Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

29 marzo 2012

(extractos de Los cinco libros de Nicolas Valois) Notas comparativas
En la piedra de los filósofos, su primera materia no es la de todas las cosas, ni tampoco de los metales, sino que nuestra primera materia se encuentra en torno a éstos. No es necesario que el cuerpo sea retrogradado hasta los cuatro elementos, sino hasta los principios metalinos. Y una vez deformado este cuerpo, es necesario que tome una forma nueva en su menstruo mineral y que tome su substancia de éste; es comparable al vientre de la mujer, donde el niño se nutre de los menstruos de la madre hasta la edad de ser engendrado sobre la tierra.
También os digo que hay que encontrar una cosa que está oculta, de la que por un maravilloso artificio se extrae de la humedad, que sin violencia y sin ruido disuelve y licua el hielo. Si habéis encontrado esto, tenéis la cosa de la que el Oro ha sido producido por la Naturaleza. Y aunque los metales y todas las cosas del mundo tienen su origen en ésta, no hay nada, sin embargo, que le sean tan afín como el Oro; pues en todas las otras cosas hay alguna impureza; en el oro, al contrario, no hay ninguna, por lo que es como la madre del Oro.
Nueva Luz Química, El Cosmopolita

El corazón del cielo y de la tierra es como un huevo oculto en el mar del mundo.
El Mensaje Reencontrado III: 24'
Un vaso, una materia y un régimen bastan del comienzo hasta el final.
De hecho, una vez conocido, todo se reduce a un trabajo de mujeres y un juego de niños: basta con cocer. Por ello los Sabios ocultaron con gran arte este secreto y cree firmemente que yo he hecho lo mismo [...]

Si de un don divino se trata, el más simple y pobre de los hombres puede esperar obtenerlo; pero, a menudo, esto parece irrisorio a muchos buscadores cuyo cerebro está repleto de complicaciones ajenas a la única levadura de la cábala quymica.
El Hilo de Penélope, Emmanuel d'Hooghvorst
Pues si tuvieras la conciencia mancillada, aún cuando por mis propias manos vieras llevar acabo toda la obra, no por ello serías más sabio, pues quienquiera que piense usurparla siempre será desviado y no alcanzará nunca el resultado de sus prácticas, por buen ingenio que tenga y por recta vía que siga. ¡Cuántos, a pesar de su experiencia, han sido alejados de ella a causa de sus vicios!
«La verdad de Dios nunca coincide con las pasiones del mundo».
El Mensaje Reencontrado VIII: 37'

Así, los sabios y los inteligentes, los astutos y los codiciosos permanecen estúpidos ante la cerradura y la llave sin poder abrir nada. Fijémonos cómo después aparentan denigrar o ridiculizar lo que no han podido robar o violentar.
«Dios busca locos para hacer de ellos Sabios. Se burla de la gente razonable. He aquí lo que no gusta a todos».
El Mensaje Reencontrado XV: 19-19'
Lo que te digo me ha sido enseñado por una copia de esta cábala tradicional judaica, que se denominaba magia y que es la ciencia filosófica de la cual Hermes, Pitágoras, Numa Pompilio y muchos otros han hecho escuela entre los jóvenes, no sólo por el saber de la ciencia o arte de la piedra, sino también para tener todos los conocimientos de la naturaleza, leyes y propiedades y también para descubrir las cosas escondidas y ocultadas a los hombres, uniendo lo superior a lo inferior mediante un verdadero matrimonio y aplicando por naturaleza lo activo a lo pasivo.
Por la solución, los cuerpos retornan a su primera materia y se reincrudan mediante la cocción. Entonces sucede el matrimonio entre el macho y la hembra y nace el cuervo. La piedra se resuelve en cuatro elementos confundidos juntamente; el cielo y la tierra se unifican para poner a Saturno en el mundo.
Dom Antoíne-Joseph Pernety

El verdadero Sabio es el que ve las dos caras de Dios y contempla lo que está oculto adentro. Porque en la unión de los contrarios es donde aparece la verdad del Único.
El Mensaje Reencontrado XIV: 31
No me extraño en absoluto si hoy en día son tan pocos los que logran este Arte, pues ello se debe a la prisa, a la incredulidad y a la impaciencia de los operadores, que querrían que el Arte viniera hacia ellos sin buscarlo y que la obra se hiciera sola, sin ellos poner la mano. Pues muchos no quieren dedicar el tiempo ni el esfuerzo de ponerlo en práctica, incluso si estuviera expuesto más claramente de lo que yo te lo dejo.
Quien alcanza al Señor de vida aquí abajo es como un holgazán al que todos los trabajadores del mundo no podrían igualar con todos sus trabajos.
¡Qué trabajador el que no se toma un respiro ni de día ni de noche en la búsqueda de la vida imperecedera! ¡Qué holgazán el que reposa en la unidad viviente del Único!
El Mensaje Reencontrado XXV: 1-1'

Por lo tanto, ten cuidado, cuida de ti y permanece atento, temiendo no enredarte a ti mismo en el peligro de una excesiva prisa.
El acuario de los Sabios, Anónimo
He dicho que todas las cosas son engendradas a partir de dos cosas, y a pesar de que el oro contiene ambas, otro espíritu hace su entrada y abre la puerta del cielo soberano, el cual puede encontrarse en cualquier cuerpo elementado y se llama Upupa, un pájaro meridional más resplandeciente que el oro fino y que anida en los retiros y también está contenido en el oro. Es vil y valioso y algunos lo llaman pájaro del paraíso, porque reside en las más altas regiones y porque anida en la tierra baja.
¡Oh, santo Genitor!, consume en nosotros la putrefacta extranjera y líbranos de las escorias tenebrosas, a fin de que luzcamos en la luz de vida donde haces tu nido.
El Mensaje Reencontrado XXIV: 37'

Todo el procedimiento filosófico consiste en la disolución del cuerpo y la coagulación del espíritu, y todo se hace mediante una misma operación. El fijo y el volátil se mezclan íntimamente, pero esto no puede hacerse si el fijo no es previamente volatilizado. El uno y el otro se abrazan al fin, y mediante la reducción se vuelven absolutamente fijos.
Dom Antoíne-Joseph Pernety
Pero los metales son muy nobles y muy imperfectos y no pienses enmendar lo mejor con lo peor, sino que debes sutilizar y purificar cada vez más con la ayuda y con el medio de la más simple materia que haya en naturaleza, por miedo que la alianza con una cosa extraña no se mezcle con nuestra materia y la infecte en vez de purificarla. Como ya hemos dicho, cada cosa permanece en su reino sin pasar a otro y cada uno se multiplica según su especie.
Cuando la naturaleza perfecciona alguna cosa, no sabe, sin embargo, purificarla y perfeccionarla íntimamente, porque obra con sencillez. Si escogiésemos el oro o la plata, podríamos con mucho trabajo encontrar un fuego capaz de obrar en ellos. Aunque conozcamos ese fuego, no podemos, a pesar de todo, llegar a la purificación perfecta, debido a la potencia de sus lazos y a su armonía natural; de suerte que rechazamos el oro para el elixir rojo, y a la plata para el elixir blanco. Encontraremos cierto cuerpo compuesto de Mercurio y de Azufre suficientemente puros, sobre los cuales la naturaleza haya trabajado poco.
Espejo de alquimia, Roger Bacon

Aprisionado en la muerte, sólo puede ser liberado por su parte que ha permanecido pura y libre en Dios.
En el agua que bañó al leproso es donde se oculta la claridad de las estrellas.
El Mensaje Reencontrado IV: 7-7'
La naturaleza es muy simple y en sus operaciones no opera de otra forma sino con los mismos vasos y las mismas materias. Pues lo de arriba es como lo de abajo e inversamente, lo de abajo es lo mismo que lo de arriba, es decir, una sola y misma cosa y por el mismo régimen, guardando, no obstante, el orden y la observancia de regímenes diferentes.
Así, si puedes conocerte a tí mismo, no teniendo el entendimiento demasiado grosero, comprenderás fácilmente cómo estás hecho a semejanza del gran mundo, e incluso a imagen de tu Dios. Tienes en tu cuerpo la anatomía de todo el Universo.
La nueva luz química, El Cosmopolita

El fin es como el principio, pero el medio nos ilumina.
«La Plegaria. La Estrella. La Piedra».
El Mensaje Reencontrado I: 2'
Pág. 4/6 Inicio Pág. 6/6