Seguir por email

Entrada destacada

Las fábulas egipcias y griegas (1 de 8)

DESVELADAS Y REDUCIDAS A UN MISMO PRINCIPIO, CON UNA EXPLICACIÓN DE LOS JEROGLÍFICOS Y DE LA GUERRA DE TROYA   Dom Antoíne-Joseph Pern...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
17 julio 2020

II



Michael Maier, Atalanta Fugiens
"Es deplorable que este pueblo haya sido tan envidioso como para querer ser el único en poseer la Sabiduría, de forma que un pequeño número de entre ellos, lejos de indicar en sus libros el camino sencillo de la Naturaleza, indicó, para desviar a aquellos que querían conocerla, falsedades que la destruyen en lugar de ayudarla y enderezarla. Y como no ignoraban que la sed insaciable de oro domina al hombre, se centraron únicamente, para atraerlo más y apartarlo a su vez del camino sencillo de la Naturaleza (que a mi entender es el único verdadero), para lanzarlo hacia una infinidad de caminos particulares; como decía, pues, se centraron únicamente en el reino mineral y metálico, alegando que el oro no podía hacerse sin oro, del mismo modo que una vaca procede de otra y un caballo, de otro caballo, etcétera. Los fundamentos de esta regla son muy verdaderos; pues a la Naturaleza le es imposible producir oro sin semilla de oro, del mismo modo que le sería también imposible al mejor Filósofo disolverlo filosóficamente, y reducirlo a semilla de oro sin nuestro medio y sin la balanza de la Naturaleza. He aquí la dificultad; se trata, pues, de encontrar el medio que nos proporcionará la entrada de este Palacio cerrado del Rey."


Roguemos a Dios en nosotros mismos para reconocer el medio que permite descubrir la substancia oculta bajo la costra de la tierra extranjera.
XIII: 29’

"Aquel que no os conduzca directamente al domicilio nutricio de la Naturaleza, no sigue el verdadero camino, sino que os aparta de él."

No estamos solos y abandonados en este mundo, basta con que escuchemos la voz que susurra en nuestros corazones y que examinemos atentamente lo que nos viene y lo que se aleja de nosotros, haciendo callar nuestras voluntades y nuestros juicios personales.
XXIII: 14’

"Quisiera también daros un consejo para que podáis conseguir vosotros mismos, sólo después de haber leído algunos autores, cuya sinceridad es notoria, borrar seriamente de vuestro espíritu toda ambición de visitar a los metales crudos y minerales de toda clase; y si os aplicáis, por el contrario, únicamente a las generaciones de la Naturaleza, y a examinarlas, podréis estar perfectamente seguros de haber entrado en la vía real."

Si deseamos la ciencia inmortal, empecemos por estudiar la naturaleza y continuemos imitándola muy de cerca.
XXIII: 56

"El camino que os voy a indicar no os comprometerá en ningún modo a realizar grandes gastos, ni trabajos inútiles como los de los Filósofos; aparte de los gastos ordinarios que estáis obligados a realizar para vuestro mantenimiento, ello no os costará más de dos o tres escudos."

El más pobre es como el más rico en este mundo ante el secreto de Dios. Sin embargo, el pobre no está tentado de dispersarse en las complicaciones onerosas que extravían al rico buscador.
XXI: 1’

"Mi materia no es ni animal, ni vegetal, ni mineral, sino que participa de los tres reinos. Es universal y más frecuente en el mundo que cualquier otra cosa. Debe ser nombrada por simpatía microcósmica y se lo merece."

El Libro no es, pues, ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo es.

¿Cuál es, pues, la cosa que no es ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo ES?
XXXVIII: 14-14’

"Siempre y en todas partes puede ser encontrada, tanto en el fondo de la India como en medio de Roma, tanto de día como de noche, tanto en Verano como en Invierno."

La naturaleza está profundamente sepultada en la tierra y altamente situada en el cielo, pero existe un lugar particular donde es más oculta y más evidente que en parte alguna.
VIII: 47'

"Se puede adquirir con muy poco y gran peligro y ningún mortal puede vivir sin ella. Nunca está en reposo, siempre en acción y en movimiento, nunca expuesta y siempre oculta a la vista."

Aunque nos ofrecieran el cielo y la tierra y toda la creación intermedia, pediríamos siempre Él, Él, Él, porque él es la simiente sin la cual nada sería.
XIV: 37'

"El Mercurio común es un fluido frío, el mío es un fluido caliente. Muchas cosas y muchos trabajos son necesarios para depurarlo, mientras que el mío no exige más que un único trabajo que me es propio. El mío no reside ni se encuentra más que en un solo cuerpo, aunque todo lo que vive bajo el cielo esté celoso de éste. Al final recobra el mismo color que tenía al principio, aunque esté infinitamente exaltado. Está formado por una infinidad de otras materias, de ahí que por su análisis cuando está crudo, nos indica las afinidades que tiene con los tres reinos.

El ignorante tortura la naturaleza por todos los medios y en todos los terrenos.
El que es instruido la descubre por una sola vía y en un solo lugar.

La gracia y el amor nos liberan de las inmundicias y nos unen a Dios en el secreto de la substancia y de la esencia primeras.
V: 39-39'