Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

27 abril 2013
(extractos del libro)

Emmanuel d'Hooghvorst

Dibujo de Bruno del Marmol
"La tejedora nos da aquí la clave de su arte: «De noche», dice, «deshago el trabajo del día». ¿Qué representa el día? El tiempo que devora toda savia y agota la vida. En nocturna quymica de Penélope, se descose el sudario fatal del Arte sepultado, reanimando entonces su sol, y he aquí la espera de un dulce marido que ha vuelto en paz. 
La noche, dicen los cabalistas, es el secreto del Señor." pág.20 

"El cíclope sólo vive para él mismo, es el sentido vulgar del hombre. Devora a los extraviados, cuyos huesos y médulas succiona con furor." pág.49 

"Es un gigante desmesurado y, por lo tanto, necio, que desprecia el oro bajo; tal es también el decir de los filósofos: su oro se encuentra en lugares viles, totalmente deformado y los necios lo desprecian porque parece tan miserable. También se le llama el oro negro." pág.50 

Moly significa 'estar agotado, debilitado, embotado', lo que corresponde a la naturaleza de esta tan buscada raíz negra y desecada, de la que se han hecho tantos libros. No sin esfuerzo —dice Homero— los mortales consiguen desenterrarla. La alusión es clara: el encuentro entre Ulises y la Moly mediante la intervención de Hermes tiene ciertamente el sentido de unión de lo que viene de arriba, Hue, con lo que está abajo, esta raíz mineral que desde tanto tiempo languidece sin quymica: de ahora en adelante, vegetará en flor de sal y en azufre puro. Es la pista mercuriana que anula los prestigios de Circe. pág.74/9 

«El gran juramento de los dioses» es el don de la Década, la limosna caritativa, el presente de los dioses. Se trata de una nueva alusión a aquella pista mercuriana cuyo efecto anula el veneno de Circe. Sin peso, esta hembra se agota gastando sin cocer. Pero se requiere de ella para la obra de la filosofía, pues unida a Ulises engendra la alegría, ella, que no era más que un veneno. pág.75/11 

[...] la naturaleza de este mundo, Circe, sin buena quymica se convierte en una mujer malvada y traicionera, pero unida al oro se vuelve, tal como veremos, una amante fiel y una musa inteligente. pág.76/2 

Circe, Arte puro o dolo animal, hace a los elegidos o a los necios, según sea salada o desalada. Con o sin el Hue, es siempre el agente mágico sin el cual nada se hace. Ella inicia en el Arte donde se da lumbre a su pote. pág.77/5

¡Escila no puede morir! ¡Es un mal eterno, una terrible plaga, un monstruo inatacable! [...]. No hay medio más seguro contra ella que la huida [...]. pág.94/4 

El poeta ha querido así disfrazar aquel fuego etéreo, alimento de este bajo mundo, el prana de los orientales. Es un pensamiento inteligente e ígneo [...]. Los hombres viven de él sin ofrecerle la morada donde esta alma luminosa, al tomar cuerpo, alimentará la edad de oro. Los ignorantes no se preocupan de madurar el Arte, no sueñan más que en riqueza para colmar sus deseos vulgares. Al alimentar esta vida baja y animal casada con la idea, devoran el pensamiento vivo sin cocerlo sabiamente y no adivinan la palabra de la que no acechan más que el cadáver. pág.99/1 

[...] difícil labor, la de atar la naturaleza sutil y volátil a esta tierra. Dicha labor sería, de hecho, imposible sin la intervención de Egle [...] Egle significa en griego 'el resplandor del fuego'.  pág.110/3,6 

De modo que Midas seguirá el curso de este Pactolo. Incluso una persona simple no perdería este camino sabido en el Pactolo secreto: no es otra cosa sino cocer este mercurio en un pote bien cubierto. Tal es la obra sobre la que los filósofos tanto han escrito: sólo es cocer y ese mercurio se hará poco a poco cuerpo sonante de un sol nuevo. pág.133/3 

Es un anillo de fuego, el fuego de los alquimistas, suave y circular, llamado también fuego de rueda, que por una lenta cocción lleva la materia a su madurez. pág.216 

[...] Pero ¿atósele el zurrón al pobre desgraciado sin ponerle un don pío? Le pasaron la moral; tal es esa túnica roja ligada con un cinturón dorado que le ciñe los riñones. Así vive el necio, todo en altura, con vergüenza del trasero. Efectivamente, consideremos este cinturón que separa lo alto de lo bajo: tiene la ley, pero es una ley sin vida, y la imaginería del famoso Hijo. ¡Si el odio moral mata y separa, jamás hizo ningún ángel! El puro amor que predica niega al hombre, pues lo corta en dos. Su Dios no es más que una idea vacía buscada como una quimera. pág.239/4 

Pero la bestia le devora donde le quema su vicio, desgarrando las calzas de un sexo vergonzosamente soñado. La bestia vive de ello, es el vampiro de su vida. Aquí, de él se cena. Tal es el ogro de los hombres, este lobo temible en el paraíso de los pordioseros. ¡Qué encanto en este sentido animal! No es más que una ira demente. Quien en él se acorrala, se acorrala en la casa de los ogros. ¡De ello no te preservan túnica roja ni cinturón dorado, necio! Ligas moral a tu vileza. pág.241/3 

¿No nos reconocemos en este Loco errático y sin unidad que anda movido por sus pasiones, apoyándose en un bastón de oro seco y sin vida? pág.241/9 

En la parte inferior de la lámina, Barrabás resucitado sale del baño de la verde naturaleza. ¡Qué juventud! Ha vuelto a encontrar su peso; visto de espaldas, muestra su base; ya no está asediada por esta naturaleza malvada que devoraba al Loco. pág.242/8 

El anciano a la derecha de Barrabás representa la astucia de la razón, y la joven a su izquierda, en todo el esplendor de su pubertad, representa el encanto de un sexo corruptor. ¿No es la unión de ambos el símbolo del hombre de aquí abajo? pág.243/2 

¡Os lo enviará [el diluvio] de entre los talones[1], según está escrito: «Preparada para el tiempo de titubear»

Se ha enseñado que las aguas del diluvio era amargas como el derramamiento de la simiente, según el versículo: «Preparada para el tiempo de titubear»
Rab Hisdá dijo: Han sido corrompidos en el pecado con agua hirviendo[2], y por agua hirviendo serán juzgados

En el crepúsculo del chabat,[3] estaba Adán sentado meditando en su corazón y decía: ¡Ay de mí! Quizá la víspera del chabat venga la serpiente a engañarme y atacarme en el talón... Entonces le fue enviada una columna de fuego[4] para iluminarlo y para guardarlo de todo mal. Al ver Adán la columna de fuego, se le alegró el corazón. Se dijo: Ahora sé que el Maqom[5] está conmigo. Extendió su mano hacia el fuego luminoso y bendijo al creador de la claridad ígnea. 
Cuando apartó su mano del fuego, Adán se dijo: Ahora sé que el día santo ha sido separado del día profano, puesto que el fuego del chabat es un fuego[6] que no quema. Y añadió: Bendito sea Aquel que ha separado lo santo de lo profano...pág.292/2,3 

"¡Lenta escuela de la Cruz, te es IAVE, que I.N.R.I. te sea allí sabia savia!" pág.341 

"¡Oh, Pan unido al puro azul, cogido en este lugar profundo! 
¡Vuelve, alegría de los huesos!" pág.349 

[1] «De entre los talones»: la alusión es clara, lo que fue para vosotros una subida deliciosa de placer, será para vosotros una agua de amargura en el día duro. El comentador Rachi añade al respecto que ninguna lámina de hierro podrá impedir la subida de esta agua.


[2] Es la ira, llamada «hirviendo», unas veces como el placer, otras veces como la cólera.


[3] «El crepúsculo del chabat», literalmente ‘entre los dos soles’ o ‘entre los dos servicios’. «Desde el tiempo en que el sol se pone y mientras el horizonte oriental permanece rojo (por reflejo)», según el Talmud de Babilonia. Diez cosas fueron creadas en el crepúsculo que       precede el chabat, es decir, la tarde del sexto día de la creación. Son la boca de la tierra[…], la boca del pozo[…], la boca de la asna[…], el arco iris […], el maná […], la vara de Moisés […], el chamir (estilete con punta de diamante que sirve para grabar o cortar la piedra […]. Los sabios han dicho: en el momento de la destrucción del templo, el chamir dejó de existir […], la letra, la Escritura y las tablas de piedra. Algunos han añadido: los espíritus malvados, la       tumba de Moisés […] y el carnero de Abraham nuestro padre […], y otros han dicho: las tenazas que fueron hechas de unas primeras tenazas […]. El chabat comienza tradicionalmente al atardecer del viernes y concluye el sábado a la misma hora.


[4] Véase Éxodo XIII, 21: esta columna de fuego que guía a los gnósticos es también una columna de tinieblas, una nube que extravía a los impíos que la persiguen (Éxodo XIV, 19-20), es decir, los que quieren penetrar los misterios de la gnosis sin haber sido introducidos en la santidad del chabat.


[5] Maqom, ‘lugar’, de la raíz, ‘levantarse, enderezarse’. Maqom es uno de los nombres de IHVH, el Santo-bendito-sea.


[6] Es también el fuego que utilizan los alquymistas en sus operaciones.