Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
26 agosto 2008

Sólo la evidencia de la vida no se ve ni se cree aquí abajo. Es cierto que la evidencia de la muerte no se entiende mejor. Incluso los sencillos ya no ven ni adoran al Señor de vida. ¿Quién nos enviará un misionero salvaje para convertirnos a la evidencia y al amor del Altísimo?

El Mensaje Reencontrado


(extractos)

Cada aurora que llega es un acontecimiento sagrado, y todos los días son sagrados, pues la luz viene de vuestro Padre Wakan-Tanka; y debéis también acordaros siempre que los hombres y todos los demás seres que están en esta Tierra son sagrados y deben ser tratados como tales.

Tú nos has enseñado que la cazoleta redonda de esta Pipa es el verdadero centro del Universo y el corazón del hombre.

«Éste es el fuego que ayudará a las generaciones futuras si lo emplean según el misterio. Pero si no hacen un buen uso de él, este fuego tendrá el poder de causarles un gran daño.»

«Abuelo, este muchacho que Te ha ofrecido el Calumet ha oído una voz que le decía: ¡estáte atento cuando camines! Desea saber qué significa este mensaje; ahora hay que explicárselo. Este mensaje quiere decir que deberá siempre acordarse de Ti, oh Wakan-Tanka, cuando camine por el sendero sagrado de la vida, y que debe prestar atención a todos los signos que nos has dado. Si siempre actúa así, se convertirá en un hombre sabio y será un guía para su pueblo. ¡Oh Wakan-Tanka. ayúdanos a estar siempre atentos!
Este muchacho ha visto también las cuatro edades en esta estrella del lugar donde sale el sol. Son las edades por las que deben pasar todas las criaturas a lo largo de su viaje que va del nacimiento a la muerte. Todos los pueblos y todas las cosas deben pasar por estas cuatro edades.
Oh Wakan-Tanka, cuando este muchacho vio la aurora del día, vio como tu luz venía al Universo; es la luz de la sabiduría. Has revelado todas estas cosas porque tu voluntad es que los pueblos del mundo no vivan en las tinieblas de la ignorancia.
Oh Wakan-Tanka, Tú has establecido un parentesco con este muchacho, y con este parentesco comunicará vigor a su tribu. Los que estamos aquí sentados representamos a toda la nación y Te damos gracias, oh Wakan-Tanka. Elevamos ahora las manos hacia Ti y decimos: Oh Wakan-Tanka, Te damos gracias por este conocimiento y este parentesco que nos has dado. ¡Muéstrate siempre misericordioso con nosotros! Que este parentesco exista hasta el fin.»

Este joven que ha implorado una visión por primera vez se convertirá quizá en un hombre santo; si camina con el pensamiento y el corazón fijos en el Gran Espíritu y en sus Poderes, como se le ha enseñado, andará ciertamente por el sendero rojo que conduce a la bondad y a la santidad. Pero todavía deberá implorar una visión por segunda vez, y entonces los malos espíritus pueden tentarle; pero si es realmente un elegido resistirá firmemente y vencerá a todos los pensamientos dispersantes; será purificado de todo lo que es nocivo y podrá recibir entonces alguna gran visión que dará vigor a la nación. Si después de esta segunda lamentación todavía tiene dudas, que lo intente una tercera y aún una cuarta vez; y si permanece sincero y se humilla ante todas las cosas, recibirá ayuda con seguridad, pues el Gran Espíritu ayuda siempre a los que le imploran con el corazón puro.

Haréis un círculo de piel sin curtir que represente el sol; estará pintado de rojo, pero el centro será un círculo azul, pues este centro, que es el más íntimo, representa el Gran Espíritu en su aspecto de Abuelo nuestro. La luz de este sol ilumina a todo el Universo, y al igual que las llamas del sol nos llegan con la aurora, así desciende sobre nosotros la gracia del Gran Espíritu, que ilumina a todas las criaturas. Ésta es la razón por la que los cuadrúpedos y los seres alados se alegran cuando aparece la luz.

Sabéis que a lo largo del cañón de la Pipa hay una vía que va derecho al centro y al corazón del Calumet; que vuestros pensamientos sean tan rectos como esta vía.

A cada lado de la entrada se habían colgado unas pieles que formaban un sendero de una longitud de diez pasos; el tabique de pieles tenía una altura de cuatro pies; éste es el sendero de la vida, que conduce a la tienda. El que entra por él no puede desviarse del camino, pues los tabiques se lo impiden; debe, pues, caminar en línea recta hacia el centro.

El empleo de este color azul es muy importante; su santidad es evidente cuando se comprende su significado, pues, como he dicho a menudo, el poder de una cosa o de un acto reside en la comprensión de su sentido. El azul es el color de los cielos; al poner el azul sobre el tabaco, que representa a la tierra, hemos unido el cielo y la tierra, y todo ha sido unificado.

«Oh Tú, Huntkd, Ser y Poder del lugar de donde viene la aurora del día y la luz del Gran Espíritu, Tú que eres de largo aliento y que das el conocimiento a los hombres, da hoy algo de tu sabiduría a esta virgen, La Mujer Bisonte Blanco Aparece, que va a ser purificada. ¡Ayúdanos con tus dos días rojo y azul! Hay un lugar para Ti en el Calumet.»

«Oh Tú, Cisne Blanco, Poder del lugar hacia el que siempre nos volvemos, que controlas el sendero de las generaciones y de todo cuanto se mueve, vamos a purificar a una virgen para que sus generaciones futuras puedan caminar de un modo conforme al misterio por el camino que Tú controlas. Hay un lugar para Ti en el Calumet. ¡Ayúdanos con tus dos días rojo y azul!»

¡Que las aguas purificadoras del lugar donde se pone el sol desciendan para purificarte! ¡Que seas como la nieve purificante que viene del lugar donde vive Wazia! ¡Que el lucero del alba te dé sabiduría cuando la aurora del día descienda sobre ti! ¡Que el Poder del lugar hacia el que siempre nos volvemos te purifique, y que los pueblos que han caminado por este sendero recto y bueno te ayuden a purificarte! ¡Que seas como el Cisne Blanco que vive en el lugar hacia donde miras, y que tus hijos sean tan puros como los hijos del Cisne!»