Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

08 junio 2011

¿Y qué Materia es esta saber quieres?
lo diré por no verte mendigando:
Es substancia salada; es Agua seca
Licor de todo espíritu adorado:
Aceyte no criado, incombustible,
 .../...
Es la llave admirable que abre sola
de la Naturaleza lo cerrado.

Testamento de Hadriano, Hadriano Mynscht

Los hombres y todos los animales tienen en ellos un espíritu activo y vivificante el cual siendo separado de sus cuerpos, no deja más que un cadáver.
Es verdad que es un veneno (el Antimonio), e incluso un veneno de último grado. Pero también, sin veneno, se puede decir que es el remedio de los remedios y el primer tesoro de la vida, aplicado interiormente y tomado interiormente.

El carro triunfal de antimonio, Basilio Valentín

No existe mejor guía ni medio mas seguro que el de un calor suave y continuo para ayudar a la Naturaleza y dar ocasión para que se rompan aquellos lazos donde nuestro Mercurio está como agarrotado.
Con ese mismo Fuego del que se sirve la naturaleza bajo tierra ha de trabajar el arte y de éste modo deberá imitar a la naturaleza. Un Fuego que es vaporoso pero no por eso es ligero, un Fuego que nutre y no devora nada, un Fuego natural pero que ha de ser hecho por el arte, seco, pero que hace llover, húmedo pero que deseca. Un agua que apaga, un agua que lava los cuerpos pero que no moja las manos.
Agua seca y movediza.

Si habéis encontrado la unidad del Único, romped las páginas del Libro y dejadlas volar al viento tarareando una alegre canción.
Si no, no os separéis de ellas ni de día ni de noche hasta que penetren vuestro entendimiento y hasta que os conduzcan al barro que no moja ni mancha nada.

El Mensaje Reencontrado