrir después de donde fluye la potencia universal de las cosas en la que se encuentra escondido todo el secreto del Arte.
El alimento da vida a los seres, y éste proviene de la lluvia caída del cielo. El sacrificio atrae la lluvia del cielo; es una acción sagrada.

Todas las formas le pertenecen por excelencia, porque él las manifiesta y las disuelve sin esfuerzo en su creación continua.
El Mensaje Reencontrado XXXI: 5'

Los vegetales toman su alimento y crecen gracias, más bien, al rocío y a la lluvia, que son un aire condensado.
Pág. 5/6 Inicio
Leer más...
29 marzo 2012

(extractos de Los cinco libros de Nicolas Valois) Notas comparativas
En la piedra de los filósofos, su primera materia no es la de todas las cosas, ni tampoco de los metales, sino que nuestra primera materia se encuentra en torno a éstos. No es necesario que el cuerpo sea retrogradado hasta los cuatro elementos, sino hasta los principios metalinos. Y una vez deformado este cuerpo, es necesario que tome una forma nueva en su menstruo mineral y que tome su substancia de éste; es comparable al vientre de la mujer, donde el niño se nutre de los menstruos de la madre hasta la edad de ser engendrado sobre la tierra.
También os digo que hay que encontrar una cosa que está oculta, de la que por un maravilloso artificio se extrae de la humedad, que sin violencia y sin ruido disuelve y licua el hielo. Si habéis encontrado esto, tenéis la cosa de la que el Oro ha sido producido por la Naturaleza. Y aunque los metales y todas las cosas del mundo tienen su origen en ésta, no hay nada, sin embargo, que le sean tan afín como el Oro; pues en todas las otras cosas hay alguna impureza; en el oro, al contrario, no hay ninguna, por lo que es como la madre del Oro.
Nueva Luz Química, El Cosmopolita

El corazón del cielo y de la tierra es como un huevo oculto en el mar del mundo.
El Mensaje Reencontrado III: 24'
Un vaso, una materia y un régimen bastan del comienzo hasta el final.
De hecho, una vez conocido, todo se reduce a un trabajo de mujeres y un juego de niños: basta con cocer. Por ello los Sabios ocultaron con gran arte este secreto y cree firmemente que yo he hecho lo mismo [...]

Si de un don divino se trata, el más simple y pobre de los hombres puede esperar obtenerlo; pero, a menudo, esto parece irrisorio a muchos buscadores cuyo cerebro está repleto de complicaciones ajenas a la única levadura de la cábala quymica.
El Hilo de Penélope, Emmanuel d'Hooghvorst
Pues si tuvieras la conciencia mancillada, aún cuando por mis propias manos vieras llevar acabo toda la obra, no por ello serías más sabio, pues quienquiera que piense usurparla siempre será desviado y no alcanzará nunca el resultado de sus prácticas, por buen ingenio que tenga y por recta vía que siga. ¡Cuántos, a pesar de su experiencia, han sido alejados de ella a causa de sus vicios!
«La verdad de Dios nunca coincide con las pasiones del mundo».
El Mensaje Reencontrado VIII: 37'

Así, los sabios y los inteligentes, los astutos y los codiciosos permanecen estúpidos ante la cerradura y la llave sin poder abrir nada. Fijémonos cómo después aparentan denigrar o ridiculizar lo que no han podido robar o violentar.
«Dios busca locos para hacer de ellos Sabios. Se burla de la gente razonable. He aquí lo que no gusta a todos».
El Mensaje Reencontrado XV: 19-19'
Lo que te digo me ha sido enseñado por una copia de esta cábala tradicional judaica, que se denominaba magia y que es la ciencia filosófica de la cual Hermes, Pitágoras, Numa Pompilio y muchos otros han hecho escuela entre los jóvenes, no sólo por el saber de la ciencia o arte de la piedra, sino también para tener todos los conocimientos de la naturaleza, leyes y propiedades y también para descubrir las cosas escondidas y ocultadas a los hombres, uniendo lo superior a lo inferior mediante un verdadero matrimonio y aplicando por naturaleza lo activo a lo pasivo.
Por la solución, los cuerpos retornan a su primera materia y se reincrudan mediante la cocción. Entonces sucede el matrimonio entre el macho y la hembra y nace el cuervo. La piedra se resuelve en cuatro elementos confundidos juntamente; el cielo y la tierra se unifican para poner a Saturno en el mundo.
Dom Antoíne-Joseph Pernety

El verdadero Sabio es el que ve las dos caras de Dios y contempla lo que está oculto adentro. Porque en la unión de los contrarios es donde aparece la verdad del Único.
El Mensaje Reencontrado XIV: 31
No me extraño en absoluto si hoy en día son tan pocos los que logran este Arte, pues ello se debe a la prisa, a la incredulidad y a la impaciencia de los operadores, que querrían que el Arte viniera hacia ellos sin buscarlo y que la obra se hiciera sola, sin ellos poner la mano. Pues muchos no quieren dedicar el tiempo ni el esfuerzo de ponerlo en práctica, incluso si estuviera expuesto más claramente de lo que yo te lo dejo.
Quien alcanza al Señor de vida aquí abajo es como un holgazán al que todos los trabajadores del mundo no podrían igualar con todos sus trabajos.
¡Qué trabajador el que no se toma un respiro ni de día ni de noche en la búsqueda de la vida imperecedera! ¡Qué holgazán el que reposa en la unidad viviente del Único!
El Mensaje Reencontrado XXV: 1-1'

Por lo tanto, ten cuidado, cuida de ti y permanece atento, temiendo no enredarte a ti mismo en el peligro de una excesiva prisa.
El acuario de los Sabios, Anónimo
He dicho que todas las cosas son engendradas a partir de dos cosas, y a pesar de que el oro contiene ambas, otro espíritu hace su entrada y abre la puerta del cielo soberano, el cual puede encontrarse en cualquier cuerpo elementado y se llama Upupa, un pájaro meridional más resplandeciente que el oro fino y que anida en los retiros y también está contenido en el oro. Es vil y valioso y algunos lo llaman pájaro del paraíso, porque reside en las más altas regiones y porque anida en la tierra baja.
¡Oh, santo Genitor!, consume en nosotros la putrefacta extranjera y líbranos de las escorias tenebrosas, a fin de que luzcamos en la luz de vida donde haces tu nido.
El Mensaje Reencontrado XXIV: 37'

Todo el procedimiento filosófico consiste en la disolución del cuerpo y la coagulación del espíritu, y todo se hace mediante una misma operación. El fijo y el volátil se mezclan íntimamente, pero esto no puede hacerse si el fijo no es previamente volatilizado. El uno y el otro se abrazan al fin, y mediante la reducción se vuelven absolutamente fijos.
Dom Antoíne-Joseph Pernety
Pero los metales son muy nobles y muy imperfectos y no pienses enmendar lo mejor con lo peor, sino que debes sutilizar y purificar cada vez más con la ayuda y con el medio de la más simple materia que haya en naturaleza, por miedo que la alianza con una cosa extraña no se mezcle con nuestra materia y la infecte en vez de purificarla. Como ya hemos dicho, cada cosa permanece en su reino sin pasar a otro y cada uno se multiplica según su especie.
Cuando la naturaleza perfecciona alguna cosa, no sabe, sin embargo, purificarla y perfeccionarla íntimamente, porque obra con sencillez. Si escogiésemos el oro o la plata, podríamos con mucho trabajo encontrar un fuego capaz de obrar en ellos. Aunque conozcamos ese fuego, no podemos, a pesar de todo, llegar a la purificación perfecta, debido a la potencia de sus lazos y a su armonía natural; de suerte que rechazamos el oro para el elixir rojo, y a la plata para el elixir blanco. Encontraremos cierto cuerpo compuesto de Mercurio y de Azufre suficientemente puros, sobre los cuales la naturaleza haya trabajado poco.
Espejo de alquimia, Roger Bacon

Aprisionado en la muerte, sólo puede ser liberado por su parte que ha permanecido pura y libre en Dios.
En el agua que bañó al leproso es donde se oculta la claridad de las estrellas.
El Mensaje Reencontrado IV: 7-7'
La naturaleza es muy simple y en sus operaciones no opera de otra forma sino con los mismos vasos y las mismas materias. Pues lo de arriba es como lo de abajo e inversamente, lo de abajo es lo mismo que lo de arriba, es decir, una sola y misma cosa y por el mismo régimen, guardando, no obstante, el orden y la observancia de regímenes diferentes.
Así, si puedes conocerte a tí mismo, no teniendo el entendimiento demasiado grosero, comprenderás fácilmente cómo estás hecho a semejanza del gran mundo, e incluso a imagen de tu Dios. Tienes en tu cuerpo la anatomía de todo el Universo.
La nueva luz química, El Cosmopolita

El fin es como el principio, pero el medio nos ilumina.
«La Plegaria. La Estrella. La Piedra».
El Mensaje Reencontrado I: 2'
Pág. 4/6 Inicio Pág. 6/6
Leer más...
25 marzo 2012
(versículos de El Mensaje Reencontrado) 


Señor, es difícil aproximarse a tu salvación y es imposible alcanzarla si topamos con las complicaciones de los que la predican y con la ignorancia de los que la enseñan.
Las iglesias serían muy necesarias para transmitir la antorcha santa del amor, y los monasterios serían muy útiles para guardar el fuego santo del conocimiento.

La Iglesia es una buena cosa, pero los que la complican, la dividen y la oscurecen son una mala cosa, que no debemos confundir con la buena.
«El Señor reconoce a los suyos en el secreto de sus corazones».
La Iglesia de dentro, inmortal y pura por la unión de los santos en Dios, es la que debemos honrar en nuestros corazones y no la Iglesia de fuera, temporal y manchada por los hombres, la que debemos idolatrar en el mundo.

Que los guardianes que no pueden trascender las figuras, los símbolos y los ritos de sus religiones no impidan a los que buscan la salvación de Dios ir más allá de las apariencias destinadas a contener a los profanos.

Las iglesias cargan a los creyentes hasta el absurdo y acaban por desanimar a los mejores y eliminar a los vivos, a fuerza de reglamentaciones muertas y exigencias imbéciles.

Dios no es una abstracción delirante del espíritu humano, como podrían hacer creer las descripciones de ciertos creyentes. Es una realidad viva que se ve, que se siente, que se palpa, que se saborea y que da la vida imperecedera. ¿No es suficiente y maravilloso?

El Señor del cielo nos ve. Nos oye y nos aprueba.
¿Qué haremos, pues, con la aprobación o la desaprobación de los que se han encargado de transmitir su doctrina pública en el mundo y no la observan?

El Señor del cielo nos ve. Nos inspira y nos fecunda.
¿Qué haremos, pues, con la aprobación o la desaprobación de los que se han encargado de transmitir su doctrina secreta en los corazones y no la entienden?

En la tierra hay sacerdotes encargados de celebrar un culto que no es más que la imagen y la sombra de las cosas celestes.
PABLO

Dejemos a los creyentes orgullosos que quieren aleccionar a los demás y que se creen automáticamente salvados por las fórmulas y por los símbolos de su religión, que confunden estúpidamente con la realidad viva del don de Dios.
Consideremos sus sermones, pero consideremos también el barro que les cubre de pies a cabeza y comprenderemos que no predican como salvados sino que gritan como perdidos. Ilustran, sin saberlo, la parábola de los ciegos que conducen a otros ciegos.

Muchos de los que han visto, oído y tocado al Señor no han conocido su doctrina oculta; los que ahora nos predican con imágenes ¿cómo podrían sospechar, el secreto vivo que las anima a todas?
Que éstos sean prudentes, humildes y tímidos al aleccionarnos acerca del Señor que salva de la muerte; pues ellos mismos no están todavía salvados ni iluminados en Dios.

No hemos venido a dar el agua a los que creen estúpidamente apagar su sed recitando la fórmula del agua y que rechazan la copa de la vida.

La aristocracia cristiana del conocimiento ha sido decapitada desde el comienzo, y los símbolos, las personas, los ritos y los sacramentos han sustituido la realidad transcendente del misterio divino.
Así, los que orgullosamente han creído ser los más iluminados se han vuelto idólatras, ciegos y supersticiosos sin saberlo y, exigiendo la fe ciega para todos, han vuelto a poner la luz de Dios bajo el celemín y ellos mismos se han privado de ella.

Los incrédulos pueden convertirse y acercarse al misterio de vida para ser salvados, pero ¿los creyentes que se han encerrado en las imágenes muertas del secreto de Dios, cómo podrán descubrir la realidad tangible del Señor descendido del cielo y que salva de la muerte?

Más vale no conocer nada que conocer algo a medias y permanecer obstinadamente fijado en ello, creyéndose instruido del todo. Por perfecta que pueda ser, la imagen de una flor no tiene perfume y la de un pan no sacia.

Los que se borran constantemente ante Dios y los que proclaman su nada ante Dios, ¿pueden ser los enemigos de Dios?
Responded, ¡oh, hipócritas, que fingís adorar al Señor y, solapadamente, os anteponéis en todas las ocasiones a la prioridad del Único!
¿No nos hemos sometido a los mandamientos de Dios tanto como lo permite nuestra debilidad? Y si reprendemos la debilidad de los servidores de Dios, ¿acaso no es para volver más resplandeciente y pura la palabra de Dios en el mundo entenebrecido?

Los que hacen alarde de representar a Dios sobre la tierra de los hombres deben necesariamente oír lo que Dios les dice cuando le ruegan humildemente que les instruya.
Estos nos dirán sinceramente lo que el Señor les ha revelado respecto al Libro, pero, ¿quizá no los oye o no les contesta? Entonces, ¿cómo pueden prevalerse del Único?

No todos los guardianes de las santas Escrituras están dormidos en una sinecura. Todavía hay algunos que esperan y buscan la salvación de Dios aquí abajo.
Confiamos en la perspicacia de los verdaderos amantes del Único y confiamos en su buena fe, porque son videntes y oyentes de Dios.

Los verdaderos creyentes soportan las contradicciones de los que no creen como ellos y las de los que no creen en nada, porque su esperanza no es vana y su fe no es homicida.
La tolerancia es lo propio de Dios y de los que le pertenecen, así como la intolerancia es lo propio de la Bestia y de los que le sirven. Es una señal infalible que trasciende todas las etiquetas particulares.

Dios quiere una Iglesia viva con el Señor de amor en acción en los corazones de los creyentes, y no una Iglesia muerta llena de hipócritas que no se ocupan más que de sus asuntos y de los del mundo.
Los mediocres y los hipócritas serán desanimados a fin de que la Iglesia subsista más bien en calidad que en cantidad.
Corresponde a los verdaderos creyentes rehacer la Iglesia en su pureza primera. ¡Que todos los que ponen al Señor de vida y su salvación por encima de sus personas y de sus bienes, vengan al Señor en sus corazones a fin de rehacer la unidad del amor en la libertad de los hijos de Dios!

Hay que decirlo, aunque no guste a todos: los creyentes aislados han hecho más por la vida de la Iglesia que los clérigos que nutre en su seno.
El buen pastor vive al día entre su pequeño rebaño como hacía el maestro santo, sin vanas separaciones y sin vanidosas restricciones.
Leer más...
11 marzo 2012

(extractos de Los cinco libros de Nicolas Valois) Notas comparativas
Si por mis enseñanzas te han sido abiertos los ojos, no dudes en estudiar esta práctica, pues ella sabrá desembrollar lo que la obra requiere, a menos que seas más sabio que mis exhortaciones.
El Sabio desliga el mundo suavemente, separa y une una sola cosa conforme a la naturaleza.
El Mensaje Reencontrado X: 45

Separa la Tierra del Fuego, lo sutil de lo espeso, dulcemente y con gran cuidado.
Tabla de esmeralda, Hermes Trismegisto
Por ello deberás, por encima de todo, tener los ojos fijados en esta materia noble en la cual se encuentra lo que buscamos, pero hay que despojarla por medio de un régimen muy lento y suave, sin que su húmedo radical quede perjudicado, pues hay que huir de la prisa.
Sus vías son bellas operaciones, loables y no despreciables; estas no se hacen con precipitación ni con prisa sino con paciencia y atención durante un largo trabajo; es el árbol de vida para los que la poseen; ¡dichosos son los que la tienen en su poder!
Las fábulas egipcias y griegas,
Dom Antoíne-Joseph Pernety

La voluntad divina no es violenta y su perfección jamás se apresura.
El Mensaje Reencontrado V: 73
Entonces, tendrá que producirse la putrefacción de toda la materia en su conjunto; luego, tomará el color verde del lagarto, que progresivamente se convertirá en un color tostado, y después negro, lo que con frecuencia observarás por las ventanas, elevando el hemisferio superior del vaso de madera tirando del hilo de latón.
He aquí la gran dificultad del Arte, representada con tantas alegorías por los filósofos. Es también su mar, su selva y, en una palabra, toda la Obra, pues por esta putrefacción la materia se convierte y cambia de forma, ya que ningún cambio o mutación de las cosas que hay en el mundo puede realizarse de otro modo que no sea por la putrefacción.
[...] no se efectúa putrefacción sin solución, ni solución sin licor; pero este licor debe ser proporcionado a cada especie, ante todo, de acuerdo con su esencia o su calidad, después, según su cantidad...
Carta Filosófica, El Cosmopolita

Bajo el hedor de la muerte se oculta el perfume de la rosa.
El Mensaje Reencontrado V: 94'

Quien retrocede ante el terror y el hedor de la muerte permanece en las tinieblas de la ignorancia.
El Mensaje Reencontrado X: 48
Dicha obra está compuesta de cuatro partes: solución, congelación, albificación y rubificación, de las que hablaré según la intención de los filósofos y no según la de los ignorantes rurales que toman las silabas por la intención.
Deja de lado la diversidad de palabras, pues todas estas cosas no son más que una sola operación, después de la cual viene la imbibición de la mitad del peso de la materia por su propia agua hasta la blanquición, después, se hace otra imbibición y luego el compuesto llega a la rubificación y éstas son las cuatro partes antes mencionadas.
Vuelve blanco todo lo que es negro, y rojo todo lo que es blanco, ya que el agua blanquea y el fuego ilumina. Pues brilla a la luz como un rubí por su alma que tiñe, adquirida por la virtud del fuego, y de ahí que el fuego sea llamado tintureo.
Aurora Consurgens, Tomás de Aquino (?)

Hay una operación muy secreta y puramente natural que se hace en nuestro Mercurio con nuestro sol, y es a esta operación que deben ser atribuidos todos los signos descritos por los Sabios. Ésta operación no se realiza ni con el fuego ni con las manos, sino solamente con un calor interior; el calor exterior no hace más que expulsar el frío y vencer los síntomas.
Ireneo Filaleteo
Ahora bien, para llegar a esta obra hay que tener en cuenta varias cosas.
Primero: el momento, a pesar de que se puede hacer en cualquier época; pero así como la primavera hace avanzar la obra, el frío del invierno azota el horno y afecta al fuego, que pierde parte de su fuerza, y por ello el ingenio del operador será muy necesario para ayudar al fuego a luchar en contra del frío.
Segundo: el lugar debe ser libre, secreto y apto para poder llevar a cabo todo sin ninguna molestia.
Tercero: las personas deben ser dulces, uniformes, apacibles, pacientes, constantes, hábiles y que no se contradigan mutuamente por ningún motivo de presunción, a no ser que sea para dar consejo, de acuerdo con la razón y la naturaleza.
Yo, según el tiempo y las circunstancias, he robado las riquezas del cielo y la tierra, de la lluvia, de los montes y valles. Me apoderé de aquello que había hecho crecer y madurar los animales salvajes de las praderas, los peces y las tortugas acuáticas. Todo cuanto tengo, lo robé a la naturaleza, pero antes de que fuera de alguien; sin embargo, tú robaste lo que el cielo ya había dado a otros hombres.
Textos taoístas. Selección, Carlos del Tilo

El que puede retirarse a una habitación o a un lugar tranquilo, ¿conoce su suerte y su felicidad?
El Mensaje Reencontrado XXX: 1'
Entre los hombres también hay tres tipos de temperamentos. Los primeros, groseros y rurales, están desprovistos de buen ingenio. Los segundos son tan sutiles que creen saberlo todo y no llegan a nada; inventan cosas fuera de la naturaleza y no quieren entender ningún libro. Los terceros son más perfectos, se hallan en el medio entre los extremos, participan de unos y otros y, al igual que el fuego, que a causa de su calor perjudica a la salud, también el agua mata por su crudeza; no obstante, la mezcla proporcionada de ambos es muy saludable.
Un rico puede volverse pobre y humilde, y un criminal puede convertirse al amor, pero ¿cómo podría jamás un astuto volverse sencillo? Y ¿cómo podría un cerdo volverse puro?
Los demasiado sencillos toman lo dorado por el oro y los demasiado inteligentes rechazan el oro a causa del dorado, pero todos comen la mugre del pecado sin saberlo.
El Mensaje Reencontrado XVII: 12-12'

Demasiada sutileza lleva a la locura y demasiados deseos conducen a la esclavitud.
El Mensaje Reencontrado VII: 35'
Pág. 3/6 Inicio Pág. 5/6
Leer más...