Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
19 abril 2008

Leyenda de cómo Balînûs encontró la Tabla



Voy a daros a conocer lo que me concierne en particular.
Yo era un huérfano de la villa de Tuaya (Tiana), en una completa indigencia y apartado de todo. Allí donde habitaba había una estatua de piedra, que se levantaba sobre una columna de madera, en la que se leía: «Soy Hermes, a quien la ciencia le ha sido dada; he hecho esta obra maravillosa en público, pero seguidamente la he ocultado gracias a los secretos de mi arte, de modo que sólo pueda ser descubierta por un hombre tan sabio como yo». Así mismo, sobre el pecho de la estatua, se leía en la lengua antigua: «Si alguien desea conocer el secreto de la creación de los seres y de qué modo fue formada la naturaleza, que mire bajo mis pies».
La gente venía en masa a ver esta estatua, y todos miraban bajo sus pies sin ver. Yo sólo era un débil joven; pero cuando me volví más fuerte, y alcancé una edad más adulta, leí lo que estaba escrito en el pecho de la estatua, comprendí el sentido y comencé a cavar la tierra bajo la columna. Descubrí una cámara subterránea donde reinaba una espesa oscuridad, y en la que ningún rayo del sol podía penetrar. Si se quería introducir en ella una antorcha inmediatamente era apagada por la agitación de los vientos que no paraban de soplar. No podía encontrar medio alguno de seguir el sendero que había descubierto a causa de las tinieblas que llenaban el subterráneo y la fuerza de los vientos que soplaban me impedía penetrar a la luz de la antorcha. Como no podía vencer estos obstáculos, caí en la desesperación y el sueño se apoderó de mí. Mientras dormía con un sueño inquieto y agitado, mi espíritu ocupado con el objeto de mi desgracia, un anciano cuya cara se parecía a la mía, se presentó ante mí y me dijo: «Levántate Balînûs, y entra en este camino subterráneo que te conducirá a la ciencia de los secretos de la creación, y alcanzarás a conocer cómo ha sido formada la naturaleza».
Yo le respondí: «Las tinieblas me impiden discernir nada en este lugar, y la luz no puede resistir la fuerza de los vientos que aquí soplan».
Me dijo entonces el anciano: «¡Oh Balînûs!, pon tu luz bajo un recipiente de cristal, así estará al abrigo de los vientos que no podrán apagarla y así te iluminará en este lugar tenebroso».
[...] Y yo le dije: «¿Quién eres tú que me haces partícipe de esta gran bondad?»
Me respondió: «Soy tu creador, el ser perfecto».
Entonces me desperté lleno de alegría, puse una luz en un recipiente de cristal tal como me lo había ordenado y entré en aquel subterráneo. Allí encontré a un anciano sentado en un trono de oro, que tenía en una mano una tabla de esmeralda; sobre la que estaba escrito: «He aquí la formación de la naturaleza»; ante él había un libro en el que se leía: «He aquí el secreto de la creación de los seres, y la ciencia de las causas de todas las cosas».

Apolonio de Tiana (Balînûs)


La Tabla de Esmeralda


En verdad, sin mentira y ciertamente:
Lo de abajo es como lo de arriba, y lo de arriba es como lo de abajo, para obrar los milagros de una sola cosa.
Así como todas las cosas han sido hechas, así proceden de uno, por la meditación de uno, también todas las cosas nacen de esta cosa única por adaptación.
Su padre es el Sol, y su madre la Luna, el Viento lo llevó en su vientre, y su nodriza es la Tierra. El padre de todo, el telesma del mundo, está aquí. Su fuerza o potencia es entera cuando se convierte y cambia en tierra.
Separa la Tierra del Fuego, lo sutil de lo espeso, dulcemente y con gran cuidado. Sube de la Tierra al Cielo, y de nuevo desciende a la Tierra, para recibir la fuerza de las cosas superiores e inferiores.
Por este medio tu poseerás la gloria de todo el mundo, y la oscuridad se alejará de ti.
Esta es la fuerza fuerte de toda fuerza, pues ella vencerá todo lo sutil, y penetrará todo lo sólido.
De esta manera ha sido creado el mundo.
Por ello, y de este modo, se obrarán aplicaciones prodigiosas, de las cuales el medio está aquí.
Por eso yo he sido llamado Hermes Trismegisto, pues poseo las tres partes de la Filosofía de todo el mundo.
Terminado y acabado está lo que he dicho de la obra del Sol.

Hermes Trismegisto