Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

10 julio 2015

Texto budista del Majjhima Nikaya
(Sutta pitaka del Canon Pali)

Maejima Sōyū
"El Explorador Chino Chōken sobre una Balsa"
Con el símil de la balsa, os enseño mi doctrina, oh monjes; que está ideada para escapar, no para retenerla. Escuchad con atención y recordad bien lo que voy a decir.

Suponed que un hombre que realiza un largo viaje, halla en su camino una corriente grande y ancha, con el lado de aquí acosado por temores y peligros, y con el lado de allá seguro y libre de temores, sin bote para cruzar la corriente ni puente que lo conduzca hasta la otra orilla. Y suponed que este hombre se dijese: “En verdad esta es una corriente grande y ancha y este lado está lleno de temores y peligros, pero el otro lado es seguro y libre de temores; y no hay bote ni puente por el que pueda pasar de ésta a la otra orilla. ¿Qué tal si junto algunas cañas, varas, hojas y ramas, y las ato todas juntas formando una balsa, y me lanzo con ella, y trabajando con pies y manos  cruzo con seguridad a la otra orilla?”

De modo acorde, oh monjes, suponed que este hombre junte cañas, varas, hojas y ramas, y las ate todas juntas formando una balsa, y se lance con ella, y trabajando con pies y manos  alcance con seguridad la otra orilla. Y ahora, cruzada la corriente y alcanzada la otra orilla, suponed que este hombre dijese: “En verdad esta balsa mía me resultó muy servicial. Sostenido por esta balsa y trabajando con pies y manos crucé a salvo hasta esta otra orilla; ¿qué tal si ahora alzo la balsa sobre mi cabeza o la pongo sobre mi hombro y así voy donde desee ir?”

¿Qué pensáis, oh monjes? ¿Al obrar de este modo, este hombre estaría actuando correctamente respecto a la balsa?

— ¡En verdad que no, oh Señor!

¿Y qué debería hacer entonces este hombre para actuar correctamente respecto a la balsa? Oh monjes, el hombre debería pensar así: “¡En verdad esta balsa me resultó servicial! Sostenido por esta balsa y usando pies y manos, crucé a salvo hasta la otra orilla- ¿Qué tal si dejo la balsa en la orilla o la abandono para que se hunda en el agua, para así seguir mi viaje?”. Obrando así, el hombre actuaría correctamente con respecto a la balsa.

De manera similar, también os enseño mi doctrina, que sirve, oh monjes, para escapar y no para retenerla.

Fuente: D. T Suzuki, “Ensayos sobre el budismo zen”. 
Puedes encontrar más cuentos en: Cuentos de la Magnolia.

La religión es como el puente que nos religa a la salvación de Dios.
¿Acaso uno se duerme sobre un puente o se instala en él?
Cruzaremos el puente para alcanzar la ciudad santa del Señor de vida, de amor y de paz.
O lo abandonaremos para establecernos en la jungla hostil. Así, de todas formas, no obstruiremos el paso precioso.
El Mensaje Reencontrado XXXII: 19-20'