Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

11 agosto 2013

La nueva luz química de El Cosmopolita (notas de extractos seleccionados por L. Cattiaux)     Notas comparativas
Anteriormente he dicho que todas las cosas son producidas a partir de un aire líquido, es decir de un vapor que los elementos destilan dentro de las entrañas de la Tierra, por medio de un movimiento continuo y en cuanto el Arqueo, lo recibe, lo sublima por los poros y lo distribuye según su sabiduría a cada lugar, como hemos dicho más arriba. Y así, debido a la variedad de lugares, las cosas son de origen y nacimiento diversas. El Arqueo del animal, su fuego vital o sus espíritus vitales, no se nutre más que del espíritu etéreo que le es transmitido por la respiración; él solo es quien compensa su pérdida y multiplica su fuerza; cuando el Arqueo se alimenta poderosamente de este fuego, trabaja con éxito los alimentos toscos destinados a sustentar el cuerpo, en los laboratorios dedicados a estos usos y separa lo puro de lo impuro; de allí distribuye las quintaesencias que resultan en las distintas partes del cuerpo que les son análogas y en las que encuentran los fermentos particulares que les determinan. De ahí, el cabello, las uñas, la carne, los huesos, la sangre, etc...

35. Henos aquí como pequeñas minas del Señor del cielo, y he aquí al Señor del cielo como una pequeña mina de la inmensidad del Único Esplendor. Así, todos están en Uno como las monedas de oro están en el oro.
El Mensaje Reencontrado XXVIII
Sin embargo, en invierno, cuando la frialdad del aire cierra los poros de la tierra, este vapor untuoso también se congela, el cual, cuando vuelve la primavera, se mezcla con la tierra y el agua y de ello se hace la magnesia, que del aire atrae hacia sí un mercurio semejante, que da la vida a todas las cosas por medio de los rayos del sol, de la luna y de las estrellas: y así se producen las hierbas, las flores y demás cosas parecidas, ya que la Naturaleza ni por un momento permanece ociosa. Dios comunica todas las virtudes por el alma del mundo, por la potencia particular de las ideas o las imágenes y las inteligencias que presiden, y el concurso de los rayos y los aspectos de las estrellas que se crean por medio de un concierto armónico y particular.
Así, hay una virtud y una operación admirable en cada hierba y en cada piedra, pero una muchísimo más grande en las estrellas.
La Filosofía Oculta, Heinrich Cornelius Agrippa

35'. Así, el polvo de imán se reunirá con la masa del imán y se fundirá en ella, y todo permanecerá en Uno, como antes del grito explosivo de la alegría que emulsionó los mundos sobre la faz del abismo tenebroso.
El Mensaje Reencontrado XXVIII
La primera materia del hombre es la Tierra, y no hay nadie tan audaz que haya querido crear un hombre de ella; solamente Dios conoce este artificio; sin embargo, la segunda materia, que ya está creada, si el hombre sabe ponerla en un lugar conveniente con la ayuda de la Naturaleza, se engendrará de ella fácilmente la forma de la cual ella es la simiente. En todo esto el artista no actúa en absoluto si no es para separar lo que es sutil de lo que es espeso y ponerlo en un recipiente conveniente; ya que es necesario considerar que según cómo se empieza una cosa, así se termina; de uno se hacen dos y de dos uno y nada más. El Principio supremo es único y se transforma en acción productora. Trascendente y actuando sin cesar, es el Cielo (el instrumento físico de la acción productora del Principio). Por ello, los sabios adoptan como norma dejar hacer al cielo sin ayudarle, dejar actuar la acción productora sin interferir, dejar el primer Principio libre, sin pretender platicar en su lugar.
Textos taoístas, Selección, Carlos del Tilo

1. El que está en el error intenta imponerlo a los demás.
El que posee la verdad se esfuerza en aplicarla a sí mismo.
Esta es la señal que no engaña.
1'. Sea cual fuere lo que hayamos decidido hacer, perseveremos hasta que el absurdo o la luz de Dios nos libere y nos haga libres en el acto y en el reposo.
La verdad que separa y que une. Unos. Dos. Uno y nada más.
El Mensaje Reencontrado  I
Existe todavía otro acero, el cual es creado por sí mismo de la Naturaleza y que por medio de una fuerza y potencia admirables sabe sacar y extraer de los rayos del sol aquello que los hombres tanto han buscado, y que es el comienzo de nuestra obra. Así mismo sabe que el carnero era uno de los símbolos jeroglíficos de Mercurio que, como dicen el Cosmopolita, Filaleteo y muchos otros, se extrae por medio del acero que se encuentra en el vientre del carnero.
Las fábulas egipcias y griegas,
Dom Antoìne Joseph Pernety

96'. Nuestra vida está eternamente preñada de Dios.
¿Quien le hará aparecer antes del término de la muerte y de la resurrección del gran mundo?
«La hermana liberará a la hermana, y el niño misterioso nacerá de la única madre».
El Mensaje Reencontrado  IV
El oro puede aportar fruto y simiente, dentro de la cual puede multiplicarse por la industria de un hábil artista que sepa ayudar y empujar a la Naturaleza; contrariamente, si quisiera emprenderlo sin la Naturaleza, erraría. Ya que no sólo en esta Ciencia, sino también en todas las demás, lo único que podemos hacer es ayudar a la Naturaleza, y con todo, no podemos ayudarla por ningún otro medio que no sea por el fuego y por el calor. Todos los verdaderos adeptos hablan en el mismo tono, y si dicen verdad, sin tomarse tantas fatigas, sin emplear tantos vasos, sin consumir tanto carbón, sin arruinar su bolsa y su salud, se puede trabajar en concierto con la naturaleza, que ayudada, se prestará a los deseos del artista y le abrirá liberalmente sus tesoros.
Las fábulas egipcias y griegas,
Dom Antoìne Joseph Pernety

47'. La naturaleza da lecciones sin recibir ninguna.
El Mensaje Reencontrado  I
Pues es necesario que sepas que no podrías crear nada y que ésto es lo propio de Dios solamente. Sin embargo, hacer que las cosas que están ocultas y escondidas en la sombra se vuelvan aparentes, tornarlas evidentes y despojarlas de su sombra, esto a veces está permitido a los filósofos que tienen inteligencia, y Dios se lo concede por el ministerio de la Naturaleza. ¡Oh, hijos de la Sabiduría!, rechazad las tinieblas y las oscuridades de vuestro espíritu para entender el secreto de los secretos, que está oculto en nuestros libros por una admirable industria, y que sale aquí de un abismo para aparecer a la luz del día.
Elucidación del testamento de Ramon Llull,
El Hilo de Penélope II, Emmanuel d'Hooghvorst

7. ¡Oh, amigos!, el Señor está oculto en vosotros, y espera de la fe de vuestra inteligencia y de la buena voluntad de vuestro amor que le dejéis llegar a ser el compañero todopoderoso que libera de las manos de la muerte. ¿No os dejaréis ayudar a nacer en la vida, por las manos muy expertas del Único?
7'. Preferimos permanecer desconocidos por los hombres sobre la tierra y ser reconocidos por el Señor en el cielo, pues la gloria del mundo es un humo que se dispersa en las tinieblas, mientras que la gloria de Dios es un humo que se condensa en la luz.
¿Quién sabe esto ahora?
El Mensaje Reencontrado XXXVII
¡Oh admirable Naturaleza! que por medio del agua sabe producir frutos admirables en la tierra, y darles y mantenerles la vida por medio del aire. Todas estas cosas se hacen y sin embargo los ojos de los hombres vulgares no lo ven. El Sol produce esta materia, la Luna la engendra, la tierra es la matriz donde se nutre, es ella que nos la proporciona, como las otras cosas necesarias para la vida, y el buey es el más útil para el hombre, por su fuerza, su docilidad, su trabajo en la agricultura, de la que los filósofos emplean sin cesar su alegoría para expresar las operaciones del arte hermético.

Las fábulas egipcias y griegas,
Dom Antoìne Joseph Pernety

62'. Para separar la almendra de la mugre que la rodea siempre hay que lavar, y es un gran secreto que la naturaleza pone diariamente en evidencia ante todos. Sin embargo, hace falta la inspiración de Dios para comprender la evidencia de la ciencia divina.

El Mensaje Reencontrado XVI
El fuego de la Naturaleza no es en nada diferente de aquel que está en el sol, no son sino una misma cosa. Ya que así como el sol ocupa el lugar central y medio entre las esferas de los planetas y que desde este centro del cielo expande hacia abajo su calor por medio de su movimiento, existe también en el centro de la tierra un Sol terrestre que mediante su movimiento perpetuo empuja el calor o sus rayos hacia arriba, a la superficie de la tierra; y sin duda este calor intrínseco es mucho más fuerte y más eficaz que este fuego elemental; sin embargo, está moderado por un agua terrestre que día a día penetra por los poros de la tierra y la refresca. Igualmente, el aire, que día a día vuela alrededor del globo terráqueo, atempera el sol celeste y su calor. Iaacov [Jacob] despertó de su sueño y dijo:
-¡Ciertamente el Eterno está presente en este lugar, y yo no lo sabía!
Él tuvo miedo y dijo:
-¡Cuán imponente es este lugar! No es otra cosa que casa de Elohim y puerta del cielo.
Bereshit / Génesis 28:16-17

21. Honrado o despreciado, el Sabio permanece igual a sí mismo.
21'. El oro que dormita en el barro es tan puro como el que brilla en el sol.
El Mensaje Reencontrado II


Pág. 2/5