Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
25 junio 2011

Bernardo El Trevisano

(extractos)

Y ya que la generación del gran Elixir se hace evaporando y entremezclando en el aire ¿cómo creíais conseguir el fin de los enemigos muy alejados en naturaleza? Pues ni el cuerpo permite nunca que se separe sin su naturaleza, ni el espíritu cuando asciende sin su fijeza, pueden convertirse en elixires, porque evaporados no pueden mezclarse los unos con los otros; ésta es la causa por la que los filósofos han llamado Huevo a su mercurio, y también porque el huevo es una cosa redonda y circular, que contiene en su interior dos naturalezas en una sustancia, el blanco y el amarillo y que extrae de sí mismo otra cosa que tiene alma, vida y generación, esto es, cuando de el sale un pollo.
III: 9-9'. Del huevo incubado sale un pollo, pero nadie se percata de ello.
La luz de los astros brilla en el cielo y en el interior de la tierra.

IV: 47. El blanco en el negro y el rojo en el blanco, he aquí toda la creación presente.

El Mensaje Reencontrado

Así también el mercurio contiene en si dos cosas de una misma naturaleza, cuerpo y espíritu, y extrae de sí mismo el alma y la vida hasta que el todo sea espiritual, de donde se hará después la generación del verdadero elixir, lo cual hace decir a Mirandus: en el huevo de los filósofos hay cosas que estando enteramente mezcladas y pútridas se convierten en espíritu, pues está vivo y no muerto. Entonces este huevo, permaneciendo en el fuego, solo por la decocción, sin tocarlo con las manos, hace un pollo, por una sola disposición que se perfecciona y confirma a sí misma.
XVI: 48. Deseamos colaborar en la rehabilitación y la reintegración en Dios de todas las criaturas extraviadas en la muerte.
Tal es nuestro deseo, pues el trabajo más noble ante Dios es el de separar con él la luz de las tinieblas y cocer su verdad, hasta el esplendor fijo y perfecto.

El Mensaje Reencontrado

El huevo no es otra cosa en su mayor parte que un húmedo acuoso endureciendo y sufriendo bajo el seco terrestre, del mismo modo que el elixir no es otra cosa que mercurio, que ha padecido un enorme calor y sequedad complexional, luego, el mercurio que así ha sufrido será la materia próxima del elixir, por la experiencia de lo cual se demuestra que no lo será sino se le licuefacta y disuelve por una fuerte ignición, y estando así unido se coagula por el frío en piedra sutil metálica. Percibid pues que el mercurio es la materia próxima del elixir por la pasión que ha recibido del seco terrestre adusto.
XXXII: 24'. La disolución se hará por el fuego, con gran sorpresa para el mundo, y será así radical y definitiva; y la coagulación se hará por el fuego y el agua unidos en la unidad del Uno.

El Mensaje Reencontrado

De aquellas cosas se ve tanto la corrupción e infección de los metales como de igual manera exacta composición de nuestro huevo. Notad que cuando los filósofos dicen que no hay nada superfluo en este huevo dan a entender que no hace falta manipular y quitar con las manos, sino que es preciso dejarle hacer la sola decocción de su paliación; aparece en la decocción del huevo, cuando se vuelve duro, o bien en su inveteración, aquello que es necesario notar bien cuando dicen después que en el susodicho huevo no hay disminución alguna, demostrando con ello que no es necesario añadir nada dado que contiene todo lo que es requerido para nuestro magisterio. Esta piedra es un perfecto huevo de dos sustancias de una naturaleza, que está hecho, a saber, de cuerpo y de espíritu en unidad de esencia o de naturaleza, y en esta conjunción de resurrección el cuerpo es hecho espíritu como el espíritu mismo y son hechos uno, del mismo modo que el agua mezclada con agua no puede separarse jamás no habiendo diversidad alguna entre ellos, que son tres: espíritu, alma y cuerpo sin ninguna separación.
V: 89'. Extraer el perfume y rechazar el veneno.
Reducir la tierra en agua y rehacer el agua en tierra.
Cocer el cielo y la tierra hasta el alumbramiento del sol perfectísimo.

XXXVI: 12'. Un día, saborearemos el alma, el espíritu y el cuerpo del Señor Dios unidos en UNO y saldremos del exilio de este mundo mortal alabando y bendiciendo su santo NOMBRE por la eternidad.

El Mensaje Reencontrado

Retornando al propósito de la utilidad de la piedra diremos que jamás el espíritu y el cuerpo llegarán a la unión predicha, como atestigua Raso en el encomio de su libro, hasta que uno y otro sean limpiados. [...] Sabed que los susodichos, a saber, el espíritu y el cuerpo, no se unirán bien el uno al otro para poder demostrar sus virtudes, por las cuales se hace la perfecta operación, si el uno el otro no están bien limpios, pues el cuerpo no aceptará al espíritu en absoluto, ni el espíritu al cuerpo, para hacer que lo espiritual sea corporal y lo corporal espiritual, si todas las basuras e inmundicias no son retiradas, habiendo hecho lo cual el cuerpo abrazará al espíritu y el espíritu al cuerpo y de éstos se hace la unión perfecta si la fijación supera la gran volatilidad, pero si la fijación es vencida por la gran volatilidad no se culminará la forma del huevo, siendo solamente un cuerpo que se vuelve hacia al espíritu.
XIX: 28". ¿Quién se lavará en el fuego y en el agua a fin de volver a ser puro y blanco como la sal de la vida?

El Mensaje Reencontrado

Basta con preparar bien la materia, de suerte que no sea depurada solamente de todas las superfluidades añadidas sino también de todas las terrestreidades, tanto groseras como sutiles, atacadas por la fuerte mixtura en las partes acuosas que provienen de la viscosidad. Esta depuración se hace cuando el cuerpo se transforma en espíritu y el espíritu en cuerpo, ya que en el procedimiento de la obra se hace la conversión hasta que la naturaleza activa haya encontrado un estado permanente con el cual ella pone término a su movimiento, que es la forma de la generación del huevo y entonces la naturaleza comienza otro movimiento para formar la medicina perfecta, corrompiendo de nuevo nuestro huevo de su forma e introduciendo otra forma de medicina perfecta, y esto es pasar de grado en grado.
IX: 55. La naturaleza proporciona el alimento y es el fuego interior quien lo digiere y lo transmuta. Quien pretende hacerlo mejor no es más que un presuntuoso ignorante.

El Mensaje Reencontrado

Se ignoran los instrumentos propios de la naturaleza por los cuales ella obra en la materia de forma mediata por la introducción que es la formación del huevo, visto que ningún agente, sea cual sea, natural o artificial, puede obrar sin los propios instrumentos determinados, como veis, por lo que la naturaleza, en la generación de todas las cosas, obra con calor digerente, alterante y modificante, como con su propio instrumento, según lo requiera la naturaleza de todas las cosas: ¿Cómo creeríais vos formar un huevo ignorando este instrumento? De ninguna manera.
III: 58. El Universo y el átomo forman el cuerpo único de Dios. ¿Quién lo cocerá al suave fuego del amor?

El Mensaje Reencontrado

El arte toma los espíritus inmundos de la naturaleza y los conjunta con los puros y espirituales, y sublimándolos, los eleva y limpia como la naturaleza, y los despoja de toda perversidad sulfurosa y en este despojamiento, la naturaleza, obrando y operando, iguala las cualidades de los elementos y las proporciones, no siendo necesario, ni en nuestro poder está el saberlas, ni deseamos saberlas, siendo solamente conocidas por la naturaleza; porque la naturaleza se rectifica a ella misma, cociendo los elementos y poniéndolos a proposición de su especie, consistiendo la rectitud de la naturaleza en la igualdad y proporción de sus elementos.
XVI: 62'. Para separar la almendra de la mugre que la rodea siempre hay que lavar, y es un gran secreto que la naturaleza pone diariamente en evidencia ante todos. Sin embargo, hace falta la inspiración de Dios para comprender la evidencia de la ciencia divina.

El Mensaje Reencontrado

[...] parece ser suficiente con que el arte conozca y opere con la naturaleza a fin de ser ayudado por ella.
XXXVII: 41'. El arte sin la naturaleza es impotente y la naturaleza sin el arte es ciega.
Ambos reunidos constituyen la perfección de la obra divina.

El Mensaje Reencontrado

Por esta causa vuestra industria debe buscar este arte en los elementos de la piedra permanente porque, como dice Arnaldo de Vilanova: nuestra ciencia consiste en la ciencia de los cuatro elementos y en la conversión igual de ellos, porque todo lo que está en el mundo, no lo está por designio sino por virtud y en tanto su separación es necesaria, y añade que los mismos elementos, por destilación y putrefacción, se reiterarán y conjuntarán, pues por este medio todo el cuerpo se hace espiritual, y la primera materia de la cual ha sido hecho primeramente, y los cuatro elementos, aunque después se haga en la operación de la obra, y de la debida conjunción, otra materia primera muy próxima a este género metálico; de donde parece que, lo que nosotros entendemos en la naturaleza de la piedra proviene de sus elementos, por lo que es preciso que conozcáis la primera materia, la próxima y la muy próxima, porque todos los filósofos han expuesto que esta preparación es verdadera y que nada se conoce sino sus principios, y puede verse la prueba en el Segundo de las Físicas, que entender y sentir o estimar en todas las ciencias no lo es por sus principios y causas de sus elementos, sino porque la virtud de la materia debe ser proporcionada a las fuerzas según el ser, por las cuales en el acto ella se perfecciona.
III: 25-26'. El nacimiento y la muerte, la acción y el reposo, la luz y las tinieblas, la unión y la separación, provienen del movimiento de los cuatro que producen los cambios del mundo.
La imaginación del Señor vive bajo tierra y vuela en el cielo para animar los mundos. ¿Quién la asirá con sus manos? ¿Y quién la fijará en su corazón?
El reposo de Dios se establece en la pureza cuando los elementos están unidos en perfecto equilibrio.
La alegría y el asombro de quien se descubre en Dios no tienen fin.

El Mensaje Reencontrado

Todas estas cosas requieren un largo tiempo, sobre esto también los filósofos exhortan a tener la paciencia de esperar: que el impaciente abandone, pues, la obra, pues toda acción o movimiento tiene determinado su tiempo; y el maestro Arnaldo de Vilanova dice en su Rosario: es preciso que nuestra medicina sea acostumbrada el máximo tiempo sobre el fuego, como el niño que se alimenta; es preciso señalar que un tiempo más largo que éste estaría de más, pero con todo es más que un tiempo breve.
X: 19. Aceptemos igualmente lo bueno y lo malo, y dejemos a la meditación del tiempo el cuidado de separarlos en nosotros, pues los Sabios han dicho: «La paciencia es la escalera de los filósofos y la humildad es la puerta de su jardín secreto».

El Mensaje Reencontrado

Por consiguiente, la medicina no se hace en pocos días, ni meses, ni en breve, dado que es necesario mucho tiempo para templarla por el fuego y alimentarla. Esto se dice a causa de las mejores y principales mutaciones de la operación, y de una labor muy larga, como se ve en la naturaleza del mercurio, por la exhalación de las partes más sutiles y por la conservación del húmedo de las partes más groseras que se culmina por una sublimación reiterada hasta que sea hecho el grande y perfecto elixir.
VI: 38'. Apliquémonos a los misterios de Dios desde el primer momento, ya que la purificación es dolorosa, el perfeccionamiento es largo y la unión divina, muy secreta.

El Mensaje Reencontrado

Por tanto puede verse que las mutaciones de esta labor son muy largas y también de una gran dificultad que hay al sublimarlo, haciendo un gran fuego; y aunque los filósofos dividen su magisterio en muchas operaciones, según el grado de las formas y sus diversidades, nunca hay más que una en la formación del huevo; pero en la reiteración de su acción se hace siempre la diversidad en el movimiento y en los colores de más tardía separación y de fortificación de fuego, y tal diversidad en la obra hace diversas operaciones, aunque en verdad no hay más que una sola manera de hacer, como dice expresamente el filósofo en su libro, donde explica la figura de la caza del león, que coincide con la intención de Morien, diciendo que: el magisterio no es más que una extracción de agua de la tierra, y una mezcla de agua sobre la tierra, hasta que la tierra se corrompa y se limpie, a fin de que luego ella se disuelva y se haga enteramente espiritual con el espíritu, y entonces, eso se llama huevo y mercurio de los filósofos. Y añade Morien: Después de que sea limpiada por la ayuda de Dios, todo el magisterio estará hecho.
III: 7'. De saturno a la luna y al sol sólo hay una vía, que es la depuración paciente del cuerpo bruto hasta la unión del espíritu nítido con el alma perfecta.

El Mensaje Reencontrado

Este es el por qué las cosas animadas no tienen la facultad de permanecer y vivir por siempre, lo cual es debido al calor del azufre del sol o de la luna, que siendo sobrepasado toma contrariedad del calor de azufre de estercolero, y de ahí que la sustancia se pudra y corrompa, convirtiéndose en la misma naturaleza del estercolero, como en la corrupción natural.
XIV: 7'. Cuánto más se aleja el hombre de Dios, más necesita trabajar y temer, amontonar y carecer, sufrir y dudar, agitarse y destruirse. Es insensato quien pretende vivir sin la ayuda del Señor, pierde su agua como un hueso que se deseca y ninguna mano de hombre lo liberará del desierto y de la sombra de la muerte donde agoniza.

El Mensaje Reencontrado

Entended de igual manera lo que yo he dicho de nuestro magisterio y de los secretos de la naturaleza, siempre el conocimiento de lo que no pertenece más que a los filósofos, o a esos que la filosofía sirve de dulce madre, porque ella solamente revela sus secretos a sus niños.
XXVII:38-38'. Bien hay que decirlo, los malvados son los que quieren organizar y salvar el mundo por su trabajo o por el de los demás. Estos se erigen en salvadores de los hombres cuando, en realidad, entierran alegremente a toda la humanidad.
Dios posee verdaderamente un humor maravilloso, pues esconde su secreto a los sabios y a los inteligentes que nos explican el Universo, y lo revela a los simples hijos de Dios que ponen más su confianza en su luz de vida que en su propio saber.

El Mensaje Reencontrado

Geber declara, como los otros, las sustancias de las perfecciones, entendiendo por términos de la perfección las sustancias llegadas a término, y cuando dicen que su efecto es fijar alguna cosa y dejar el resto, lo entienden de la materia que llega al término de su pureza, por lo que la solución del cuerpo se hace para formar el huevo, y cuando el cuerpo está disuelto y sublimado el espíritu por la primera sublimación de toda sublimación, o elevación del cuerpo que se realiza por el fuego; entonces no es aún un huevo formado, porque está muy líquido, pero hace falta separar de aquél algún humor por reiterada sublimación sin heces, a fin de que lo que es más radical en aquél, sólo por sublimación, se transforme en polvo blanco sublimado, y lo que hay de más húmedo, primeramente sea sublimado y guardado por lo que es la licuefacción, en la cual el sudor le es dado del mismo modo en que ella entra para teñir...
II: 83'. Toda humedad será expulsada de la tierra y el fuego consumirá la mugre inmunda hasta que la sal virginal aparezca, a la que se devolverá el agua celeste para formar el nuevo mundo de Dios.
«¿Quién nos hará oír esta palabra del comienzo y del fin de los tiempos?
¿Quién nos mostrará el germen desnudado de la creación perfecta del Señor?»

El Mensaje Reencontrado

Esta materia, pues, no quiere que nada más le sea añadido sino lo que es de ella, pues tiene todo aquello de lo que tiene necesidad.
XIV: 22'. Esforcémonos en ser como Dios, que une en él, con fruto, los contrarios de una misma naturaleza.
«Los Sabios y los santos de Dios bendicen el Libro que confirma y honra su palabra inspirada».

El Mensaje Reencontrado

Leer más...
18 junio 2011

El Cosmopolita

(extractos)

También os digo que hay que encontrar una cosa que está oculta, de la que por un maravilloso artificio se extrae de la humedad, que sin violencia y sin ruido disuelve y licua el hielo. Si habéis encontrado esto, tenéis la cosa de la que el Oro ha sido producido por la Naturaleza. Y aunque los metales y todas las cosas del mundo tienen su origen en ésta, no hay nada, sin embargo, que le sean tan afín como el Oro; pues en todas las otras cosas hay alguna impureza; en el oro, al contrario, no hay ninguna, por lo que es como la madre del Oro.
I: 39. Dios por sí mismo produce la Madre, Dios por la Madre engendra al Hijo, el Hijo por la Madre multiplica a Dios.
Así, Dios no tiene comienzo ni fin.

II: 51. El Sabio recoge a la madre y la cobija hasta que el niño aparezca a la luz.

El Mensaje Reencontrado

La Naturaleza tiene una luz propia que nuestra visión no vislumbra, el cuerpo es a nuestros ojos la sombra de la Naturaleza: por ello, cuando alguien es alumbrado con esta bella luz natural, todas las nubes se disipan y desaparecen ante sus ojos; supera todas las dificultades, todas las cosas se le vuelven claras, presentes y manifiestas; y sin ningún impedimento, puede ver el punto de nuestra Magnesia que corresponde a uno y otro centro del Sol y de la Tierra.
III: 39. El ángel y el demonio nos son incomprensibles, pero la naturaleza humana nos ilumina maravillosamente.

IV: 62'. La gloria de Dios es una nube que ilumina y vivifica a quien la alcanza.
¡Oh bendición!

El Mensaje Reencontrado

[…] el fuego purifica todo tipo de impureza. Todo cuerpo compuesto se disuelve mediante el fuego. Y como el agua lava y purifica todas las cosas imperfectas que no son fijas, el fuego también purifica todas las cosas fijas y las lleva a la perfección. Como el agua une al cuerpo disuelto, del mismo modo el fuego separa todos los cuerpos unidos; y todo lo que participa de su naturaleza y propiedad, lo purga muy bien y lo aumenta no en cantidad sino en virtud.
VIII: 61. La acción divina es proporcional a la pureza de la criatura, que se adquiere por la mortificación, es decir, por el agua de la gracia y por el fuego del amor.

X: 49 y 49’. Hay que romper el hueso para extraer la simiente y hay que consumir al hombre para liberar su luz. Allí donde el agua y el fuego no actúan los hombres trabajan en vano.

El Mensaje Reencontrado

Leer más...
15 junio 2011

Alfonso X patrocinó, supervisó y a menudo participó con su propia escritura y en colaboración con un conjunto de intelectuales latinos, hebreos e islámicos conocido como Escuela de Traductores de Toledo, en la composición de una ingente obra literaria que inicia en buena medida la prosa en castellano.

En 1935, se le reconoce como astrónomo nombrándole en su honor el cráter lunar «Alphonsus».

Tratado del Tesoro, llamado por su difícil inteligencia El Candado, que escribió, en el año 1272, el Rey don Alfonso el Sabio. (Códice de Sevilla)












 
1. Llegada la fama a mis oidos,
que en tierra de Egipto un sabio vivía
con tanto saber que facer podía
presentes los casos que no eran venidos.
Los astros juzgaran, ca estos movidos
por disposición del cielo, fallaba
los casos que el tiempo futuro ocultaba,
bien fuesen presentes antes entendidos.

2. Codicia del sábio movió mi aficion,
mi pluma, mi lengua, y con humildad
postrada la alma de mi Magestad
que tanto poder tiene una pasion.
Con ruegos le hice la mi peticion,
y le mandé por mis mensajeros
haveres, facienda, y muchos dineros
allí le ofrecí con sana intencion.

3. Repúsome el sabio con gran cortesía:
maguer vos, Señor, seais un gran Rey,
no paro mientes en aquesta Ley
de oro nin plata nin su gran valía.
Serviros, Señor, en gracia tenía,
ca non busco aquello que a mi me sobró
e vuestros averes vos fagan la por
que vuestro siervo Mais vos querría.

4. De las mis naves mandé lo mejor,
e llegada al puerto de Alexandría,
el físico astrólogo en ella salía,
e a mi fue llegado cortés con amor:
en los movimientos que face la sphera,
siempre le tuve en grande manera,
ca siempre a lo sabios se debe el onor.

5. La piedra que llaman filosofal
sabía facer e me la enseño,
fecimosla juntos, despues solo yo,
con que muchas veces creció mi caudal:
e bien que se puede facer esta tal
de otras materias, más siempre una cosa,
yo vos propongo la menos penosa
más escelente e mas principal.

6. Tuve suso desta estudios de gente
de varias naciones, mas non ca en tal caso
delos Caldeos hiciese yo caso,
nin de los Arabes, nacion diligente.
Egipcios, Siriacos, e los del Oriente
quel Indico habitan e los Arracenos,
ficieron mi obra e versos tan buenos
que honran las partes del nuestro Occidente.

7. El tiempo presente, ni era conocido
de crédito sano e de buena verdad
para que vos en la posteridad
non vos parezca que en algo he mentido:
lo que yo quiero es non sea perdido
la gran valía deste magisterio,
mas non quiero dar un tan grande imperio
a ome quen letras non sea sabido.

8. Por ende fingime la Sphinge Thebana
e yuso de cifras propuse verdades:
maguer sea escura por ella sepades
ca las sus palabras no son cosa vana:
si aveis entendido esta grande arcana,
non lo pongais en conversación,
guardaldo en la cifra de aquesta impresión,
si vos entendeis como esto se esplana.

9. Mi alma presume e lo pronostica,
segun que los astros falla en tal sazón,
ca aquel a quien diere el cielo este don,
a ser como Rey el cielo lo aplica:
empero seyendo de cosa non chica
aqueste tesoro, ahora de tener,
ca seyendo a demas de gran menester
mas que fue Midas a tal será rica.

10. Finida esta obra por nuestro horizonte,
subía la imagen de Deucalion,
al qual dominante por aplicación
cataba el Señor del décimo monte:
este promete corona e la fronte,
o gran principado por sus cafamientos,
o dar el tesoro a los nacimientos
ca aquesta figura en algo les monte.

11. Si sois de mi patria o mi parentela
consejo vos quiero dar no pequeño,
ca si del tesoro vos fueredes dueño,
lo deis todo a aquel que a vos lo revela:
con esto eredes señor de esta tela
si la dais a quien aquesto es poquito
ca bien tiene otro tesoro infinito
eterno e librado de toda procela.


LAPIS PHILOSOPHORUM

DEL TESORO
LIBRO II

La obra pasada del Lapis muy pura,
a tan infinita es en multiplicar
ca nunca se arredra de dar e mas dar:
es a semejanza de la levadura;
mas si vos queredes de otra fechura
los quatro elementos ver apartados,
catada como sigue en versos trovados,
ca es de facer mas breve e segura.

..................
12. Esta mageria del Lapis llamada
de diversos nombres por hombres prudentes,
ya questo fue causa que los no sapientes
cuidaron ser cosa en cosas hallada,
y la su materia a tanto igualada
es humedo y seco; ca no quiere dar
lo uno sin lo otro, ca en singular
contiene dos cosas de una vegada.

13. Supremo es el grado del seco que tiene
el humedo en grado supremo se halla,
el calido y frio en esta batalla
en grado supremo también se contiene:
de aquesta igualdad el nombre le viene
y cada qual destas y su calidad,
que el humedo junto con la sequedad
cada cual de estos una contiene.

14. El nuestro Hermes dice que es Cielo
y tierra y mar, otros que es hombre y muger:
de tal matrimonio se suelen hacer,
otras enigmas, ca sirven del elo:
la gloria e infierno mostrada en el suelo
la llaman algunos de agua y de tierra,
otros el frio que el calido encierra;
tanto los sabios varian el zelo.

15. Al antiguo Caos a mi parecer
de quatro elementos conglutinados
aqueste compuesto es asemejado,
quando discurro se viene a facer:
el Cielo y la tierra por si viene a ser;
una quinta esencia es en grado todo,
mas esta materia tiene en si tal modo
que todas las cosas viene a comprehender.

16. En esta materia se hallan unidos
los quatro elementos en partes iguales,
ca, si unos caminan, los otros son tales
que aquestos de aquellos van siempre seguidos,.
y tanto se igualan con sus parecidos
en qual vegetal, animal o minero
podeis hallar cosa mejor, como espero
que a vos será nota, como a los sabidos.

17. Tomad el mercurio así como sale
de minas de tierra com mucha limpieza
pasadlo por cuero por la su maleza,
porque mas limpieza que questa no cabe:
haced que su peso a tanto se iguale
con onzas doce al dicho compuesto,
en vaso de vidrio despues sea puesto
con otra materia, ca otra no vale.

18. Y por queste vaso coviene que tenga
espherica forma y larga garganta,
la anchura catad que venga a ser tanta
que dentro de una gran puño cerrado contenga;
la su garganta maguer sea luenga
no pase de un palmo de la vuestra mano
para que el sigilo del Egipciano
calle su boca, cual mas le convenga.

19. Y en vaso de tierra poned desta cosa
adonde cenizas circulen el vaso
hasta la garganta, y no sea escaso
en las apretar con mano preciosa;
y luego con mano muy artificiosa
un horno de barro le fabricareis,
tan ancho en redondo, ca un brazo pondremos
de grueso y medida la mas anchirosa.

20. En olla pondreis, no en el fondo de aqueste,
mas solo en su canto esté perpendida
sobre dos hierros, ca la su meida hagan diámetro en cruz medio de este;
porque el calor en todo le preste,
y luego la olla poned de carbones
en fuego tan manso que las sus pasiones
no empeza la mano, maguer que la evite.

21. El vaso del fuego así sea arredrado
que un pie puede aver, de yuso asta suso;
esté bien cerrado el horno y recluso
y el manso calor le haga buen grado:
el nuestro sentido no sea turbado,
empieza por este fuego primero;
ca, si lo hazeis igual al postrero,
y habreis echo un pecho de hombre alentado:

22. Aurá dos vegadas pasada la Luna
por los animales, ca facen el mes
al Sol, acatando el grado, ca es
llamado Sextil, sin duda ninguna
...................
fara la su Maestra, e vos con cuidado
sabreis que lo humedo ya le es menguado;
aquesta materia tan sola que es una.

23. Tal cual el tiempo en la mina hace
del Sol ayudado, y de otros influxos
quando despide a la tierra su influxo
y el humedo exala, ca en sus venas yace,
en tanto de aqueste ella se desplace,
ca en sulphur convierte la parte que fue
concluido antes, qual todo se vé
como a la Madre natural le place.

24. Aquesta es la parte que llamaron tierra
o sulphur muger, lo calido es seco,
porque quando hizo su primero trueco
la parte faltó, ca el humedo encierra:
el qual la materia, a quien hizo guerra
la ausencia que Ulises hizo de su Itaca:
tal esta viuda esferica y flaca
aguarda el marido que se le destierra.

25. Ponedle otro peso igual al primero
de timido azogue de minas muy puro;
con esta mistura obrad muy seguro
en vaso de mano de buen vidriero;
porque el primer vaso como el postrero
avrá de ser uno o su semejante,
mas si lo podeis pasar adelante
el vientre primero es mas verdadero.

26. Faced en tal guisa la obra siguiente,
ca la cimenteis al fuego de antes,
porque es a saber ca es mucho bastante
ca, si no le deis el fuego creciente;
mas antes haced que no sea ardiente
y vayan pasando noches y dias,
ca, si vos facedes aquestas porfias
ellas os darán señal excelente.

27. E veredes la obra en suma negrura
trocando aquel ser de como nació,
ca no sería ya la cosa que obró
en sus entrañas la Madre natura;
e la que antes era tan líquida e pura
en la semejanza será de la tinta;
tanto será la forma distinta
de aquel ser primero de aquesta criatura.

28. No viste la casa ca fizo la seda
por si el gusanillo a donde murió,
allí su cadaver por muerto fincó
en casa, ca fizo en donde se enreda:
ca a la corrupcion en esta non veda
en se refugir en forma distinta
de la su primera, pues nace y la pinta
uy vive con alas en forma mas feda.

29. Así nuestra obra comienza a vivir
de espiritu nuevo en nueva sustancia,
donde dispone la perseverancia
de cuerpo a quien sangra le vino a servir:
non consintedes os vuelvo a decir,
ca mayor fuego la faga combusta
ca así la fará colerica, adusta
y al cuerpo la sangre vendrá a destruir.

30. En donde vereis el mas excelente
secreto de aqueste que es obra divina;
maguer que al olfato parezca a retina
supuesto que olor muy malo se siente,
señal es llegando a aqueste accidente
el punto mas grave de aquesta lavor;
y así sustentad el mismo calor
en su primer grado permaneciente.

31. Despues de pasado el primer color
vereis otros muchos en sus diferencias
ca, son semejantes en sus dependencias
al arco de Iris en su resplandor:
con la sequedad del liquido humor
viene a ser esto de varia pintura
hasta llegar a suma blancura,
adonde aumentad un poco el calor.

32. Non vos fatigue, amigo, la obra
ni se desatine la vuestra paciencia;
ca, este es el vinculo de vuestra herencia
quando a la piedra lo blanco le sobra:
ca la fixacion entonces se obra
y no puede ser jamas desunida
e aunque por fuego fuere ella encendida,
pues su fixacion entonces se cobra.

33. Creced, como os digo, el fuego en un grado
hasta llegar a tanta blancura
que se asemeje a la nieve muy pura
la qual Elixir de plata es llamado:
mas por ser el Sol metal mas preciado,
dexadlo en el vaso con el mismo fuego
fasta la piedra venir a ser luego
en color cetrino el blanco mudado.

34. Ende creced el fuego otro grado
hasta llegar al roxo muy puro,
en todo uniforme mostrandoos seguro
el cuerpo en lo alto del vaso elevado:
sera duro y leve según he notado
diaphano y claro color de Rubi
....................
porque el gran Dios de mi sea alabado.

35. En vaso de barro aquesta metedla
que tenga cubierta de oro cual él, como cazuela, y de este y de aquel
ca junta con lienzo, y con barro asida
en que tres vegadas pueda ser metida
por el cuerpo la piedra para su grandor
y al reverbero del fuego y calor
de llamas de leña hareis sea cocida.

36. Aquí pues la piedra se hará calcina
dentro de diez paralelos del Sol
y al fin sacadla de aqueste crisol,
será hecho polvo la gran Medicina;
primera materia que a todo se inclina,
do no ay calidad por ser quinta esencia,
ca todo se aplica y tiene potencia
para toda cosa a que se encamina.

37. En este principio de naturaleza
no es oro, ni plata, ni otro mineral
ni forma sujeta a algun vegetal,
mas disposicion que a todo endereza:
si al oro se aplica, del toma firmeza
para convertir en oro las cosas;
si al hombre, lo mismo por obras famosas
le da suavidad con suma certeza.

38. Debaxo de este oro que es impalpable
catad que se falla un atierra luciente,
empero muy negra y resplandeciente,
mas no es para cosa que sea loable:
....................
bien que es menguado de toda fusion
e si en los metales no hace impresión
ca su sequedad es mucho admirable.

39. Mas sed vos quitado de restituir
a la sequedad el humedo, quando
por partes iguales se viena ajustando
quanto es la mageria de vuestro Elyxir:
limpio el azogue habeis de añadir
de pesos iguales, y todo en mistura
en el mismo vaso, o otros su hechura
tenudo sereis de lo recluir.

40. Y como primero hicisteis del fuego
así lo faced en este camino:
que en tiempo mas breve el negro divino
vereis y colores de su primer fuego;
y hasta llegar al roxo que luego en piedra se torna mas que el Rubí
de vista excelente cual es la que vi:
el que no lo cree sabed que va ciego.

41. Por claras palabras la verdad os digo
y como lo hice, y vi su valor
así lo faced con grande primor,
ca no es engaño pues yo soy testigo;
y al Dios de las gentes por ello bendigo
ca, como sabeis, me hizo abastado
de ciencia, y riqueza, de amor y estado,
pues de estos jamas anduve mendigo.

42. Y si vos quereis que aquesto convierta
en ciento una parte aquesto infinito
e antes que tenga fermento oscito,
seredes tenudo por cosa muy cierta:
a ciento de azogue en luna no muerta
estando caliente, ponedvos ayna
una de aquesto, será Medicina
ca sin para oro, no cierra la puerta.

43. Del Sol calcinado juntad una parte
con quatro de azogue bien puro y purgado
y a quatro de aqueste le serán juntado
una de vuestro Elixir, según arte:
en vidrio lutado ponedlo a un aparte
e encendedle de suso fuego de carbones
e diez dias, si sufre aquestas passiones,
para convertirle será grande parte.

44. Y vos si quereis hacer proyección,
poned en crisol cien partes pesadas
de azogue con brasas de fuego inflamadas,
le fagan sentir la su inflamacion;
y cuando el azogue padezca passion
y en horno comienze a quererse ir,
echadle una parte de vuestro Elyxir;
en somo ponedle de barro un tapon.

45. A poco de rato dexadlo enferiar,
será para muchos de gran Medicina
cien partes de azogue purgado domina
en oro muy puro lo hace tornar;
mas si vos quereis mas escatimar,
en plomo faredes esta operación:
que no se recela por la su impresión
a todo metal en oro tornar.

46. A todo se aplica, y en si lo convierte
en un natural bien complexionado,
la mitad de un grano de aquesto tomado
por boca le hace al hombre ser fuerte:
....................
que tanta salud no tubo ninguno,
y el tiempo que a todos es importuno
aqueste le lleva sano hasta la muerte.
Leer más...
08 junio 2011

¿Y qué Materia es esta saber quieres?
lo diré por no verte mendigando:
Es substancia salada; es Agua seca
Licor de todo espíritu adorado:
Aceyte no criado, incombustible,
 .../...
Es la llave admirable que abre sola
de la Naturaleza lo cerrado.

Testamento de Hadriano, Hadriano Mynscht

Los hombres y todos los animales tienen en ellos un espíritu activo y vivificante el cual siendo separado de sus cuerpos, no deja más que un cadáver.
Es verdad que es un veneno (el Antimonio), e incluso un veneno de último grado. Pero también, sin veneno, se puede decir que es el remedio de los remedios y el primer tesoro de la vida, aplicado interiormente y tomado interiormente.

El carro triunfal de antimonio, Basilio Valentín

No existe mejor guía ni medio mas seguro que el de un calor suave y continuo para ayudar a la Naturaleza y dar ocasión para que se rompan aquellos lazos donde nuestro Mercurio está como agarrotado.
Con ese mismo Fuego del que se sirve la naturaleza bajo tierra ha de trabajar el arte y de éste modo deberá imitar a la naturaleza. Un Fuego que es vaporoso pero no por eso es ligero, un Fuego que nutre y no devora nada, un Fuego natural pero que ha de ser hecho por el arte, seco, pero que hace llover, húmedo pero que deseca. Un agua que apaga, un agua que lava los cuerpos pero que no moja las manos.
Agua seca y movediza.

Si habéis encontrado la unidad del Único, romped las páginas del Libro y dejadlas volar al viento tarareando una alegre canción.
Si no, no os separéis de ellas ni de día ni de noche hasta que penetren vuestro entendimiento y hasta que os conduzcan al barro que no moja ni mancha nada.

El Mensaje Reencontrado

Leer más...
03 junio 2011
(extractos)

Y el hijo de Prithâ vio entonces ahí, en los dos ejércitos, a sus padres, abuelos, maestros, tíos maternos, hermanos, hijos y nietos, amigos, suegros y compañeros.

Felices los guerreros, oh hijo de Prithâ a quienes les toca un combate así; puerta del cielo, de par en par abierta, que de por sí sola ante  ellos se presenta.

¡Que tu afán sea por la acción, jamás por sus frutos!

No actúes pensando en los frutos de tu acción, no te apegues tampoco a la inacción.

Consagrándome a mí todas tus acciones, con tu mente interiorizada, no esperando nada, sin el sentimiento de «lo mío», combate, liberado de toda agitación.

Arjuna dijo:

¿Impulsado por qué comete el hombre el mal, incluso sin desearlo, oh Vârshneya, como obligado por la fuerza?

El Señor dijo:

Es el deseo, es la cólera, que tienen su origen en el guna rajas. Él [el deseo] es el gran devorador, el gran maligno: debes saber que él es en este mundo el enemigo.

Como el humo cubre al fuego, como la suciedad al espejo, como la membrana al embrión, así él cubre todo el mundo.

Al conocimiento lo cubre, oh Kaunteya, este eterno enemigo del sabio, que adopta la forma que le place y que es un fuego que jamás se sacia.

Se dice que los sentidos, la mente y el pensamiento son su sede; mediante ellos, ocultando el conocimiento, confunde al ser encarnado.

Por eso subyuga antes que nada tus sentidos, oh toro entre lo Bhâratas, aniquila sí a este maligno, que destruye el conocimiento y la conciencia.

Hay que retraer la conciencia de los sentidos y verterla en la armonía interior sentándose pues en meditación y con devoción, el alma encuentra descanso en Mí. Cuando los sentidos están en armonía, se obtiene serena sabiduría.

El apego surge del deleite en los placeres de los sentidos; del apego surge el deseo y del deseo, la lujuria y el ansia de posesión; y esto conduce a la pasión y a la ira.

La pasión turba a la mente y merma la memoria, haciéndonos olvidar nuestro deber. Esto acarrea la insensatez, y la insensatez lleva al hombre a la destrucción.

El alimento da vida a los seres, y éste proviene de la lluvia caída del cielo. El sacrificio atrae la lluvia del cielo; es una acción sagrada.

La acción sagrada, tal y como describen los Vedas, se ofrece a lo Eterno. Y lo Eterno es Brahmán, el que todo lo penetra; por lo cual, está siempre presente en todo sacrificio.

Éste es el ciclo de la Rueda de la Ley en continuo movimiento, y en vano vive el hombre que, malgastando su vida en placeres, no ayuda a este ciclo.

Conoce pues a Aquél que está por encima de la razón, y deja que Su paz te dé paz. Sé un auténtico guerrero y mata el deseo, que es el más poderoso de los enemigos del alma.

El devoto que renuncia al fruto de sus acciones, consigue la paz eterna. Por el contrario, el hombre que, acuciado por sus deseos y carente de devoción, busca la recompensa de sus acciones, de este modo se encadena a la esclavitud del apego a los resultados.

Aquella alma realizada que ha entregado su mente, desapegándola de todo resultado, y que descansa en la dicha de la paz que encuentra dentro del castillo de nueve puertas (que es su cuerpo), jamás actuará por egoísmo, ni inducirá a otros a actuar así.

El sabio nunca buscará el gozo en las cosas de este mundo, pues los placeres que ellas reportan, son tan sólo el presagio de los sufrimientos que luego han de venir. Todo es transitorio, igual que viene se va.

El sabio que en silencio y en un lugar recogido y oscuro revierte su conciencia, aislando sus sentidos del mundo exterior, y reposando su vista interior en medio de sus cejas, deja que su aliento entre y salga de su cuerpo de un modo uniforme; calmándose de este modo, pone en armonía su mente con su fuerza vital.

Apartando de sí el miedo, el deseo y la pasión, mantiene su alma en silencio, antes de alcanzar la libertad final.

Así pues, ¡levántate Arjuna! y, beneficiándote de la ayuda de tu Espíritu, ¡eleva tu alma! No seas un alma caída pues al igual que tu alma puede ser tu amigo, igualmente puede ser tu enemigo.

El alma es fiel amiga del hombre, sólo cuando ha sido conquistada por el Espíritu. Para un hombre carente de voluntad que aún no ha conquistado su alma, ésta puede convertirse en su propio enemigo.

Una vez preparado así el asiento, en total reposo ha de practicar el Yoga, para la purificación de su alma, uniendo su mente con la fuerza vital que habita en su cuerpo hasta poner su mente en paz. En este silencio, el alma se encuentra en presencia del Uno.

Pero la práctica del Yoga, oh Arjuna, es armonía; no da sus frutos a aquéllos que comen con exceso o ayunan en demasía, ni tampoco a los que apenas duermen, ni a los que duermen demasiado.

Cuando la mente del Yogui está en silencio, descansándola en reposo adentro, en comunión con el Espíritu, éste queda inmediatamente libre de los insaciables deseos. Sólo entonces se goza de la unión con Dios.

Para tener éxito en la práctica de este Yoga, hace falta tener fe, y una fuerte y entusiástica determinación en el corazón.

¡Oh, Arjuna! Con certeza la mente es inagotable, es difícil de contener. Pero mediante tu práctica constante te puedes liberar de las pasiones, después de lo cual, con toda certeza la mente puede ser controlada.

Voy a revelarte el Conocimiento: Esa visión que, una vez conocida, ya nada más en este mundo te queda por conocer.

Entre millares de hombres quizás uno busca la perfección. Y entre millares de estos que buscan la perfección, quizás uno me conoce en verdad.

Soy el Santo Nombre

Soy la vida de todas las criaturas vivas

Mi gloria no la ven todos, pues estoy escondido detrás de mi misterioso velo. Engañados por mi apariencia, la gente no me reconoce. Yo soy el que no tuvo principio y nunca ha de tener fin.

A ti, porque tienes fe, te voy a revelar el más alto de los misterios: el Conocimiento y la visión espiritual interior. Una vez alcanzado esto, tu alma estará libre de pecado.

Yo soy el que soy, tan sólo observo el drama de todo el proceso.

Yo observo cómo, en el desarrollo de la creación, la naturaleza produce todo aquello que puede moverse al igual que lo inmóvil, mientras el mundo da vueltas y vueltas sin cesar.

Los ignorantes y los locos de este mundo al verme en cuerpo humano, no reconocen mi Naturaleza Superior y me desprecian. Ellos no conocen Mi Espíritu Supremo, la Forma Infinita del Dios que ha creado todas las cosas.

Todo lo que existe halla en Mí su principio, su medio y su fin. Entre todos los conocimientos, Yo soy el Conocimiento del Alma. Entre los muchos caminos, Yo soy el único que conduce a la Verdad.

con tus palabras, has disipado la ignorancia que a mi alma sumía en la ilusión.

mi alma anhela profundamente poder ver; ver Tu Forma Inmanifiesta como el Dios Omnipresente que habita en todas las cosas.

Contempla, pues, oh Arjuna, mis centenares y millares de formas divinas, todas variadas, y de innumerables aspectos y colores.

Contempla los dioses del sol, los del fuego y los de la luz; los dioses de la tempestad y del relámpago, y los dos luminosos aurigas de los cielos. Contempla, pues, oh Arjuna, las maravillas nunca vistas hasta ahora.

Y Arjuna vio el universo entero en su incontable variedad, suspendido y formando una inmensa unidad dentro del resplandor que desprendía el cuerpo del Dios de los dioses.

ante la maravillosa visión de tu temible majestad, los tres mundos tiemblan.

Pero los mundos, contemplando tu monstruosa forma aterrorizante, [...]  tiemblan de miedo, e igual me ocurre a mí.

Como caudalosos ríos que, en arrebatada corriente, se abalanzaran con tremendo estruendo hacia el océano, así, todos estos héroes de nuestro mundo mortal se precipitan en tropel cayendo dentro del abismo de tus bocas llameantes.

Por favor, manifiéstate ante mí, dime quién eres Tú, que con tan aterradora forma te presentas ante mí. ¡Ten piedad de mí! Yo te adoro como el Dios Supremo, y anhelo conocerte, mas no logro entender tu misteriosa forma de obrar.

Mi corazón rebosa de gozo ante la maravillosa visión que revelas dentro de mí, permaneciendo oculta a los ojos de todo hombre, pero aún así, mi corazón está sobresaltado por el miedo.

Por mi Gracia te ha sido posible ver, a través de la visión espiritual, mi Forma Divina, lo cual a muy pocos les ha sido concedido. Incluso los dioses del cielo anhelan con vehemencia ver lo que tú ahora has visto.

Sólo los hombres que me ofrecen su amor obtienen la Gracia de poder verme a través de la visión espiritual. Sólo por Amor pueden recibir Mi Conocimiento. Yo sólo me revelo a aquéllos que vienen a Mí con humildad y con amor en sus corazones, deseando sinceramente conocer la Verdad.

Aquéllos que practican la meditación y se esfuerzan con determinación, ven como Él mora en su interior. Mas aquéllos que no son puros de corazón y carecen de Conocimiento, aunque se esfuerzan, nunca logran verlo.

Yo soy la Fuerza Vital que mora en todos los seres que respiran, y en unión al flujo continuo del aliento, hacia adentro y hacia afuera, consumo los cuatro tipos de alimentos.

En este mundo hay dos tipos de naturaleza: la naturaleza divina y la naturaleza demoníaca.

Tres son las puertas que conducen a ese infierno, condenando al alma a la oscuridad y la muerte: la lujuria, la ira y la codicia. De estas tres puertas el hombre debe apartarse.

Deja que la Sabiduría y las Santas Escrituras marquen tu pauta, en cuanto a lo que es correcto y lo que no lo es. Lee las Santas Escrituras y vive una vida de armonía haciendo el bien.

No está bien dejar inacabada o abandonar la tarea que, como tu deber, tienes encomendada, pues es tu servicio por Mí. Tal renuncia a la acción sería un engaño de tu ignorancia.

Lo que en un principio nos parece como un cáliz de sufrimiento termina convirtiéndose en el vino de la inmortalidad. Y a esto se le llama placer puro: es la dicha que resurge cuando se obtiene la visión clara del Espíritu.

Mientras que el placer que produce el apetito de las pasiones es impuro, porque, aunque al principio su sabor sea como el de un licor dulce, el sabor final es el de un brebaje venenoso. Así de ilusorio es el placer que se obtiene de la relación entre los sentidos y los objetos que despiertan nuestro apetito sensual.

 "Dios ayuda a aquéllos que se ayudan a sí mismos."

Desde lo más profundo de tu corazón ofréceme todas las cosas que haces, considerándome como el último depositario de tu amor, tu Único Fin. Descansa tu mente en el refugio de la meditación, y entrégame tu vida.

Si Me entregas tu vida, por mi Gracia, estarás a salvo de todos los peligros de este mundo, al igual que un loto flota sobre las aguas mugrientas. Pero si no te entregas a Mí y desprecias mis consejos creyéndote capaz por ti solo, con certeza te digo que te perderás irremisiblemente.

Si motivado por el miedo y tu egoísmo, piensas renunciar a la lucha en la batalla de tu vida, vana es tu decisión, pues definitivamente la naturaleza te empujará a luchar de un modo o de otro.

Jamás se han de revelar estos secretos a alguien que no ofrezca su amor, o que no esté autodisciplinado, o alguien que no quiere oír o que tan solo pretende discutir.
Leer más...