Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

30 marzo 2012

(extractos de Los cinco libros de Nicolas Valois) Notas comparativas
Por esta razón se dice que la obra se hace en dos noches y tres días; porque los días son similares a estos tres regímenes, y las noches a las putrefacciones, que son las disoluciones tan recomendadas en la obra. Aunque se diga que hay varias disoluciones, en realidad sólo hay de dos tipos, una violenta y rural, y otra suave y filosófica, bajo la cual ambas están comprendidas.
El agua, por una sal imperceptible para los sentidos, disuelve las simientes que la tierra contiene; esta disolución separa los cuerpos, esta separación los conduce a la putrefacción, y esta putrefacción a una nueva vida.
Carta filosófica, El Cosmopolita

Antes del comienzo todo permanecía en el reposo de las duras tinieblas de la muerte. El fuego, al despertarse en el agua, ordenó el caos, y los cuatro elementos engendraron el espíritu vivo del Universo.
El Mensaje Reencontrado IV: 25'
Y a quienquiera que dijera que la virtud más noble de la naturaleza debe proceder del hombre, por ser el hombre el cuerpo más noble que hay en la naturaleza, le contestaría lo siguiente: «No hay ningún cuerpo tan perfecto como el espíritu». Aunque la perfección esté en los cuerpos, no debemos buscar en ellos esta virtud separadora, y si quisiéramos extraer dicha virtud de los cuerpos, ésta sólo podría aparecer a nuestra vista mediante su cuerpo, por pequeño que sea, ya que siempre será un fermento para atraer poco a poco las cosas hacia su naturaleza.
Quien desprecia la enseñanza de los antiguos Sabios se condena a la ignorancia para siempre.
Quienes cultivan la tierra carecen a menudo del principal alimento celeste, que es la bendición de Dios.
El Mensaje Reencontrado I: 34-34'

En este mundo, todo son vestiduras que nos aíslan y posesiones que nos encadenan. Por esto, es preciso que nos volvamos desnudos y pobres para penetrar sin obstáculos en el seno de la Madre eterna, donde reposa el secreto viviente del Único.
Todos poseemos la misma luz, pero está más o menos velada y reducida según el espesor de las cortezas tenebrosas que nos separan del imán primero. Pero la vida encarnada decanta e ilumina al hombre atento y reposado.
El Mensaje Reencontrado XIII: 41-41'
Y puesto que el perfecto elixir no es sino la virtud separadora, siempre tiene entrada y es necesario que también tenga una virtud fijadora; de lo contrario la plata viva no podría hacerse oro en la proyección. Esta virtud fijadora procede únicamente del azufre terrestre del oro, que fija y multiplica la plata viva en nuestro magisterio, poniéndose y permaneciendo en lo más profundo de las naturalezas imperfectas para darles perfección como la levadura. Es decir, hasta el término donde naturaleza había llegado, conduciendo dicha virtud multiplicativa según los grados de digestión de nuestro magisterio.
Es un gigante desmesurado y, por lo tanto, necio, que desprecia el oro bajo; tal es también el decir de los filósofos: su oro se encuentra en lugares viles, totalmente deformado y los necios lo desprecian porque parece tan miserable. También se le llama el oro negro.
El Hilo de Penélope, Emmanuel d'Hooghvorst

La separación y la reunión se realizarán por la reagrupación de las partes vivas y por el rechazo de la porción muerta.
La realización y el perfeccionamiento se operarán por la concentración de la luz y por las bodas últimas del cielo y la tierra.
El Mensaje Reencontrado IV: 27
Has de saber pues que al principio, un rocío perpetuo fluye del cielo en la tierra y engendra en sus entrañas a los metales y minerales, y en su superficie y fuera de ella, a los vegetales y animales de todas las especies, de las que el hombre es el más excelente. Debes saber y conocer esto para comprender cuántas cosas hay en la naturaleza y de dónde proceden, a fin de descubrir después de donde fluye la potencia universal de las cosas en la que se encuentra escondido todo el secreto del Arte.
El alimento da vida a los seres, y éste proviene de la lluvia caída del cielo. El sacrificio atrae la lluvia del cielo; es una acción sagrada.

Todas las formas le pertenecen por excelencia, porque él las manifiesta y las disuelve sin esfuerzo en su creación continua.
El Mensaje Reencontrado XXXI: 5'

Los vegetales toman su alimento y crecen gracias, más bien, al rocío y a la lluvia, que son un aire condensado.
Pág. 5/6 Inicio