Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
23 diciembre 2014

 Nicolas Flamel

(Comparativa con 'El Mensaje Reencontrado')

Algunos filósofos también han llamado a nuestra piedra el metal blanco. Es por ello que Ismindrius y Lucas dicen en la Turba: sabed, todos vosotros, los que buscáis nuestra ciencia, que no se hace verdadera tintura sino por nuestro metal blanco, que no es un metal vulgar, pues éste lo consume y lo corrompe todo. A lo que se añade: pero el metal de los filósofos, a todo aquello a lo que es asociado lo vuelve perfecto. Por ello dice Platón: todo oro es metal, pero todo metal no es oro; pues en naturaleza de oro, es más parecido al metal por la pesadez y por la dureza, y en naturaleza de metal sólo es lo que es en naturaleza de oro por la corrupción que hay en la tierra. Pero nuestro metal tiene cuerpo, espíritu y alma, y estas tres cosas no son sino una y la misma cosa, pues espíritu, cuerpo y alma son uno en tanto que este alma es espíritu por uno, de uno, con uno, que es su raíz. Así pues, el metal de los filósofos, es su elixir perfecto y cumplido de espíritu, de cuerpo y de alma. Es por eso que los propios filósofos han dado distintos nombres a su piedra, a fin de que ésta no fuese entendida sino por los sabios y fuese ocultada a los ignorantes: pero por muchos nombres con la que la llamen y por distintos que sean, sin embargo no es sino una y la misma cosa.

La creación depurada manifiesta a Dios en trinidad una y unidad triple.
«Consumir no es matar, cocer no es destruir»
III: 64'

Morien dice a este respecto: hay una piedra oculta, escondida y sepultada en lo más profundo de una fuente vil, abyecta y poco estimada, y está cubierta de heces y excrementos, y aunque no es más que una, se le dan una gran cantidad de nombres. Sobre esto el sabio Morien dice: esta piedra, no piedra, está animada, y tiene la virtud de procrear y de engendrar. Esta piedra es pájaro, y no es piedra ni pájaro. Esta piedra es blanda y toma su principio, su origen y su raza de Saturno o de Marte, Sol o Venus, y si ella es Marte, Sol y Venus. Esta piedra es más resplandeciente y reluciente que todas las demás, incluso que la luna, pues siendo plata, llegará a ser oro, recibiendo distintas especies y formas, como del elemento del agua, del vino, de la sangre, del cristalino, leche, virgen, esperma o semilla de hombre, vinagre, orina de niños, piedra o goma del sol, y su general esplendor. El oropimente constituye el primer elemento. Algunas veces es llamada la piedra predicha, la mar de nuevo purgada y purificada con su azufre. De manera que los filósofos cambian y varían los nombres, porque no quieren manifestar un secreto tal a los locos y a los ignorantes, y envuelven este secreto bajo distintas formas y bajo diversos nombres, para que sólo los sabios puedan descubrirlo y comprenderlo. El mismo Morien añade: nuestra piedra es la confección o composición de nuestro secreto, y en su orden es parecido a la creación del hombre. Pues primero se hace la conjunción, en segundo lugar, la corrupción, en tercer lugar, la impregnación, en cuarto lugar, el alumbramiento y, en quinto lugar, la nutrición. Entiende y sopesa bien las palabras de este filósofo y no volverás a extraviarte del camino de la verdad.

Pero el Señor es misericordioso con sus hijos traviesos, les hará ver al final su salvación y su gloria para que vivan ante él para siempre.
¡Oh, qué misteriosa y segura es la vía del gran Curador, qué poderosa es, qué transformadora y salvadora es!
Por un Sabio juicio de Dios, es como los brutos y los impíos pisotean las perlas de su corona, y los astutos y los codiciosos no pueden verlas en el barro donde están ocultas aquí abajo.
XV: 70-70"

Abre tus ojos, querido lector, observa y comprende que el esperma de los filósofos es un agua viva, y que su tierra es el cuerpo imperfecto; su tierra es llamada madre porque comprende y contiene todos los elementos, y por esta razón, cuando el esperma de mercurio es conjuntado con la tierra del cuerpo imperfecto, entonces, a esta operación se le llama conjunción, pues en ese momento, el cuerpo de tierra, o la tierra del cuerpo imperfecto se disuelve en agua de esperma y se convierte en agua sin ninguna división. También se dice esto en otro lugar: la solución del cuerpo y la congelación del espíritu son dos cosas, pero no consisten más que en una operación, pues el espíritu sólo se congela por la disolución del cuerpo, y el cuerpo sólo se disuelve por la congelación del espíritu. Y cuando el cuerpo y el alma se ajustan y se conjuntan, cada uno de ellos obra en contra de su compañero para hacerlo su semejante. La tierra y el agua nos proporcionan un ejemplo de esto, pues cuando el agua se junta con la tierra, esta agua, por su humedad, se esfuerza en disolver la tierra, y la vuelve más sutil de lo que era antes, la humedece y la vuelve semejante a ella porque es más sutil que la tierra.

Los hombres ignorantes desprecian la tierra y el cielo que les han hecho nacer y que los nutren.
Los hombres Sabios se esfuerzan en unir lo que es bajo con lo que es alto para hacer una sola cosa.
El agua sale de la tierra y vuelve a la tierra hasta que se abre la flor blanca y hasta la maduración del fruto púrpura.
II: 60-60'

El alma hace lo mismo en el cuerpo, y por eso el agua se vuelve espesa con la tierra y se vuelve semejante a ella en cuanto a espesura, porque la tierra es más espesa que el agua. Por esta razón puede concebirse que entre la solución de la tierra y la congelación del espíritu no hay diferencia de tiempo ni ninguna diversidad en la operación, de suerte que una se hace en la otra. Y no se conoce ninguna diferencia de tiempo ni de forma de operar en la conjunción del agua con la tierra, por la misma razón que no se conoce ninguna diferencia de tiempo ni de modo de operar cuando la semilla del hombre se mezcla con el esperma de la hembra en el momento de su conjunción; éstos ya no se vuelven a separar más, y en el orden de la naturaleza tan sólo hay un fin, una vía, una finalidad, una operación. El rey Merlín dijo a este respecto: la conjunción supone la mixtión, y las semillas se mezclan como la leche, lo cual se observa cuando la mixtión es perfecta, y de esta mixtión perfecta se sigue la generación.

El hueso está oculto en la carne, la almendra se encuentra bajo la madera y el germen reposa en el agua nutricia.
«¿Quién separará la luz de las tinieblas?
Y ¿quién manifestará el fuego oculto del Señor?
¿Quién transformará la leche virginal en la consistencia corpórea del Hijo recién nacido?»
I: 26'

De lo que acabamos de decir, a saber, que cuando la tierra se disuelve en polvo negro, comienza a retener mercurio, es necesario entender que es el macho el que ejerce su acción sobre la hembra; es decir, el azot con la tierra. Sobre esto, dice Arisleus en la Turba: los hombres no engendran entre ellos, ni las hembras conciben solas, pues la generación sólo tiene lugar por macho y hembra; y la naturaleza sólo se regocija cuando los machos reciben a las hembras, porque entonces tiene lugar la generación, y no tiene lugar jamás al adjuntar locamente a las naturalezas otras naturalezas extrañas y desemejantes. Une pues a tu hijo Gabertín con su hermana Beya, que es una muchacha fría, dulce y tierna. Gabertín es el macho y Beya la hembra que medra y corrige a Gabertín, porque él ha procedido de ella. Y aunque Gabertín es más cálido que Beya, sin embargo no da lugar a ninguna generación sin Beya; cuando Gabertín se acuesta con Beya, muere prontamente, pues Beya sube sobre él, lo abraza y lo hace enfermar en su vientre, de manera que ya no se vuelve ver nada de Gabertín. Beya ha abrazado a Gabertín con un amor tan vehemente que lo ha concebido y transmutado en su naturaleza, dividiéndolo en diversas partes. He aquí lo que añade además el rey Merlín: lo que en la concepción es como la leche, se transmuta en sangre; lo que es blanco se vuelve negro, y después aparece el rojo resplandeciente.

La tierra pura separada de su muerte.
La luna blanca salida de su sombra.
El sol rojo lavado de sus manchas.
II: 59'

La impregnación se hace cuando la tierra se blanquea por el predominio y gobierno de la naturaleza. El agua mezclada con la tierra crece y se multiplica, y la generación se hace con aumento de nuevo linaje. Entonces conviene lavar y limpiar la tierra ennegrecida y blanquearla con el calor del fuego. Sobre esto dice Haly: toma lo que ha descendido al fondo del vaso, y límpialo y lávalo bien con el calor del fuego hasta que la negrura sea expulsada, así como su espesura y su grasa. Haz también salir, evaporar y resolver toda adición de humedad hasta que se vuelva como una especie de cal muy blanca, sin que aparezca ninguna mancha ni inmundicia. Entonces la tierra es pura y está preparada para recibir el alma. La impregnación, corroborando y confrontando lo que ha sido mudado y cambiado, nos promete, después de la concepción, alguna cosa de una perfección mayor; y aquello que ha sido bien purgado y lavado se liga y conjunta rápidamente en una gran paz.

El sol no puede habitar más que una tierra pura y separada de toda hez.
VII: 12'

El alumbramiento tiene lugar cuando el fermento del alma se ajusta con el cuerpo, es decir, el cuerpo o tierra blanqueada, de manera que de todo ello se hace uno solo, tanto en sustancia como en color. Entonces nuestra piedra nace y es hecha, y tiene una vida perpetua. Pues entonces el espíritu es conjuntado y ajustado con el cuerpo por medio del alma. Es la verdadera composición. Escuchad lo que dice Haly sobre este punto: esto, dice, se hace por putrefacción y matrimonio, y este matrimonio no es otra cosa que mezclar lo sutil con lo espeso, y ajustar e inserir el alma con el cuerpo; y la putrefacción consiste en cocer y asar la tierra, y rociarla hasta que se mezclen y que todo esto sea hecho uno solo. En estas materias no se da más diversidad, variedad ni separación. Entonces la tierra, al ser mezclada con el agua, se esforzará en retener lo espeso, y lo sutil tendrá el deber de purgar el alma con el fuego, a fin de poderlo endurecer y soportar. Del mismo modo, el espíritu nacido de estos cuerpos, se esforzará y deseará ser esparcido con ellos. Ved lo que dice de esto el Rey Merlín:

La cuarta impregnación,
por medio de corrupción,
hace del niño producción.
A lo nacido la vida se ha concedido
y si no ha nacido la vida le es negada.

El Sabio recoge a la madre y la cobija hasta que el niño aparezca a la luz.
II: 51

La nutrición se hace cuando la criatura, al estar fuera del vientre, necesita ser alimentada. El primer alimento es la leche, que debe ser dada con un calor adecuado para que lo que acaba de nacer sea poco a poco confortado y corroborado, y el nutrimiento debe aumentarse a proporción del crecimiento; pues cuanto más se fortifican los huesos, más fácilmente alcanza el niño la juventud y, en consecuencia, más pronto alcanza una edad perfecta de sustancia fuerte y de gran virtud.

Sublime virgen revestida de terror.
Alimento vivo del mundo.
Nodriza del sol.
Santa Madre de los hombres.
III: 78'

Es necesario operar del mismo modo en nuestra obra. Sabed pues que nada puede engendrarse o procrear sin calor; que un exceso de calor consume o hace perecer el compuesto; que el baño demasiado frío expulsa y hace huir lo que le había sido conjuntado, mientras que el calor templado expulsa, por su dulzura, los humores corruptores del cuerpo. Por ello dice Morien: lo que primero ha nacido, es alumbrado y, a continuación, alimentado y mantenido. El fuego supera al agua, y el Fénix administra y abrasa el alimento. Por ello nuestra piedra es llamada El Hijo Nacido, al respecto del cual se dice en la Turba: honrad a vuestro rey, que procede del fuego; coronadle con una diadema e iluminadlo hasta que alcance una edad perfecta. No hagáis que por un excesivo calor arda o huya, pues si lo provocáis con un calor mayor que el necesario, os quitará su régimen y su gobierno. Su padre es el sol, y su madre es la luna. El viento lo lleva en su vientre y la tierra es su nodriza. Es cierto que es alimentado por su propia leche, es decir, del esperma del que ha sido hecho desde el principio. Que sea pues embebido y temperado a menudo, y a menudo y poco a poco de su mercurio, hasta que beba sus compuestos y hasta su suficiencia. Entonces, como dice Haly, el cuerpo hace retener la tintura, y la tintura hace aparecer el color, y el color muestra la tintura, en la que se encuentra la luz, la vida y la naturaleza. Este es el camino corto y recto para llegar a la perfección de nuestra materia, así como al fin de nuestro arte y a la consumación de nuestra obra.

La suavidad del fuego hace brotar el manantial de las estrellas.
¡Oh germinación!
IV: 65'

Por todo lo que acabo de decir, tú puedes, mi querido lector, entender fácilmente las oscuras palabras de los filósofos, y podrás así ver que todos ellos están de acuerdo en este punto, que no hay más medio para operar sabiamente en nuestro arte que el que yo te he declarado. Pues cuando ya tengas la solución del cuerpo y la reducción a su primera materia, a continuación, tendrás su conversión en tierra, así como el blanqueamiento de la tierra negra y la sutilización o mutación en el aire. Pues entonces tiene lugar la destilación de la humedad que está en él; y lo que se eleva y asciende de la tierra se vuelve en naturaleza de aire y la tierra permanece calcinada; y entonces es el fuego de naturaleza. Habrás logrado así la comixtión del alma, del cuerpo y del espíritu, y la conversión o mutación del uno en el otro; a partir de ello toma el compuesto un gran aumento cuya utilidad es más excelente de lo que se pueda imaginar o comprender por ningún razonamiento. Y esto se hace mediante la ayuda del Señor, dispensador único de todos los tesoros y de todas las gracias, el cual, en trinidad, es un único Dios que reina por los siglos de los siglos. Así sea.

FIN

Pág. 3 Inicio
Leer más...
18 diciembre 2014

 Nicolas Flamel

(Comparativa con 'El Mensaje Reencontrado')

Además, algunos filósofos han dicho: si no convertís los cuerpos en mi cuerpo, y no hacéis que las cosas incorporales no tengan cuerpo, no habréis encontrado la regla y el camino de la verdad. Y si los filósofos dicen la verdad es en esta operación, pues en primer lugar el cuerpo se hace y se vuelve agua, de manera que la cosa corporal se hace incorporal, es decir, espíritu; a continuación, en la conjunción, el espíritu, es decir el agua, se hace cuerpo. Y a este sujeto Hermes dice: convierte y cambia las naturalezas y encontrarás aquello que buscas. Lo cual es cierto, pues en nuestro arte hacemos, en primer lugar, de una cosa espesa una cosa sutil, es decir, del cuerpo hacemos agua, después de lo cual, de una cosa húmeda hacemos una cosa seca, a saber, del agua hacemos tierra, y de este modo cambiamos y convertimos las naturalezas, pues de una cosa corporal hacemos una cosa espiritual, y de una cosa espiritual hacemos una cosa corporal. Esto es lo que dice el mismo Hermes: nuestra obra consiste en la conversión y el cambio de los cuerpos de un ser a otro ser, de una cosa en otra cosa, de debilidad en fuerza, de grosura y espesura en tenuidad y blandura, de corporalidad en espiritualidad, del mismo modo que la semilla del hombre al estar en la matriz de la hembra da lugar, por conjunción natural, a la mutación y cambio de una cosa en otra cosa, hasta que es formado el hombre perfecto; pues como dice Aristóteles, toda generación se hace de cosas convenientes en naturaleza, y esto es constante, incluso en la generación de los metales. Por ello dicen los filósofos: no hagas entrar en él ninguna cosa extraña, ni polvo, ni agua ni ninguna otra cosa, pues si entra alguna cosa heterogénea y de naturaleza distinta, lo corromperá y lo destruirá por completo. Cosa que confirma el rey Aros diciendo: que no sea aglutinado sino con su noble azufre, el cual le es semejante al ser de él.

Dios puede liberar nuestra vida del barro que la aprieta por todas partes y que la ahoga hasta la muerte.
Sólo él puede fecundarla y conducirla hasta la perfección de una generación infinita.
Extraer el perfume y rechazar el veneno.
Reducir la tierra en agua y rehacer el agua en tierra.
Cocer el esperma y la simiente hasta el alumbramiento del sol perfectísimo.
V: 89-89'

Después de esto hacemos que lo que está arriba sea lo mismo que lo que está abajo, es decir, que el espíritu sea hecho cuerpo, y que el cuerpo sea hecho espíritu, como ya se dijo en el comienzo de nuestra obra, y como se observa en la sublimación; pues entonces lo que está debajo es como lo que está arriba, y al contrario, y todo se convierte en tierra. Y por esta razón Hermes dice: lo que está encima por sublimación es como lo que está abajo por descensión; y lo que está abajo por constipación es como lo que está arriba por ascensión, para preparar cosas milagrosas de una cosa.

Antes de ser separados, la tierra y el cielo no formaban más que una sola cosa. Así, uniéndolos de nuevo, formaremos la cosa única del comienzo de los comienzos.
XXIII: 46'

El agua y la tierra están en el lugar bajo; el aire y el fuego suben hacia lo alto. El agua y la tierra conciben y nutren, el aire y el fuego actúan, ajustan y conjuntan, y los cuatro, en nuestra piedra, convienen y concuerdan, tal y como nos lo enseña Senior al decirnos que los cuatro elementos son purificados en nuestra piedra: pues en ella el agua es fija, el aire es tranquilo, la tierra es firme y el fuego lo envuelve todo. Estas cuatro naturalezas, repugnantes entre ellas, están en la piedra y son engendradas por ella. Es pues manifiesto por lo que acabamos de decir que nuestra piedra está compuesta por los cuatro elementos.

La cruz une el fuego y la tierra que están en el centro, y el círculo une el aire y el agua que los rodean.
Todo lo que va al cielo parte del pie de la cruz, y todo lo que va a la tierra proviene del cielo más elevado.
VI: 5-5'

Todos los filósofos han dicho que nuestra piedra es de los cuatro elementos, que contienen cuerpo, alma y espíritu, y afirman que estas tres cosas son de una naturaleza y de una materia, y que son con una agua y una raíz. Ciertamente nos dicen la verdad, porque toda nuestra obra se hace con nuestra agua, y de ella, en ella y por ella son todas las cosas necesarias; pues esta agua disuelve los cuerpos, mas no por solución vulgar y común, como piensan los ignorantes al creer que las nubes fundentes se convierten en agua, sino a partir de una solución verdaderamente filosófica, convirtiéndose en una agua untuosa y aglutinada, a partir de la cual son procreados los cuerpos. Por ello dice Sócrates: la vida de toda cosa es el agua, pues esta agua da lugar a la disolución del cuerpo y del espíritu, y de una cosa muerta hace una cosa viva. Es el vinagre más fuerte y más agrio que el agrio. Cocedlo hasta que se haga espeso, pero cuidad que el vinagre no se convierta en humo y que no se pierda ni se evapore totalmente. Además esta misma agua transforma y convierte los cuerpos en cenizas, los pulveriza y los incinera. Escuchad lo que dice sobre esto el rey Martas: nuestra agua congela los cuerpos y los vuelve negros, y esta agua limpia todos los cuerpos expulsando toda negrura, tiñe toda materia blanca y la hace roja.

¡Oh, fuego fluyente que disuelve y coagula, nuestro Señor fecundante!
VIII: 46' 


Devuelve a todas las cosas muertas una vida perpetua, y por esta razón es estimada y exaltada, pues entre todas las cosas es ella la que hace las más grandes y las más maravillosas operaciones. Morien dice: el azot y el fuego blanquean el latón y expulsan toda oscuridad. El latón es un cuerpo impuro y sucio, pero el azot es mercurio. Además, esta agua conjunta diversos cuerpos después de haber sido preparados, y esta conjunción es tal que ni el calor del fuego puede superarla. Esta misma agua da lugar al matrimonio entre el cuerpo y el fermento, los cambia de uno en otro y los preserva de la combustión del fuego, pues la tierra, al ser calcinada y blanqueada, se eleva hacia lo alto y se vuelve espiritual y de naturaleza de aire, por medio de lo cual se vuelve en una cosa espiritual y aérea, incorruptible y penetrante. Sobre lo cual dice Hermes: el agua del aire, existiendo entre el cielo y la tierra, es la vida de todas las cosas, pues es la mediadora entre el fuego y el agua por el calor y por su humedad. Por su calor, es más cercana al fuego, y por su humedad es más cercana al agua, por lo cual se da el matrimonio entre el macho y la hembra, pues el espíritu, por su sutileza, tiene conformidad con el aire. Así pues el agua del aire vivifica la muerte, produce el matrimonio y garantiza la composición de la combustión del fuego. Y por esta razón los filósofos dicen: convertid el agua en aire para que la vida sea hecha con la vida, porque ella es vida y espíritu cuando entra.

Ciertamente, la salvación de Dios que anunciamos y proponemos a los hombres exiliados, parece increíble por ser demasiado hermosa y demasiado pura en este mundo oscurecido por la muerte.
Así, los inteligentes la rechazan, riendo sarcásticamente según su llana y ciega razón. Sólo los simples y los inocentes pueden recibirla, pues no obstaculizan el milagro renovado de Dios.
XXXVI: 17-17'

Así pues, nuestra agua sublima los cuerpos, pero no por sublimación vulgar, como creen los ignorantes al pensar que nuestra sublimación asciende hacia lo alto, por lo que toman los cuerpos calcinados y los mezclan con espíritus sublimados como el azufre, el mercurio, el agua, la sal amoniacal y el arsénico y los unen, de manera que a fuerza de fuego producen una sublimación tal que los cuerpos ascienden junto con los espíritus, y entonces dicen que los espíritus y los cuerpos son sublimados, purgados y purificados de todas sus superfluidades; pero están equivocados, pues después de su sublimación, lo encuentran todo más impuro que antes, porque el arte es más débil que la naturaleza. Alberto el Grande, en su libro de los Minerales, dice a este respecto: cuando los humores extraños son purgados de la sustancia del azufre por el artificio de la naturaleza, el arte no los puede volver a purgar más, porque el artificio de la naturaleza es más sutil que el del arte. Es por ello que nuestra sublimación es la propia de los filósofos, por la cual de una cosa pequeña y corrupta obtenemos una cosa grande, pura, perfecta y excelentísima. Cuando decimos: esto ha crecido en dignidad, es lo mismo que cuando decimos: los cuerpos son sublimados, es decir, sutilizados y cambiados en otra naturaleza. De modo que sublimar es la misma cosa que sutilizar, cosa que nuestra agua hace perfectamente. Sobre esto Morien ha dicho: nuestra agua expulsa la hediondez del cuerpo muerto, en el cual ya no hay alma; y cuando esta agua habrá blanqueado al alma y la habrá sublimado conservando el cuerpo, expulsa de este cuerpo todos los malos olores.

La verdadera sabiduría no consiste en vivir, cual ciego prudente, una vida transitoria en este mundo mezclado; es más bien buscar, descubrir y comer la vida purgada de la muerte a fin de volverse como ella, inmortal y puro.
XVIII: 22

Tomad, dice Arquímedes, la materia de sus propias minas, y sublimadla en sus lugares altos, enviadla hasta lo más alto de sus montañas y reducidla a sus raíces. Pues sublimar no es sino sutilizar una materia gruesa. Sobre esto dice Hermes: sublima sutilmente e ingeniosamente, y separa lo sutil de lo espeso; pues desde la tierra asciende hasta el cielo y a continuación vuelve a descender hasta la tierra, a fin de penetrar en los inferiores de gravedad y de pesadez, para permanecer y detenerse en ellos. Entiende pues de este modo la sublimación de los filósofos, pues en esto son muchos los que han errado.

Cuando no se puede enmendar el árbol estéril, el fuego lo devuelve a las cenizas nutritivas y al agua fecundante.
La única perfección es ascenso, descenso y reposo.
XI: 54-54'

Además, nuestra agua mortifica los cuerpos, los vivifica, los dirige hacia occidente y después los hace regresar a oriente. Hace aparecer los colores negros en la mortificación cuando estos cuerpos se convierten en tierra por medio de la putrefacción. Después de esto muchos y diversos colores aparecen antes del blanqueamiento, pero su fin es la blancura, que es estable y permanente. Pues del mismo modo que un grano de fermento al ser sembrado en tierra, si se pudre y se mortifica en ella, produce muchos otros granos, y por el contrario, no produce nada si no muere en ella, de la misma manera, las semillas de todas las cosas que nacen y crecen en la tierra se cambian y se pudren; y si la corrupción se introduce en ellas, pronto germinan y se multiplican en una semilla semejante a aquella de la que han extraído sus raíces y sus principios. Lo mismo sucede con nuestra agua: se nutre, se pudre y se corrompe, y a continuación germina, resucita y se vivifica por sí misma. Calib dice a este respecto: al ver que el agua se congelaba por sí misma, comprendí que la ciencia era cierta, y creí por este signo que el secreto era verdadero. Coced pues esta agua con su cuerpo, hasta que su humedad sea desecada por el fuego, y seguid desecando de este modo hasta que pueda reconocerse que ha recogido sus espíritus y que ha cumplido su permanencia en la raíz de su elemento, cosa que sucederá cuando hayas mortificado el cuerpo blanco y tierno; entonces el agua será espiritual y tendrá en ella el poder de convertir las naturalezas en otras naturalezas, e incluso podrá vivificar los cuerpos muertos haciéndolos germinar y fructificar.

Toda humedad será expulsada de la tierra y el fuego consumirá la mugre inmunda hasta que la sal virginal aparezca, a la que se devolverá el agua celeste para formar el nuevo mundo de Dios.
«¿Quién nos hará oír esta palabra del comienzo y del fin de los tiempos?
¿Quién nos mostrará el germen desnudado de la creación perfecta del Señor?»
II: 83'

Además de todo esto, nuestra agua es de diversos y admirables colores que aparecen y se muestran en tan gran número que resulta imposible imaginarlo. Es entonces cuando el espíritu se ajusta con el cuerpo por medio del alma. El espíritu es también la ligadura del alma, y el alma extraída y sacada de los cuerpos es la tintura del agua. Sobre esto dice Senior: en el agua se encuentra la tintura de las tinturas, cuya agua huye del paño por desecación, y la tintura propia permanece en él por impresión. Es además esta agua o alma la que aporta la tintura o el mar sobre la tierra blanca, alterada y foliada en espuma. Hermes llama a esta agua El agua de la espuma de oro o flor de azafrán, porque tiñe la tierra calcinada. Por ello, dice, sembrad el oro en tierra blanca foliada. De aquí se procede a la obtención del agua espiritual, y el alma permanece con el cuerpo, y esta agua espiritual es la tintura del sol. Esta alma es como un vapor sutil que sólo se muestra por sus efectos, y su acción es una manifestación de colores; y el fuego se engendra del fuego y se nutre en el fuego, y es el hijo del fuego, y por ello es necesario que regrese al fuego para que no tema más al fuego, del mismo modo que el niño regresa a los pechos de su madre.

«Nada de mugre dentro, pero tampoco nada de mugre fuera». Más vale un santo purificado recubierto de barro que un malvado perfumado lleno de inmundicia, sin embargo, el Sabio se mantiene nítido por dentro y por fuera.
Todo ha venido del rojo para ir al negro, pasando por el amarillo y el blanco. Todo volverá al rojo partiendo del negro y pasando por el blanco y el amarillo.
XXVI: 41-41'

Pág. 2 Inicio Pág. 4
Leer más...
14 diciembre 2014

IX


Para mantenerse en la plenitud, ¡cuánto mejor detenerse a tiempo!

Si continúas afilando y usando la espada, no durará mucho tiempo su filo.

Si llenas tu casa de oro y jade, no podrás protegerla continuamente.

Si acumulas riquezas y honores, sólo cosecharás calamidades.

Esta es la Ley del Cielo:

¡Retírate una vez realizada tu labor!

Lao Tse


Todo lo que viene del cielo y no es recibido por los hombres yerra sobre la tierra y se desborda sobre la naturaleza.
La bendición que no es recibida y absorbida se desborda y se convierte en maldición para los ingratos.

El Mensaje Reencontrado XXX: 3-3'

Leer más...
10 diciembre 2014

 Nicolas Flamel

(Comparativa con 'El Mensaje Reencontrado')

QUINTA PALABRA DE LOS FILÓSOFOS


Pasemos ahora a la segunda composición, que enseña el peso y muestra como teñir y vivificar la primera composición. Por ello dice Calib: nadie ha podido hasta el presente, ni podrá jamás, teñir la tierra foliada si no es a partir del oro. Es por lo que Hermes dice: sembrad vuestro oro en tierra blanca foliada, la cual está hecha por calcinación de naturaleza de fuego sutil y de naturaleza de aire. Sembremos pues el oro en esta tierra cuando añadamos la tintura de oro; pero ni por sí mismo ni por su propia virtud el oro puede teñir perfectamente a otro cuerpo si, por el arte, no ha sido él mismo perfeccionado. Por ello dice Morien: aunque nuestra piedra tenga ya en sí misma la tintura, sin embargo, el oro en cuerpo no tiene en sí mismo movimiento si antes no recibe una mayor perfección por el arte y por cierta operación. Geber, en el libro de las Raíces dice también: la operación se hace para que la tintura del oro sea mejorada y perfeccionada más de lo que lo es por sí misma en su propia naturaleza; y para que sea hecho el elixir, según la alegoría o el lenguaje oscuro de los sabios; debe hacerse confitura compuesta de especie de piedra, y debe ser hecha una medicina para curar, purgar y transformar o transmutar todos los cuerpos en verdadera luna. Pero para saber si necesitamos sólo oro, y no ningún otro cuerpo, escuchemos a Hermes, que nos dice: en la primera composición, su padre es el sol y su madre es la luna: el padre es cálido y seco, engendrando tintura, y su madre es fría y húmeda, alimentando a quien ha sido engendrado. Por esta razón, el sol y la luna son por sí mismos y por su propia naturaleza difíciles de fundir; y al ser conjuntados como si se soldara oro, se disuelven rápidamente. Por ello María dice: toma el cuerpo, lanza sobre él mercurio claro, que no se obtiene ni se retiene sino por putrefacción; toma también la tintura del espíritu y aproxímala al fuego hasta que todo se funda, y vierte también sobre él a su hembra, que es la luna. Pues si uno de ellos es teñido en nuestra piedra, la medicina jamás fundirá fácilmente, no se volverá líquida y no dará ninguna tintura; y el mercurio huirá y se irá en forma de humo porque no tendrá en él el cuerpo apropiado para recibir la tintura. Pues el principal secreto consiste en tener la medicina antes de que el mercurio se vuelva huidizo por licuefacción. Es cierto que la conjunción de estos dos cuerpos es necesaria en nuestra obra, pues como dice Geber en el Libro Perfecto del Arte: es el más precioso de los metales, porque es la tintura del rojo, que transmuta todos los cuerpos y en tanto que es la levadura que convierte toda la pasta en su naturaleza, conviene cocerla; es el alma que une al espíritu con el cuerpo; pues así como el cuerpo humano carente de alma está muerto e inmóvil, igual sucede con el cuerpo, que permanece impuro sin la levadura, que es su alma; pues la levadura del cuerpo preparado convierte a su naturaleza toda la pasta, y no hay más levadura que las cosas próximas al sol y a la luna dominando sobre los demás planetas. De manera parecida, estos dos cuerpos dominan sobre los demás cuerpos y los convierten a su propia naturaleza, por lo que son llamados fermento o levadura; pues sin este fermento, las gomas no pueden medrar ni corregirse, como escribe Meridius diciendo: esto no puede medrar ni corregirse si antes no es sutilizado por arte y por operación. Y sobre esto dice Hermes: hijo mío, extrae y atrae la propia sombra de los rayos del sol, es decir, la terrestreidad o naturaleza terrestre. Así la preparación o sutilización del fermento o levadura nos es necesaria, como podemos comprender por el símil de un niño, el cual, en cuanto a su creación, nace perfecto, pero no puede alcanzar la perfección de operación o de vida si primeramente no es alimentado con un poco de leche, y si después no se le continúa dando leche aumentando poco a poco y de forma prudente su nutrición. Esto es lo que debemos hacer a la espera de nuestra piedra. Toma pues, en el nombre de Dios, la cuarta parte del fermento del sol, es decir una parte de este fermento y tres partes del cuerpo imperfecto, a saber, de la luna, y disuelve el fermento hasta que sea hecho como el cuerpo imperfecto. Que el vaso sea tapado firmemente según convenga, y que todas las cosas sean preparadas según las recomendaciones de Hermes cuando dice: toma al comienzo de tu obra partes recientes e iguales de la premixtión; mézclalo todo junto y ponlo al fuego hasta que sean conjuntados como en un matrimonio, de manera que la concepción tenga lugar en ellos en el fondo del vaso, y la generación de la cosa engendrada tenga lugar en el aire. Esto es lo que hace decir a Morien: al principio haz que la luz roja reciba y tome el humo blanco, en un vaso, por firme conjunción, sin que nada pueda exhalarse.

El amor se apoderará de la virtud del sol y la multiplicará hasta el reposo del Señor último.
III: 5'

SEXTA PALABRA DE LOS FILÓSOFOS


La sexta palabra de los filósofos tendrá lugar cuando tú conjuntarás la cuarta parte del fermento sutilizado con tres partes de la tierra blanqueada, y después la imbibirás con su propia agua como antes; cuécelo a menudo, y por reiteración, hasta que estos dos cuerpos den lugar a uno solo sin ninguna diferencia de color. A este sujeto Morien dice: cuando el cuerpo blanco será calcinado, pon en su interior la cuarta parte del fermento del oro; pues el fermento, a saber, el oro, es como la levadura del pan, que convierte a su propia naturaleza toda la masa de la pasta. Cuécela pues en su propia agua hasta que sea hecho una cosa y un cuerpo seco. Pues, como dice María: cuando el aire le tocará y le golpeará, le congelará, y será hecho un cuerpo; aquí reside el secreto. Sabe que cuando le das el fermento a su cuerpo, lo que tú le das es su alma. Esto es también lo que dice Morien: si tu no pones e introduces el cuerpo lavado hasta el fondo, si no lo vuelves blanco y no pones en él el alma, entonces no has aprendido nada en este secreto. Es necesario pues hacer comixtión del fermento con el cuerpo puro y limpio, y no con un cuerpo sucio e impuro. Pues, como dice Bafius, estos cuerpos no pueden recibirse ni mezclarse si antes no han sido limpiados y bien purgados; porque el cuerpo no recibe el espíritu, ni el espíritu recibe el cuerpo, de suerte que lo espiritual no se vuelve corporal ni lo corporal espiritual si antes de su comixtión no han sido bien limpiados y perfectamente purificados de toda mácula y de toda impureza; pero cuando han sido bien limpiados y bien purgados, el espíritu abraza instantáneamente al cuerpo, y el cuerpo abraza parecidamente al espíritu, y por su abrazo mutuo tiene lugar una perfecta operación de la obra.
La alteración se hace también por naturaleza, y lo que es espeso y grosero se vuelve sutil y tenue. Es lo que también dice Ascanius en la Turba: el espíritu no se une al cuerpo hasta que el cuerpo está perfectamente purgado y limpio de su inmundicia y de sus máculas.

La verdadera sabiduría consiste en separar lo que es bueno de lo que es malo y en unir lo que es bueno con lo que es mejor.
El agua y el fuego purgan la creación mixta hasta la estrella de la renovación y hasta el sol del acabamiento.
I: 45-45' 

En el momento de la conjunción, se ven aparecer muchas cosas milagrosas. Entonces el cuerpo imperfecto, mediando el fermento, toma un color firme y permanente, y este fermento es el alma del cuerpo imperfecto: y el espíritu, por medio del alma, se une con el cuerpo y se convierte con él en el color del fermento, que se hace una sola cosa con ellos. Este dulce elixir, como dice Avicena, se tiñe con su propia tintura, se hunde y se sumerge en su aceite, y se fija con su cal, de la cual nosotros hemos encontrado el agua, que es la plata viva entre los minerales, y su aceite es el azufre o arsénico; pero en los minerales, la operación es aún mejor, más abundante y más sutil. María dice también de estas ruedas o mutaciones: en esta obra no hay sino cosas maravillosas, pues entran en ella cuatro piedras, de las cuales un rey sustenta el régimen y el gobierno. Y así se hace manifiesto a aquellos que son de entendimiento sutil y que pesan las palabras de los filósofos, de tal modo que lo que éstos han escrito tan oscuramente, se encuentra por fin aclarado; pues dicen que nuestra piedra está compuesta de cuatro elementos, y la han comparado con los elementos.

Si juntamos lo más bajo con lo más alto por mediación de lo más medio, obtendremos el origen y el fin de todo lo que ha sido, de todo lo que es y de todo lo que será.
XXXII: 26

Nos han mostrado que hay cuatro elementos en nuestra piedra; pues, como dice Rasis: todas las cosas que están bajo el cielo de la luna y que el soberano creador ha creado, participan de los cuatro elementos; no se trata de que estos cuatro elementos sean aparentes a la vista, sino que son conocidos por sus efectos; pues la piedra es una sola cosa, una sola sustancia, una raíz, una naturaleza, según nos lo enseña Hermes diciendo: comienza en el nombre de Dios, y conoce la naturaleza de nuestra piedra, pues ésta procede de la raíz de su materia, porque es de esta raíz y en esta raíz, y nada entra en ella que no proceda de ella y que no haya salido de ella. En efecto, nada conviene a una cosa sino lo que está más próximo a su naturaleza, porque cada cosa ama a su semejante. Por ello dice Platón: es una sustancia y una esencia, y no son sino una sola cosa, cálido y seco, frío y húmedo; por eso se le llama Pequeño Mundo, porque de él, con él y por él son todos los metales; y es parecido a un árbol, del cual son las ramas, las hojas, las flores y los frutos, y son de él, en él, con él y por él. Es constante que ninguna cosa se engendra sino de su semejante o de cosa parecida a su especie y que le es homogénea, quiero decir, de una misma naturaleza. De este modo, tal cosa no es sino una y semejante, y no diversa y dividida; pero los filósofos han dado a esta piedra los nombres de las cosas corporales de todas las especies. Es por ello, dice Pitágoras, que esta piedra es llamada con todos los nombres, la cual, sin embargo, no tiene sino un único nombre que le es propio.

Nuestra vida está eternamente preñada de Dios.
¿Quien le hará aparecer antes del término de la muerte y de la resurrección del gran mundo?
«La hermana liberará a la hermana, y el niño misterioso nacerá de la única madre".
IV: 96'

Por diversos nombres es llamada esta luna,
y sin embargo su naturaleza es una sola.

Esta luna, alma y agua, es llamada con muchos nombres, aunque sólo tiene un nombre verdadero. Pero, como dice Perrier: abandonad la pluralidad de nombres oscuros y tenebrosos; pues esto no es sino una naturaleza que sobrepasa a todas las cosas, y no se trata en absoluto de diversas naturalezas. Verdaderamente sólo hay una naturaleza que germina y se multiplica por sí misma. Es por lo que, como dice Diomedes, debemos entender que la naturaleza no medra ni se corrige más que en su propia naturaleza, en la que nosotros no debemos introducir ninguna cosa heterogénea o extraña, incapaz de hacerla medrar o de corregirla; sino que debemos dejarle a ella misma, como acabo de decir, germinarse y multiplicarse, como nos lo enseña María cuando nos dice: Kibrit blanco y cal húmeda, que no son sino una misma cosa y de una misma raíz, son las raíces de este arte; y los filósofos han llamado a estas cosas con muchos nombres, a pesar de lo cual no se trata sino de una y la misma cosa. Cosa que confirma Morien al decir: os digo la verdad, nada ha inducido tanto a error a los nuevos filósofos como la pluralidad de nombres; pero sabed que estos nombres sólo son los colores que aparecen en la conjunción; y sabiendo esto no erraréis en la vía de la obra. Pues, en fin, aunque los filósofos hayan multiplicado los nombres y sus sentencias, sin embargo no entienden sino una sola cosa, una sola vía, un medio de operar y una demostración de colores, y notad que esta diversidad de colores sólo aparece y se muestra en el momento de la conjunción del alma con el cuerpo. Solamente una vez, dice Morien, el fuego renueva en sí diversos colores. Los filósofos también han dicho que nuestra piedra está compuesta de cuerpo, de alma y de espíritu, y han dicho la verdad, porque el cuerpo, de por sí imperfecto, es un cuerpo grave, pesado, informe, enfermo y muerto.

El Sabio desliga el mundo suavemente, separa y une una sola cosa conforme a la naturaleza.
X: 45

El agua es el espíritu que purga, sutiliza y blanquea al cuerpo. El fermento es el alma que dona al cuerpo imperfecto la vida, de la que antes carecía, concediéndole una mejor y más excelente forma. El cuerpo es Venus y es mujer; y el espíritu es Mercurio. Por ello dice Morien: no puede haber mercurio si no es de los cuerpos disueltos por licuefacción, pero no por una licuefacción vulgar y común, sino por aquella que se mantiene permanente hasta que el marido y la esposa se unen, cosa que dura hasta el blanco o blanqueamiento; y notad que el cuerpo es enteramente liquificado y fundido cuando la negrura aparece en la cocción. Por ello dice Bonelus: cuando veáis que la negrura es eminente y que empieza a aparecer sobre el agua, sabed que entonces el cuerpo ya está liquificado y disuelto. Cocedlo en su propia agua con un calor moderado, hasta que se deseque con el vapor semejante, y se hará una cosa que introducirá en sí la perfección; pero el espíritu convierte en sí el cuerpo sublimado y penetrado, y a causa de ello es llamado agua de vida, agua permanente y penetrante. Es por lo que, según dice Dardarius en la Turba, Mercurio es el agua permanente, sin la cual nada se hace; pues su virtud es una sangre espiritual unida con el cuerpo que ella cambia en espíritu por la mixtión que tiene lugar entre ellos; y al ser reducidos en uno, se cambian el uno y el otro; pues el cuerpo incorpora al espíritu, y el espíritu transmuta el cuerpo en espíritu, lo tiñe y lo colorea como la sangre; porque todo lo que tiene espíritu también tiene sangre, y la sangre es un humor espiritual que conforta la naturaleza. Y sabed que cuanto más sea cocido y temperado el cuerpo, o lavado en su propio humor, más claro y mejor aparecerá. Pues, como dice Morien, no hay nada que pueda desprender al latón de su sombra a no ser el azot al ser cocido con él, hasta volverlo coloreado y blanco como los ojos de pescado; pues entonces espera que su virtud sea transmutada en la naturaleza de su fermento.

El oro divino es el cuerpo más realizado del mundo. ¿Quién sabrá lavarlo?
Y ¿quién sabrá cocerlo?
La ayuda aportada a la humanidad es un bálsamo derramado sobre uno mismo.
X: 36-36'

Pero notad que el fermento es el agua fija que tiñe y colorea la piedra, la vivifica, la abraza y la retiene. Por ello dice María: el cuerpo fijo es de la materia de Saturno, comprendiendo digestión y separación de tinturas y de colores, y sin este cuerpo fijo nuestro secreto no muestra ningún efecto, hasta que el sol y la luna se conjuntan en un sólo cuerpo; pues como dice Euclides, el artificio de este arte consiste solamente en el sol y mercurio, que al ser ajustados y unidos tienen una tintura infinita; porque en la obra se adquiere un color mezclado y expandido en cosa blanca, y en gran parte se convierte del blanco a color citrino, cosa que puede probarse vertiendo sangre en la leche y en el agua. Así pues, como el fuego ya ha sido mezclado con el agua, serán cuatro. A continuación haz que todo esto advenga en uno y obtendrás así lo que buscabas; pues entonces un cuerpo será hecho fuego débil y no débil, y la paz estará sobre él; pero desde el comienzo hasta el fin, la preparación de estas cosas es la loable agua fija; pues muestra manifiestamente su tintura en su proyección, y es la mediatriz o la cosa mediana entre las cosas contrarias, y ella misma es el comienzo, el medio y el fin, o la cosa primera, media y final. Quien entiende esto comprende la doctrina de los sabios.

El agua de la tierra y la tierra del agua, he aquí el misterio del Señor encarnado en la sangre y en la carne del mundo.
II: 85'

Pág. 1
Pág. 3
Leer más...
04 diciembre 2014

 Nicolas Flamel

(Comparativa con 'El Mensaje Reencontrado')



Este tesoro de la filosofía nos muestra la santidad de aquél de quien son y a quien pertenecen todas las cosas, el cielo, la tierra y el mar, y todas las demás cosas que han sido creadas. De Él proceden todos los tesoros de la sabiduría, y Él solo es el creador de todas las cosas, aquél que de la nada ha tenido el poder de extraer todas las cosas, ligando y uniendo las cosas heterogéneas con las homogéneas, acordándolas a pesar de su diferencia. Por su bondad ha querido, con ciertas medicinas, devolver la salud a las criaturas enfermas y dar la perfección a las cosas imperfectas. Es lo que los sabios o los antiguos filósofos han comprendido perfectamente, y esto por dos medios, tal y como lo han escrito en sus libros.



La miseria, la enfermedad, la vejez, la duda y la muerte tendrían que precipitarnos en los brazos del que nos propone la riqueza, la salud, la juventud, el conocimiento y la vida.
VIII: 57

De estos dos medios uno es cierto y el otro es falso: y el verdadero está escrito en términos oscuros para no ser entendido más que por los sabios, queriendo esconder su ciencia a los necios que habrían podido hacer de ella un mal uso.

Dios se burla de los sabios del mundo de manera inaudita.
Dios posee el don del humor perfecto. Se ríe de los orgullosos, de los astutos y de los codiciosos.
V: 50' - 51 

Sabed pues, que nuestra ciencia consiste en el conocimiento de los cuatro elementos, cuyas cualidades son cambiadas recíprocamente las unas en las otras, y respecto a lo cual los filósofos muestran una opinión parecida. Sabed además que en todas las cosas que han sido creadas por debajo de los cielos, se encuentran cuatro elementos que no se muestran a la vista pero que en efecto existen. Por su medio, bajo el color de la doctrina elementaria, los filósofos han enseñado su ciencia, aparentando que entienden por los cuatro elementos muchas cosas distintas, como sangre, pelos, cabellos, huevos, orinas y otras materias, que yo no he tenido en cuenta al entender sus escritos.

Los cuatro elementos forman el alfabeto con el que Dios enseña a los hombres clarividentes.
V: 49'

He reconocido en ellos la verdadera materia, o esperma y semilla de todos los metales, y qué cosa significa que el mercurio es cocido y congelado en el vientre de la tierra por el calor del azufre, que lo ha cocido por su propia virtud, y a partir de la multiplicación del cual diferentes metales son procreados y producidos en el interior de la tierra, pues su semilla o materia es similar mientras que los diversos metales son diversos por una acción accidental, a saber, por la cocción o nutrimiento mayor o menor, más o menos temperado, más o menos ardiente, cosa que los filósofos afirman de común acuerdo. Pues es cierto que todas las cosas son de aquello en lo que se resuelven por su disolución, como puede verse por el hielo que, cuando se encuentra en forma de agua, se resuelve en agua por la acción del calor. Si es manifiesto que el hielo, siendo agua, se convierte en agua, del mismo modo los metales, que en sus principios han sido mercurio, se convertirán en mercurio, cosa que demostraré en el presente discurso.

Los que reciben el mensaje en su corazón son los supervivientes del mundo que agoniza. La desgracia se alejará de ellos y el desespero ya no les alcanzará.
XXXVI: 74

Una vez supuesto esto, resolveremos fácilmente el argumento de Aristóteles, que en el Libro de los Meteoros dice: Saben todos los artistas que las especies de los metales no se pueden transmutar si no son reducidos a su primera materia, reducción de la que hablaremos a continuación.

La multiplicación de los metales es fácil, pero no su transmutación, pues toda cosa que nace en la tierra y crece en ella, se multiplica; esto se ve en las plantas, los árboles y los animales, pues de un grano se engendran mil granos, de un árbol surgen miles de ramas o, mejor dicho, una infinidad de otros árboles, y de un solo hombre ha tenido lugar la procreación de todo el género humano.

Basta con que el labrador labre, pues Dios es quien siembra, riega, hace germinar, florecer, fructificar y quien multiplica la simiente.
XV: 49'

Así pues, todas las cosas se aumentan y se multiplican en su especie, por lo que de la misma manera el metal puede aumentarse y multiplicarse, sin ninguna diferencia respecto el resto de cosas. Aristóteles se pregunta si este aumento y multiplicación tiene lugar en las minas naturales o artificiales. Siendo constante que todos los metales nacen y crecen en la tierra, es posible que tenga lugar en ellos un aumento y una multiplicación hasta el infinito. Pero esto no puede hacerse sino a partir de aquello que es perfecto en la luna u orden de los metales, en la generación y perfección de los cuales está la perfecta medicina, que es el elixir de los filósofos, y que no puede llegarse a hacer sino por un medio próximo o cosa interpuesta, puesto que no hay movimiento de una extremidad a otra extremidad sino por un medio que le es cercano. Yo he conocido la naturaleza de este medio o cosa mediadora, la cual contiene las extremidades, que son el azufre y el mercurio. Del uno y del otro se hace y se cumple el elixir por la cosa mediadora, la cual debe ser naturalmente purificada, más cocida, mejor digerida, mejor, más perfecta y, en consecuencia, más próxima.

La espiritualización del cuerpo hace aparecer el agua y el aire que nos animan y mantienen.
La corporificación del espíritu engendra la tierra y el fuego que nos sostienen y multiplican.
¿Quién pesará la parte de cada cosa?
El hombre sin la mujer es como una piedra en el fondo desecado de un torrente, y la mujer sin el hombre es como una nube extraviada sobre el mar.
«¿Quién hará la unión de los contrarios por medio de lo semejante?»
VIII: 1-1'

Así pues, querido lector, guárdate de errar y faltar, pues el hombre sólo recogerá en función de lo que haya sembrado. Observa pues entre tanto lo que es la piedra de los filósofos, y conoce los medios por los cuales es posible llegarla a hacer. Recuerda siempre que nada extraño se adjunta ni se añade a su composición, y que, por el contrario, rechaza las cosas superfluas; y que nada no conviene a nuestro secreto sino lo que es próximo a su naturaleza. Acabo pues de explicarte las sentencias y los dichos que los antiguos nos legaron con palabras oscuras y ocultas bajo enigmas y bajo parábolas. Y lo he hecho a fin de que juzgues que he entendido bien la doctrina de los filósofos y para que comprendas que no han escrito nada que no sea verdadero.

Dios atrae lo que le es semejante y rechaza lo que le es extraño.
Sólo podría unirse a una cosa perfectamente depurada.
IV: 29

PRIMERA PALABRA DE LOS FILÓSOFOS


La primera palabra de los filósofos es lo que ellos han llamado solución y fundamento del arte. De este modo, a decir de María, hermana de Moisés y profetisa, debes moler una goma y conjuntarla con una goma por un verdadero matrimonio, y la convertirás en una agua corriente; dice el profeta: si no convertís la cosa corporal en incorporal, trabajáis en vano. Parménides o Egadímene, hablando de esta solución o conversión, dice en la Turba que algunos, al oír hablar de esta solución, piensan que se trata de agua de mar, pero si hubiesen leído los libros y los hubiesen entendido, comprenderían que es un agua permanente, y que no puede ser permanente sin ser disuelta, unida y hecha una sola cosa con su cuerpo; pues la solución de los filósofos no es imbibición de agua, sino conversión y mutación de los cuerpos en agua, de la misma manera que al principio fueron creados, a saber, en mercurio, igual que el hielo se convierte en agua líquida de la que ha obtenido su esencia. Así, por la gracia de Dios, tienes ya un elemento, que es el agua, así como tienes la reducción del cuerpo en agua líquida.

El dinero de los malvados quema como el infierno, ya que su maldad está adherida a él como el mal olor a la inmundicia.
Pero el campo transforma el estiércol en cosecha, y la gracia de Dios transfigura el pecado en luz de vida.
XVII: 45-45'

SEGUNDA PALABRA DE LOS FILÓSOFOS


La segunda palabra de los filósofos es que el agua se hace tierra por una ligera cocción continuada hasta la negrura o hasta que el color negro aparece por encima. Pues, como dice Avicena en el capítulo de los Humores, el calor, produciendo su acción en un cuerpo húmedo, engendra y hace aparecer el color negro, como se observa en la cal común. Es por ello, dice Monalibus, que recomienda a los que vendrán después de él, que vuelvan las cosas corporales en incorporales por disolución, en la que es necesario tomar mucho cuidado de que el espíritu no se convierta en humo y no se evapore por un calor excesivo. María la profetisa también dice: conserva bien el espíritu, y cuida que nada se vaya con el vapor, temperando y midiendo el fuego en proporción al calor del sol en el mes de julio, a fin de que por una larga y dulce decocción el agua se espese en una tierra negra. Por este medio tendrás otro elemento, que es la tierra.

El agua sale de la tierra y vuelve a la tierra para separar el mundo del inmundo.
VIII: 52'

TERCERA PALABRA DE LOS FILÓSOFOS


La tercera palabra de los filósofos es la mundificación o purificación de la tierra, de la que Morien dice: esta tierra, con su agua, pásala a la putrefacción, mundifícala, límpiala, y cuando esté bien limpia, todo el secreto, con la ayuda de Dios, será bien gobernado. Hermes también dice: el azot y el fuego blanquean el latón, y expulsan la negrura. Y Morien dice a este respecto: blanquead el latón y romped vuestros libros, no vaya a ser que se rompan vuestros corazones. Es la composición de todos los sabios filósofos y la tercera parte de toda la obra. Añadid pues, como se dice en la Turba, la sequedad de la tierra negra con la humedad de su propia agua, y hacedla cocer hasta que se vuelva blanca. Tendréis así el agua y la tierra con el agua blanqueada.

Quien ha encontrado a Dios sabe que el mundo actual es como un barro hediondo y que el mundo por venir será como una tierra perfectamente purificada.
VI: 28'


CUARTA PALABRA DE LOS FILÓSOFOS


La cuarta palabra de los filósofos es el agua, que podrá ascender por sublimación al ser espesada y coagulada o conjuntada con la tierra. Por este medio obtienes la tierra, el agua y el aire, y esto es lo que Philipus dice en la Turba: blanqueadla y destiladla rápidamente por el fuego hasta que salga un espíritu que encontraréis en él y que es llamado 'la ceniza de Hermes'. Es por ello que Morien dice también: no despreciéis la ceniza, pues es la diadema de vuestro corazón y una ceniza permanente. Y en el libro llamado Lilium está escrito: una vez aumentado el fuego por un buen régimen y gobierno, y después de alcanzado el blanco, alcanza la Cinefación, es decir, el color de la ceniza, que es llamado tierra calcinada. Esto es lo que hace decir a Morien: en el fondo del vaso permanece la tierra calcinada, que es de la naturaleza del fuego. Y de este modo tienes los cuatro elementos, a saber, el agua disuelta en tierra disuelta, y el aire sutil en fuego calcinado. De estos cuatro elementos dice también Aristóteles en su libro del Régimen y Gobierno de los Príncipes: cuando habrás obtenido el agua del aire, el aire del fuego y el fuego de la tierra, entonces tendrás plenamente y perfectamente todo el arte del filósofo; y, como dice Morien, es el fin de la primera composición.

La tierra se cubrirá de los huesos blanqueados y de las cenizas de su creación y el primer ruido que sobrevendrá será el ruido de la lluvia de los cielos, y el primer grito que se oirá será el grito del primer resucitado de Dios.
XXVIII: 13 



Pág. 2
Leer más...