Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

27 agosto 2016
Hace 5.000 años, Gilgamesh, reinó en la ciudad sumeria de Uruk. Mil años más tarde, sus hazañas fueron talladas en lengua acadia en tablillas de barro fresco por el sacerdote, exorcista y escriba Sin-leqi-unnini. ¿Contiene esta epopeya el mismo Mensaje transmitido desde el principio de los tiempos? ¿Hay en este escrito algo más que una fantasiosa narración sobre las hazañas del antiguo rey?
___o___




"Aquel que vio todo [hasta los confine]s de la tierra, [que todas las cosa]s experimentó, [conside]ró todo. [...] juntamente [...], [...] de sabiduría, que todas las cosas.[..]. Lo [o]culto vio, [desveló] lo velado. Informó antes del Diluvio, llevó a cabo un largo viaje, cansado y [derren]gado."


La aventura extraordinaria no es realizar acciones peligrosas en países extraños. Es, más bien, buscar a la Madre y al Padre divinos ocultos tras la banalidad aparente de las cosas de este mundo.
XIII: 20


"Gilgamesh no deja el hijo a [su] padre; [día] y [noche] es desenfrenada su arro[gancia]. [¿Es éste Gilga]mesh, [el pastor de la amurallada] Uruk? ¿Es éste [nuestro] pastor, [osado, majestuoso, sabio]? [Gilgamesh] no deja [la doncella a su madre], ¡la hija del guerrero, [la esposa del noble]!» Los [dioses escucharon] sus quejas."

Los buscadores apacibles serán salvados, pero los violentos también, porque la sangre del Señor de vida calienta o quema alternativamente, como el fuego del cielo que fecunda y como el fuego de la tierra que purga.
XXV: 48'

"Cuando Aruru oyó esto, un doble de Anu en su interior concibió. Aruru se lavó las manos, cogió arcilla y la arrojó a la estepa. [En la este]pa creó al valiente Enkidu, vástago de..., esencia de Ninurta. [Hirsu]to de pelo es todo su cuerpo, posee cabello de cabeza como una mujer. Los rizos de su pelo brotan como Nisabal."

Esta abre la tierra hasta el centro del infierno.
Aquella edifica la luz hasta el cielo.
V: 73'

"Durante seis días y siete noches Enkidu se presenta, cohabitando con la moza. Después que (se) hubo saciado de sus encantos, volvió el rostro hacia sus bestias salvajes. Al ver a Enkidu, las gacelas huyeron, las bestias salvajes del llano se alejaron de su cuerpo. Sorprendióse Enkidu, su cuerpo estaba rígido, sus rodillas inmóviles, pues sus bestias salvajes habían huido. Enkidu hubo de aflojar el paso; no era como antaño. Pero entonces tiene [sa]biduría, más [am]plia comprension."

La naturaleza media del hombre no le permite desembrollar lo verdadero de lo falso sin la ayuda de Dios.

Demasiada sutileza lleva a la locura y demasiados deseos conducen a la esclavitud.
VII: 35-35'

"La madre de Gilgamesh, que todo lo conoce, dice a Gilgamesh: «Ciertamente, Gilgamesh, uno como tú nació en la estepa, y las colinas le criaron. Cuando le veas, [como (de encima de) una mujer] te regocijarás. Los nobles besarán sus pies; tú le abrazarás y [...] a él; tú le conducirás a mí»"

Nuestra vida está eternamente preñada de Dios.
¿Quien le hará aparecer antes del término de la muerte y de la resurrección del gran mundo?
«La hermana liberará a la hermana, y el niño misterioso nacerá de la única madre».
IV: 96'

"Durante seis días y siete noches Enkidu sale, cohabitando con la m[oza]. Después la ramera abrió la boca, diciendo a Enkidu: «Según te veo, Enkidu, te has hecho como un dios; ¿por cuál motivo con las criaturas salvajes tú recorres la llanura? Levántate, te guiaré a Uruk, de amplios mercados, al templo santo, morada de Anu; Enkidu, levántate, te guiaré a Eanna, morada de Anu, donde vive [Gilgamesh, cabal] en sus hazañas, y tú, co[mo...], amarás [a él como] a ti mismo. ¡En pie, álzate del suelo, lecho del pastor!»"


El hombre, sembrado en el mundo, no puede germinar sin la ayuda de la gracia y del amor, que han permanecido libres.
VI: 52

"«Come el alimento, Enkidu, porque es deber de vida; consume la bebida fuerte, porque es costumbre de la tierra». Enkidu comió el alimento, hasta que se hubo saciado; de bebida fuerte apuró siete copas. Despreocupado se hizo su talante (y) alegre, su corazón exultó y su cara resplandeció. Frotó [la excrecencia velluda], el pelo de su cuerpo, ungióse con óleo, se hizo humano. Se puso vestidos, ¡Es como un novio!"

El ignorante oprime la vida y construye en la muerte.
El Sabio separa la muerte y perfecciona la vida.
X: 2

"Los nobles se regocijaron: «¡Un héroe ha aparecido, para un hombre del mismo porte! Para Gilgamesh, igual a un dios, su igual ha comparecido»."

Todo lo que es verídico por dentro es también válido por fuera, pues los dos no hacen más que uno en tres.
III: 65'

"Gilgamesh y Enkidu se asieron uno a otro, enlazados con fuerza, como toros; destrozaron la jamba, mientras el muro se estremecía."

No ocultaremos a nuestros hijos que están revestidos de una piel de bestia y tampoco les esconderemos los apetitos y las necesidades de la bestia, y se los presentaremos como funciones naturales indispensables para el mantenimiento de la vida encarnada, funciones de las que nadie debe estar orgulloso ni tener vergüenza, pues son pasajeras.

Así, el ángel, al no estar sujeto a la bestia, podrá permanecer firmemente vuelto hacia el Señor, y la bestia, al no ser deshonrada por el ángel, ya no experimentará rebeldía ni vicio, y el Señor podrá liberarnos sin lucha insensata y sin desgarramiento de una u otra parte de nuestro compuesto caído y provisional.
XXIII: 15-15'

--
Fuente del texto (excepto notas comparativas): Wikisource
Leer más...
18 agosto 2016

A mi querido hermano, D.E.P.


Has puesto el Cielo en el Cielo,
liberándolo de tu Infierno.
Ahora, el Dragón ya vuela libre.

Siempre te llevaré conmigo, hermano...

Leer más...
01 junio 2016

XX


Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades.
¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!»
¿Qué distinción puede hacerse entre «bueno» y «malo»?
¿He de temer lo que los demás temen?
¡Vaya tremendo sinsentido!
Todo el mundo está alegre y sonriente, como si festejaran el sacrificio de un buey, como si subieran al Pabellón de Primavera; tan sólo yo permanezco tranquilo e impasible, como un recién nacido que todavía no ha sonreído.
Sólo yo estoy desamparado, como quien no tiene hogar al que volver.
Todo el mundo vive en la abundancia:
Sólo yo parezco no poseer nada.
¡Qué loco soy!
¡Qué mente más confusa tengo!
Todos son brillantes, ¡tan brillantes!
Sólo yo estoy oscuro, ¡tan oscuro!
Todos son agudos, ¡tan agudos!
Sólo yo estoy callado, ¡tan callado!
Suave como el océano, sin propósitos como las ráfagas del vendaval.
Todo el mundo está encauzado en lo suyo, sólo yo permanezco obstinado y marginal.
Pero en lo que soy más diferente a los demás ¡es en saber sustentarme de mi Madre!

Lao Tse


Somos ignorante ante los sabios triunfantes.
Estamos extraviado ante los imbéciles triunfantes.
Somos inútil ante los trabajadores triunfantes.
Estamos loco ante los razonables triunfantes.
Somos miserable ante los ricos triunfantes.
Somos réprobo ante los biempensantes triunfantes.
Estamos perdido ante los tranquilizados triunfantes.
Somos despreciable ante los poderosos triunfantes.
Somos oscuro ante los inteligentes triunfantes.
Estamos sepultado ante los agitados triunfantes.
Estamos avergonzado ante los hipócritas triunfantes.
Somos estúpido ante los iluminados triunfantes.
Somos incapaz ante los mañosos triunfantes.
Somos mudo ante los discursistas triunfantes.
Somos idiota ante los astutos triunfantes.
Somos cobarde ante los héroes triunfantes.
Somos desertor ante los enrolados triunfantes.
Estamos desplazado ante el mundo triunfante.
¿Es quizá también porque somos verídico y saludable ante los hijos de Dios triunfante?

El Mensaje Reencontrado XXXVII: 17
Leer más...
26 mayo 2016
Pintura de Louis Cattiaux
El Mago persa

Un guía llegó en silencio. Sólo
en el silencio podrás oír su mensaje.

Toma un sorbo de este vino
delicioso ­y abandónate.
No insultes la grandeza de Su amor,
pues Él, en silencio, ayuda a quien sufre.

Pule tú el espejo que hay entre dos alientos,
y ve con Él más allá de las palabras.
Él conoce cada uno de tus actos,
sólo Él mueve en silencio la rueda de los Cielos.

Todos los pensamientos enterrados
en tu corazón, Él los revelará uno por uno,
en el silencio.

Convierte en pájaros tus pensamientos
y déjalos volar al otro mundo.
Uno es un búho; otro, un halcón; un cuervo, otro.
Cada uno de ellos es diferente de los demás,
pero todos son iguales en el silencio.

Para ver la Luna que no se puede ver
vuelve tus ojos hacia el interior
y obsérvate, en el silencio.

En este y en el otro mundo,
no hables sobre esto y aquello.
Déjalo a Él que te lo muestre todo,
resplandeciente como tú… en el silencio.

Yalal al-Din Rumi

Si el mundo rechaza nuestros trabajos y nuestros dones, volvámonos hacia Dios y ofrezcámosle nuestro silencio atento y nuestra nulidad reposada que, con certeza, serán mejor acogidos y apreciados por el Único conocedor.

El Mensaje Reencontrado XX: 6'

Fuente (excepto nota comparativa): Maulana Rumi Online
Leer más...
04 mayo 2016

(Versículos temáticos de El Mensaje Reencontrado)


Hay dos maneras de salirse de toda cosa, o bien por arriba o bien por abajo.

Quien sale del mundo por arriba es santo y salvado. Quien sale por abajo está loco y condenado.

II


6'. La corteza terrestre extravía a los más sutiles observadores, pero el mar interior ilumina al hombre simple y creyente.

III


92. Si la verdad alegra e ilumina al hombre Sabio, hiere y extravía al ignorante; por eso permanece velada en el mundo.

92'. Quien busca el secreto de Dios encontrará la vida si permanece simple y recto, si no, la locura y la muerte le dispersarán en los abismos.

V


68'. El misterio de Dios es un tesoro que hay que guardar cuidadosamente en uno mismo hasta el tiempo del juicio universal, so pena de ser muerto por el mundo o de matar al mundo.

VII


32'. El agua preciosa parece despreciable en su simplicidad, por eso el mundo la abandona; pero la tierra muerta, que parece adornada con tantas promesas, cuesta la vida a los hombres sometidos a la apariencia.

39'. El hombre Sabio emplea el fuego para madurar, los demás lo usan para matar.

VIII


48'. Hay aquí una gran perdición para los astutos, pero también una gran recompensa para los corazones sencillos y desapegados.

54'. El fuego de Dios edifica la vida. El de los hombres la consume. No obstante, la suavidad del segundo puede manifestar la virtud del primero.

XII


40. La ciencia de los hombres ha puesto el mundo a sangre y fuego. ¿Qué ocurriría si la ciencia de Dios cayera en manos de los malvados?

XIII


37'. Quien penetra el conocimiento se arriesga a la muerte, a la locura o a la ceguera, pero si vuelve a salir indemne, protegido por el amor, Dios lo establece en su eternidad y en su realeza.

39'. La maldición de Dios es como ignorar o devolver su bendición. Así, jamás es él quien condena, sino nosotros que permanecemos estúpida y orgullosamente sepultados en la soledad de la muerte.

XVII


27. ¡Cómo violentan los hombres sus cuerpos! ¡Cómo torturan sus espíritus y cómo vejan sus almas!
«Demos gracias a Dios por la buena criatura y alabémosle por el fruto excelente».

27'. Abandonando los espejismos del mundo y consagrándose a la búsqueda de la unidad divina, el Sabio evita muchas complicaciones, muchos excesos y muchos dolores inútiles.

62. Nuestros malos pensamientos, nuestras malas palabras y nuestras malas acciones son lo que da entrada en nosotros a los demonios de la desdicha, del desespero y de la muerte y, por encima de todo, la curiosidad imprudente de nuestros primeros padres.

62'. Nuestros buenos pensamientos, nuestras buenas palabras y nuestras buenas acciones son lo que nos salva de la mezcla infame y de la muerte putrefacta; pero, por encima de todo, es el amor de Dios lo que nos ilumina y purifica del veneno antiguo.

XIX


7. Como no soportamos la verdad simple, desnuda y perfecta es necesario que el Señor la adorne con follajes y flores para contentarnos. Pero también le ha puesto espinas a fin de alejar a los superficiales y a los inconstantes.
«La corona del Señor bien puede dejar tuertos a los imprudentes y a los presuntuosos que se lanzan desconsideradamente a su cabeza, en lugar de adorar sus pies santos y perfectos».

37'. ¡Cómo hace germinar al creyente la palabra del Señor y cómo endurece al impío! «¡Oh, profundidad!, ¡oh, misterio!, ¡oh, juicio secreto del Perfecto!»

62'. El Señor abre el entendimiento de quien es dócil a su voz, y todo le sale bien sin esfuerzo, pero ciega al insensato que sólo escucha su propio consejo y le conduce a su perdición.

XX


8. Hay dos maneras de salirse de toda cosa, o bien por arriba o bien por abajo.
Quien sale del mundo por arriba es santo y salvado. Quien sale por abajo está loco y condenado.

XXII


5. Juzgáis con vuestra malicia, creyendo sorprender la vigilancia del Señor, pero vuestra malicia os ciega y os conduce a la fosa de perdición, y reís sarcástica y estúpidamente cuando se os habla de la simplicidad rectísima que engendra la luz de vida.
Vuestra razón se ha vuelto como un veneno mortal, y vuestra inteligencia es como un escorpión que se inocula su propio veneno.

73. Los revolucionarios son quemados por Dios, pero no lo saben. ¿Quién les revelará la proximidad asombrosa del Único? ¿Quién les pondrá cara a cara con el fuego divino a fin de que reconozcan a su Señor? ¿Quién les reconducirá hacia la justicia divina, la única que puede contentarlos plenamente?

XXIV


3. Buscando el mundo agonizante, nos convertimos en imanes de muerte y moriremos.

3'. Buscando al Único viviente, nos convertiremos en imanes de vida y viviremos.

XXVII


6. No hay ningún peligro en rezar a fin de recibir el don de Dios, pero hay uno considerable en intentar descubrir el secreto del Único. Muchos han encontrado en ello la impiedad, la locura o la muerte.

46'. Según suba o descienda, el NOMBRE de Dios es una bendición o una maldición, pues tiene un anverso y posee un reverso. Así, el mismo NOMBRE puede producir la vida o hacer aparecer la muerte, según la manera en que se presente a nosotros y también según la manera en que nos presentemos a él.

48'. La palabra de Dios puede salvarnos de la esclavitud y de la muerte donde agonizamos, así como puede precipitar en ellas a los hipócritas y a los impíos que nos agobian con su seguridad y su suficiencia impías.

XXIX


41. Ciertos Nombres de Dios consumen y otros riegan; ciertos Nombres de Dios matan y otros dan la vida; ciertos Nombres de Dios suben y otros descienden.

XXX


3. Todo lo que viene del cielo y no es recibido por los hombres yerra sobre la tierra y se desborda sobre la naturaleza.

3'. La bendición que no es recibida y absorbida se desborda y se convierte en maldición para los ingratos.

15. El soplo del Espíritu Santo es un soplo de vida y de luz que expulsa la muerte y sus tinieblas.

15'. Es un soplo de amor que consuela a los humildes, pero también es un soplo de justicia que quiebra a los orgullosos.

16. Es un soplo que da la vida a los creyentes, pero que puede herir de muerte a los impíos, porque es el soplo de Dios que desciende y sube, que reposa y palpita, que sopla donde quiere, sin que nadie pueda adivinar de donde viene ni a donde va.

37. Así, los santos bendicen los raudales desbordantes de la gracia celeste que los colman, mientras que los impíos maldicen el exceso que no han recibido y que los engulle.

37'. Del mismo modo, los santos bendicen el fuego del amor celeste que los madura y consolida, mientras que los impíos maldicen la superabundancia del amor que no han albergado y que los consume.

XXXVI


2. Quien busque el misterio de unión y de vida sin la bendición y sin el amor de Dios, no encontrará más que la dispersión y la muerte. Ciertamente, estas palabras son verídicas.

34'. La bendición de vida que no es recibida se convierte en maldición de muerte para los malvados. Así, dominaremos a los malvados siendo mejores que ellos en todo y para todo.

35'. Si nuestra fe y nuestro amor en Dios son perfectos, convertiremos a nuestros perseguidores, o bien, el fuego del cielo los consumirá ante nosotros.

36'. Bendigamos a nuestros perseguidores en nuestros corazones en nombre de Dios, pues según lo que sean en realidad, la santa piedra los iluminará y elevará, o bien, los cegará y aplastará.

94. Los nombres de Dios deshacen subiendo lo que han hecho bajando. Así, no hay que torcerlos ni exponerlos, como hacen los ignorantes que no conocen lo que baja sobre la tierra ni lo que sube al cielo.

XXXVII


50. Los incrédulos que intentan forzar el secreto de Dios y los que tratan de violar la santa naturaleza, serán destruidos desde dentro y desde fuera por su propia malicia y por su propia rebeldía.

50'. Los creyentes que oyen la palabra de Dios y que la realizan ayudando la santa naturaleza, serán salvados dentro y fuera por su propia simplicidad y por su propia obediencia.

XXXX


22. Nuestra gran inteligencia y nuestra sutil malicia nos alejan de la salvación de Dios con tanta seguridad como la estupidez y la grosería de los brutos establecidos aquí abajo.


Leer más...
13 abril 2016

XIX


Renuncia a la sabiduría, abandona el ingenio, y la gente saldrá ganando con creces.
Renuncia a la benevolencia, abandona la justicia, y la gente volverá a sus sentimientos naturales.
Renuncia a la astucia, abandona la agudeza, y los ladrones y malhechores dejarán de existir.
Estos son los tres surcos del Tao, y no son suficientes en sí mismos.

Por ello, han de subordinarse a un Principio superior:

¡Ve lo Simple y abraza lo Primordial!
¡Disminuye el yo y modera los deseos!

Lao Tse


El retorno a Dios es como la separación de entre las tinieblas y como la reunión con la luz primordial.
El Mensaje Reencontrado IX: 7
Leer más...
07 abril 2016

XVIII


Cuando se abandonó el Gran Tao, apareció la benevolencia y la justicia.

Cuando surgió la inteligencia y la astucia, aparecieron los grandes hipócritas.

Cuando los seis parentescos perdieron su armonía, aparecieron la piedad filial y el amor paterno.

Cuando la oscuridad y el desorden empezaron a reinar en un país, aparecieron los funcionarios leales.

Lao Tse


El mundo actual no es real ni irreal, ni bueno ni malo.
Está formado por una porción de la luz divina infinitamente fraccionada en las tinieblas del no ser.
El Mensaje Reencontrado  IX: 5
Leer más...