Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

12 junio 2009

(Extractos con notas del Mensaje Reencontrado)

TABLA DE ESMERALDA DE HERMES TRISMEGISTO

TEXTO


  • Lo que está arriba es como lo que está abajo, y lo que está abajo es como lo que está arriba, para perpetuar los milagros de una sola cosa. 
  • Y como todas las cosas han sido por uno y han venido de uno por mediación, de este modo todas las cosas han nacido de esta cosa única por adaptación. 
  • El Sol es su padre y la Luna su madre, el viento lo ha llevado en su vientre y la tierra es su nodriza. 
  • El padre de todo el Telesma está aquí. 
  • Y su fuerza y su poder está completo si se convierte en tierra. 
  • Separarás la tierra del fuego, lo sutil de lo denso, con suavidad y habilidad. 
  • Él sube de la tierra al Cielo y de nuevo baja a la tierra y recibe la fuerza de las cosas superiores e inferiores. 
  • Obtendrás por medio de esto la gloria de todo el mundo y por eso toda oscuridad desaparecerá de ti. 
  • En esto está la fuerte fuerza de toda fuerza, pues vencerá toda cosa sutil y penetrará toda cosa sólida. 
  • Así fue creado el mundo 
  • de ese se harán y saldrán admirables adaptaciones de las que el medio está aquí 
  • y en esta ocasión, me llaman Hermes Trismegisto, al tener las tres partes de la Filosofía de todo el mundo. 
  • Completo es lo que he dicho de la operación del Sol. 

INTERPRETACIÓN

La Tabla de Esmeralda, que es una piedra verde, representa la primera materia de la obra; como el manto verde de mercurio, el Duenech verde de Ripleo, el León verde de Paracelso, el Sueño verde de Fabre... Es la Venus hermafrodita, Nereo, Arquelao, Neoptólemo, Sileno, Baco, Hilas, los Carneros, los Toros, los Dragones, las Serpientes, etc... Lo que está arriba es como lo que está abajo: son las alas colocadas en los pies de Mercurio y las que están sobre su cabeza. El alimento que Vulcano le administró hizo nacer las primeras; Júpiter, por mediación de Juno que es el aire, le dio las segundas; pero como el fuego Celeste representado por Júpiter y el fuego Central representado por Vulcano dependen de la misma raíz, y Vulcano antes de ser precipitado a la tierra estaba en los cielos, se debe concluir de ello que el fuego central procede del fuego vital celeste por la circulación eterna que Dios ha impuesto a este último y, por consiguiente, que lo que está arriba es como lo que está abajo.
I: 56'. Una sola semilla encierra todo el misterio del mundo. ¿Quién la hará reverdecer? y ¿quién la hará fructificar?

VII: 24. La gracia de Dios es como el agua celeste que hace reverdecerlo todo.

XXV: 31. No nos corresponde cortar la madera seca que estorba en el gran árbol de vida plantado en el mundo. La sangre nueva, que viene del cielo en sacrificio santo, hará reverdecer lo que ha permanecido vivo, y la leña muerta caerá por sí misma.

IV: 17'. Todo es en cuerpo y en espíritu.Todo está abajo y todo está arriba. Esto vive y se transforma perpetuamente.Todo es triple y doble y, sin embargo, único. Esto sube y esto baja.Todo es hembra por fuera y macho por dentro.

XV: 23'. Los pies de la humanidad aún están sanos, pero la cabeza está podrida y ciega. Así pues, hay que sembrar lo que está abajo a fin de que lo que está arriba sea curado y renovado, como antiguamente lo que estaba abajo fue salvado y blanqueado por lo que brillaba arriba en la pureza.

El Mensaje Reencontrado

Para perpetuar los milagros de una sola cosa: es decir que el fuego central y el fuego celeste han colaborado por igual en la formación del mercurio hermético. Este mercurio es esta cosa única con la que se pueden operar milagros y es muy apropiado, en efecto, para producirlos en todos los géneros.
II: 60. Los hombres ignorantes desprecian la tierra y el cielo que les han hecho nacer y que los nutren. Los hombres Sabios se esfuerzan en unir lo que es bajo con lo que es alto para hacer una sola cosa.

III: 7'. De saturno a la luna y al sol sólo hay una vía, que es la depuración paciente del cuerpo bruto hasta la unión del espíritu nítido con el alma perfecta.

III: 72-72'. Uno es como el agua movediza. El otro es como el oro impasible. De la unión del hombre y de la mujer nacerá el Universo glorioso.

El Mensaje Reencontrado

Y como todas las cosas han venido de uno por la mediación de uno: Todas las cosas, sin duda, vienen de uno; decir que todas las cosas vienen del primer caos por mediación del espíritu universal que se paseaba sobre las Aguas y por la voluntad de Dios de quien la naturaleza o espíritu universal es el instrumento inmediato que, al encontrarse colocado entre Dios y el caos, les ha servido de medio y de mediador, como dice Hermes; es por su mediación, en efecto, que se ha operado el desarrollo del caos.
I: 2'. El fin es como el principio, pero el medio nos ilumina.
«La Plegaria. La Estrella. La Piedra».

II: 77'. El comienzo en la tierra.
El medio en el agua del cielo.
El final del sol.

II: 82'. El Padre en el centro.
El Hijo en la periferia.
El Espíritu Santo entre ambos.
Todos en Uno siempre.

VIII: 1'. El hombre sin la mujer es como una piedra en el fondo desecado de un torrente, y la mujer sin el hombre es como una nube extraviada sobre el mar.
«¿Quién hará la unión de los contrarios por medio de lo semejante?»

XXXII: 26. Si juntamos lo más bajo con lo más alto por mediación de lo más medio, obtendremos el origen y el fin de todo lo que ha sido, de todo lo que es y de todo lo que será.

El Mensaje Reencontrado 

De este modo todas las cosas han nacido de esta cosa única por adaptación: Esta cosa única es el mercurio hermético que, siendo una porciúncula del alma actuante del Universo y la Naturaleza misma, actúa por igual sobre los tres reinos naturales porque se adapta y se especifica a cada uno de ellos en particular, según lo determinen las semillas de uno o el fermento de los otros; es lo que ha hecho decir a los Filósofos que en su mercurio estaba encerrada la virtud vivífica de los animales, la virtud vegetativa de las plantas y la virtud fermentativa de los minerales; y aunque estas tres virtudes no fueran más que una, se adaptaba por igual a los tres reinos.
II: 56'. El Espíritu opera ante todos. Pocos lo ven. Sólo uno lo capta y lo fija.

El Mensaje Reencontrado

El Sol es su padre y la Luna su madre: No es el astro del día ni el de la noche lo que hay que entender. Son el Sol y la Luna herméticos de los que Hermes ha querido hablar; el fuego vital es el Sol de los Sabios; el húmedo radical con el que se envuelve ese fuego es la Luna hermética. La unión de estas dos substancias forma el mercurio hermético, hijo de uno y otro; los sacerdotes egipcios han expresado lo mismo por Isis y Osiris, de los que Horus o el mercurio filosófico era el hijo.
I: 39. Dios por sí mismo produce la Madre, Dios por la Madre engendra al Hijo, el Hijo por la Madre multiplica a Dios.
Así, Dios no tiene comienzo ni fin.

XXXVI: 25-27. El Padre es quien nos lo da todo de su superabundancia, y el Hijo es su prodigioso don de vida manifestado hasta en este mundo de exilio.
El Padre sólo atrae hacia él su propia esencia y su propia substancia. Por lo tanto, debemos necesariamente convertirnos en Hijos de Dios para alcanzar la unidad del Uno.
Así, el hombre domina el alimento terrestre y lo transforma en él. Pero es dominado por el alimento celeste que lo transforma en Dios.
Lo que repetimos aquí a todos los creyentes es un gran misterio, pues es el misterio de Dios que habita la pureza de la vida liberada de la muerte.
Por lo tanto, sólo nos queda encontrar al maravilloso Señor descendido del cielo que ha dicho: «Comed, esta es mi carne; bebed, esta es mi sangre».

El Mensaje Reencontrado 

El viento lo ha llevado en su vientre: El viento no es más que el aire agitado. El viento, pues, ha llevado al mercurio hermético en su vientre porque el aire es la substancia que lo envuelve y que nos lo transmite.
VIII: 38. La santa Madre es ligera como el aire y cambiante como el agua.
El Padre sagrado es pesado como la tierra e inmutable como el fuego.
La unión de los cuatro engendra el triple Hijo, quien manifiesta la creación prodigiosa del Único.

El Mensaje Reencontrado 

Y la tierra es su nodriza: Ya hemos visto nacer al mercurio de los Sabios de Maya o de la tierra y hemos dicho que en las entrañas de su madre, el fuego Central o Vulcano le nutría; ese fuego central no es nada más que la tierra pura y sutil que elementa el globo terrestre y que es la causa de su fecundidad como veremos unas páginas más adelante. Es de esta tierra espiritual de la que Hermes quiere hablar.
II: 71'. La madre universal que existe por Dios, quien la modela a su gusto.
La fecundadora del cielo.
La fecundada de Dios.
La fecunda de la tierra.
«La verdad es una maldición para quienes se acercan a ella y no la reciben».

III: 78'. Sublime virgen revestida de terror.
Alimento vivo del mundo.
Nodriza del sol.
Santa Madre de los hombres.

VIII: 63. La vida eterna es la salida de uno mismo y la entrada de nuevo en Dios.
«La Madre luminosa es la substancia de todo lo que vive. El Padre brillante es la esencia de todo lo que se mueve».

El Mensaje Reencontrado

El padre de todo el Telesma está aquí y su fuerza y su poder está completo si se convierte en tierra: Es como si Hermes hubiera dicho: «El mercurio universal es el padre de todas las producciones naturales y está aquí porque el mercurio de los filósofos, que es su compendio, está aquí; y su fuerza y su poder serán completos si el artista consigue fijar ese mercurio y reducirlo a naturaleza de tierra es decir a piedra, que es la piedra de los Filósofos cuya fuerza y poder son, en efecto, incomprensibles.»
I: 26'. El hueso está oculto en la carne, la almendra se encuentra bajo la madera y el germen reposa en el agua nutricia.
«¿Quién separará la luz de las tinieblas?
Y ¿quién manifestará el fuego oculto del Señor?
¿Quién transformará la leche virginal en la consistencia corpórea del Hijo recién nacido?»

I: 49-49'. Los hombres rebeldes son como ratas cogidas en una trampa.
En su confusión delirante, se destrozan unos a otros y hieren su propia carne a causa de una rabia ciega y desesperada.
Se disputan los excrementos y dejan de lado el bálsamo. Transforman las piedras en humo, pero ¿quién transformará el humo en piedra santa?

El Mensaje Reencontrado 

Separarás la tierra del fuego, lo sutil de lo denso, con suavidad y habilidad: Es decir que hay que separar el mercurio de la naturaleza general de los vínculos de su primera coagulación o de su placenta, como ya nos hemos permitido decir, y separar de la tierra o de los elementos toscos que la absorben, el fuego central que reside en él; pero como las substancias aparentes de la materia caótica de los Sabios son la tierra y el agua, Hermes quiere también que se separe el agua de la tierra y que después de haberlas purificado a ambas, se las vuelva a unir.
XXI: 19'. Separa lo que está unido y las tinieblas te harán ver el comienzo de la obra.
Junta lo que está separado y la luz te conducirá al final de la obra divina, que es el sol glorioso.

El Mensaje Reencontrado 

Sube de la tierra al Cielo y de nuevo baja a la tierra y recibe la fuerza de las cosas superiores e inferiores: Esta operación tiene lugar en el vaso del artista y es el efecto de la circulación, por medio de la cual las propiedades de la substancia volátil se comunican, se mezclan y se confunden con las de la substancia fija que está en el fondo del vaso, como las propiedades de la parte fija se mezclan con las propiedades de la volátil; en la circunstancia de la que habla Hermes, son la tierra y el agua purificadas, representadas en el artículo precedente que para unirse deben experimentar esta circulación.
XI: 44'. Ascendiendo y descendiendo es como descubriremos el movimiento y el reposo de Dios.

XI: 54'. La única perfección es ascenso, descenso y reposo.

El Mensaje Reencontrado 

Obtendrás por medio de esto la gloria de todo el mundo y por esto la oscuridad desaparecerá de ti: Cuando se posee la piedra de los Filósofos se posee la llave de la Naturaleza entera, por medio de la cual nada en la Naturaleza puede ser escondido ni impenetrado. Un hombre así está tanto más por encima de sus semejantes cuanto que, independientemente de que la Naturaleza se vanaglorie de haberlo formado, nada en este mundo puede poner límites a la amplitud de su genio, a su inteligencia y a su penetración.
XII: 43'. Nos reuniremos con el tesoro de Dios y permaneceremos en su esplendor y en su paz para siempre.
«Únicamente el agua santa puede lavarnos de la mugre tenebrosa y hacernos revivir en la luz del Señor».

XIX: 52'. Señor, enséñanos la humildad de tu santa búsqueda, colócanos una pesada carga sobre la espalda y tierra en la boca hasta que consideremos el tocón de donde hemos sido sacados y hasta que tu bendición nos libere del hedor del pecado y de la oscuridad de la muerte.
Señor, por compasión, haz que callemos y que no expliquemos nada profana y vanamente a nadie.

El Mensaje Reencontrado 

En esto está la fuerte fuerza de toda fuerza; pues vencerá toda cosa sutil y penetrará toda cosa sólida: La piedra de los Filósofos produce, verdaderamente, los efectos anunciados por Hermes; fija y transmuta en oro, la plata viva que es la cosa sutil y transmuta los metales imperfectos en oro, penetrando entonces la cosa sólida.
I: 22'. Hemos de perder el apego por las formas creadas, pero con el propósito de poseer la creación en su substancia primera y en su esencia oculta. Y cuanto más aumente el reposo, más deberá aumentar la atención, a fin de sobrevivir a la disolución del agua y a la coagulación del fuego.
«No se escoge nada cuando se está muerto».

II: 41'. El agua disuelve todo tipo de cosas, pero el fuego sólo coagula una.

XXVI: 13-13''. Hay dos vías de retorno a Dios: ya sea la disolución en la vida universal y libre, ya sea la coagulación en ella.
La primera vía es enseñada por muchos y realizada por algunos. La segunda vía es enseñada por algunos y realizada por muy pocos.
El que las separa es ignorante.
El que las une es Sabio.

XXXII: 24'. La disolución se hará por el fuego, con gran sorpresa para el mundo, y será así radical y definitiva; y la coagulación se hará por el fuego y el agua unidos en la unidad del Uno.

El Mensaje Reencontrado


Así fue creado el mundo: Hermes ha querido decir con ello, como ya he observado, que la creación de la piedra de los Sabios parece ser una copia calcada de la creación del universo.
III: 17'. En el centro del Universo y en el corazón del hombre están contenidos los misterios de Dios.
¿Quién ahondará el abismo? ¿Quién manifestará la vida de la tierra? ¿Y quién consolidará el rocío del cielo?

IV: 6'. El estudio de la naturaleza y del hombre conduce al conocimiento del Universo divino.

El Mensaje Reencontrado 

De esto se harán y saldrán admirables adaptaciones: Es decir que la tierra de los Sabios no está limitada en su poder a la Naturaleza sublunar solamente, sino que puede ser adaptada de un modo útil y empleada para producir efectos sobrenaturales y para familiarizarse con la ciencia de la naturaleza celeste a la que conduce la Piedra de los Filósofos a los que la poseen, como veremos después en el tratado de la Cábala hermética.
XVI: 30'. Resurgiremos de la tierra, caminaremos sobre el agua, viajaremos en el aire y reposaremos en el fuego para asombro de todos y de nosotros mismos.

XVII: 23'. El santo Nombre del Señor es una magia todopoderosa en la boca del que cree y ama verdaderamente.

El Mensaje Reencontrado 

De las que el medio está aquí: El medio de alcanzar y conseguir por adaptación efectos más elevados que los que presenta la Naturaleza que impresiona nuestros sentidos, es la piedra de los Filósofos cuya materia y procedimientos están contenidos de un modo tan difuso como abstracto en la Tabla de Esmeralda.
XXXIV: 17. El reino de Dios no se construye con piedras y mortero, pues es la piedra y es el oro por excelencia que no necesita mortero ni talla.

El Mensaje Reencontrado 

Y en esta ocasión, me llaman Hermes Trismegisto, al tener las tres partes de la filosofía de todo el mundo: Este pasaje parece autorizar el sentimiento de ciertos Filósofos que han pretendido que el sobrenombre de Trismegisto no se había dado a Hermes más que porque había encontrado la piedra filosofal cuyas virtudes se extienden sobre los tres reinos naturales.
II: 88. Conocer los tres fundamentos hereditarios del hombre es poseer la ciencia.
El alma que viene de Dios, el espíritu que viene de los astros, el cuerpo que viene de la tierra.

El Mensaje Reencontrado 

Completo es lo que he dicho sobre la operación del Sol: Hermes entiende por la operación del Sol la obra hermética llevada hasta la piedra de los Filósofos que los Sabios han llamado Sol hermético que representa, en efecto, el último signo y el más completo del éxito de la operación.
IV: 27-27'. La separación y la reunión se realizarán por la reagrupación de las partes vivas y por el rechazo de la porción muerta.
La realización y el perfeccionamiento se operarán por la concentración de la luz y por las bodas últimas del cielo y la tierra.
En último lugar, todo descansó en el sol perfecto.
Así, la luz divina manifestó su noble origen.
Dios se contempló en el hombre y le dio su alma. Entonces, les recomendó no intentar conocer su límite, a fin de permanecer inmortales.

El Mensaje Reencontrado