Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
30 octubre 2011
Virgilio: Bajo la opaca copa de un árbol se oculta un ramo, cuyas hojas y flexible tallo son de oro, el cual está consagrado a la Juno infernal […] no es dado penetrar en las entrañas de la tierra sino al que haya desgajado del árbol la áurea rama.
Si tan gran deseo tienes, tal avidez para atravesar dos veces las aguas de la estigia y ver dos veces el negro Tártaro, y si deseas emprender esta insensata tarea, aprende primero lo que hacer debes: en un árbol sombrío está ocultado un ramo, consagrado a la infernal Juno, cuyas hojas y tallo son flexibles... Pero descender a los lugares ocultos de la tierra no es dado si no aquel precioso ramo de la cabellera de oro cogido se haya. Proserpina este ramo ha establecido que en don, quien baje allá, llevarle deba... Búscalo con la vista en lo alto y cógelo.
Virgilio, Eneida


Es preciso, pues, imitar a Midas y hacer una buena acogida a este Sileno, que los filósofos dicen que es hijo de la Luna y del Sol y que la tierra es su nodriza.

El Sol es el macho universal, la Luna es la hembra universal. Cuando estas dos luminarias actúan de concierto producen un hijo que es la primera de todas las sales.
Versículos alquímicos recopilados por Louis Cattiaux

Su padre es el Sol, y su madre la Luna, el Viento lo llevó en su vientre, y su nodriza es la Tierra. El padre de todo, el telesma del mundo, está aquí. Su fuerza o potencia es entera cuando se convierte y cambia en tierra.
Tabla de Esmeralda, Hermes Trismegisto

En lugar de darnos a Sileno como un gran filósofo se habría encontrado mejor, entrando así en el espíritu de aquel que ha inventado esta ficción, si se hubiera dicho que Sileno era propio en hacer a los filósofos, siendo la materia misma sobre la cual razonan y trabajan los filósofos herméticos.
Conviene interpretar con indulgencia a este Sileno, preceptor y compañero de Dioniso –escribe Michael Maïer en su tratado de los Jeroglíficos–, al lomo de un joven asno que dobla el espinazo; es para los niños un anciano ridículo, pero en su repliegue posee más de lo que aparentemente promete. De ahí el rumor difundido por Alcibíades respecto al exterior deforme de Sócrates, no obstante muy hermoso en su interior. Un generoso señor a veces mora en una vil casucha y un espíritu de refinada erudición, en un cuerpo cargado de harapos y años. Sin embargo, como Pan y los sátiros, compañeros de ruta de Baco y Osiris, Sileno, en realidad, no es más que la primera materia en su estado vil y silvestre, es decir, grosero. Si esta misma materia fuese tratada con dulzura y humanidad, Baco, el omnipotente dios del oro, surgiría pronto para pagar este favor con otro múltiple”.
Chromis et Mnasylus in antro, Emmanuel d'Hooghvorst

La primera materia de la obra hermética es la saturnia vegetal el Hylé o el caos filosófico. Este caos está representado por Sileno, Nereo, Hilas, Arquelao, Neoptolemo, Venus hermafrodita, el pez Skimoys, el León de Nemea, la Tabla de Esmeralda, el Duenech verde, el León Verde, etc.
Concordancia Mito-Físico-Cábalo-Hermética,
Saint Baque de Bufor


Es el más precioso don de la naturaleza y un compendio de la quinta esencia celeste.
Incluso el uno forma parte de los números y de las letras, mientras que el acento los anima secretamente, sin estar ligado ni sometido a ninguno.
El quinto es el que está antes que el primero. Es el que se mueve y que mueve invisible y visiblemente.
El Mensaje Reencontrado XXXI: 45-45’

Pero alabaron particularmente esta piedra porque el espíritu y la potencia ocultas en ella son el espíritu de la quintaesencia que está bajo el círculo de la luna: o mejor, que sostiene el cielo y da movimiento al mar. Además es, entre todos los espíritus celestes, el espíritu elegido, el espíritu más móvil, el más noble, el más puro, al que todos los demás obedecen como a un rey. Otorga a los hombres salud y prosperidad, cura todas las enfermedades, prodiga honores temporales y muy larga vida a los piadosos, pero condena a los malvados que abusan de él con una pena eterna.
El Acuario de los Sabios o la Piedra acuosa de la Sabiduría,
Johann Ambrosius Siebmacher(?)
La reunión de los cuatro elementos forma la quinta esencia, raíz de la luna y el sol.
El Mensaje Reencontrado II: 72’

[…] pues jamás se tendría éxito al hacer la obra si no se empleara la ayuda de Vulcano o fuego filosófico. En consecuencia algunos poetas han figurado que Palas se resistió vigorosamente a Vulcano, que quería violentarla, y al caer la simiente de éste en tierra, nació un monstruo que fue llamado Erictonio, que tenía figura humana desde la cabeza hasta la cintura y de dragón en toda la parte inferior. Este Erictonio es el resultado de las operaciones de los artistas ignorantes que ponen mano a la obra sin saber los principios y quieren trabajar a pesar de Minerva. Sólo producen monstruos, incluso con la ayuda de Vulcano.
Por otra parte, se ha denominado Hefaistos la potestad del fuego y el ídolo que se ha hecho de él es antropomórfico; se le ha atribuido un gorro azul oscuro para simbolizar la bóveda celeste, allí donde se encuentra lo principal y lo más puro del fuego. Pero el fuego que desciende del cielo a la tierra es más lánguido y necesita un sostén y un soporte material (ules). Esta es la razón por la cual Hefaistos cojea, ya que necesita la materia como apoyo.
De las imágenes de los dioses, Porfirio

La naturaleza proporciona el alimento y es el fuego interior quien lo digiere y lo transmuta. Quien pretende hacerlo mejor no es más que un presuntuoso ignorante.
El hombre se convierte en su propio instructor, su propio juez y su propio salvador cuando penetra hasta el centro secreto de su corazón.
El Mensaje Reencontrado IX: 55-55'

Nada ha sido creado como última materia, en su estado final. Todo se crea primero en su prima materia, su materia inicial; sobre la que viene Vulcano [es decir, el fuego], que a través del arte de la alquimia lo transforma en su materia final... Porque alquimia significa: llevar a su fin algo que no está acabado, obtener el plomo del metal y elaborarlo para aquello a lo que está destinado... Reconoced pues que alquimia no es otra cosa que el arte de convertir lo impuro en puro por medio del fuego... ella puede separar lo inútil de lo útil y llevarlo a su materia final y a su esencia final».
Textos esenciales, Paracelso

Hemos dicho que cuando el color gris o el Júpiter filosófico aparece, las partes volátiles de la materia disuelta se subliman, suben abundantemente a lo alto del vaso en forma de vapor, donde se condensan como en la química vulgar, y tras haber circulado recaen sobre esta tierra gris que sobrenada en el agua mercurial.
La única perfección es ascenso, descenso y reposo.
El Mensaje Reencontrado XI: 54'

El anciano es el primer príncipe revelado por el Arte de Hermes. Porque el AZUFRE, la SAL y el MERCURIO, el bajo y el alto, el astro del SOL abundante en colores, el fuego, el aire la tierra, engendrados por la generación de DIANA y de APOLO, el fuego masculino, y el aire femenino significan la tierra y el agua, de pesos pesado y ligero, estable, constante y fugitivo, despojado del vestido terrestre, y desnudo, cuécele encerrado en un cálido baño.
Cuécele en el calor de los vapores noche y día hasta que aparezca la ESTRELLA, alrededor de la cual correrán otras siete por la esfera, y se sofocarán por el agua.
Azoth o el medio de hacer el Oro escondido
de los Filósofos, Basilio Valentín
Reducid todo eso en Agua fluyente, prosiguió María, y purificad sobre el Cuerpo fijo este Agua verdaderamente divina, sacada de los dos Azufres; y haced que ésta composición se vuelva líquida, por el secreto de las Naturalezas, en el Vaso de Filosofía. […]
Conservad el humo, prosiguió María, y no dejéis escapar nada de él, y haced vuestro fuego en proporción al calor del Sol en los meses de Junio y de Julio; manteneos junto a vuestro Vaso y veréis en él cosas que os sorprenderán. Pues en menos de tres horas vuestra Materia se volverá negra, blanca y anaranjada; y el humo penetrará el Cuerpo, y el Espíritu será fijado. El todo se hará a continuación como leche, que se hará incerante, fundente y penetrante. Y éste es el Secreto escondido.
Diálogo de María y de Aros sobre
el Magisterio de Hermes, María la Judía
Este rocío que circula en el vaso filosófico demuestra los agradables colores del Iris a través de las diferentes refracciones de la luz sobre las nubes vaporosas que se elevan de la tierra. El ojo y los sentidos se sobrecogen de admiración con estos fenómenos.
Preceptos e instrucciones del padre Abraham a su hijo

La volatilización que se hace de la parte fija o aurífica ¿podría ser señalada más precisamente que por el águila que rapta a Ganímedes para que sirva como copero a Júpiter? Pues debe recordarse que esta volatilización llega durante el tiempo que reina el color gris. Estas partes volatilizadas y auríficas, que recaen en rocío o lluvia dorada sobre la tierra, o crema gris que sobrenada, están bien expresadas mediante el néctar y la ambrosía que Ganímedes vertió a Júpiter. Puesto que el agua mercurial volátil es de la misma naturaleza que el oro filosófico volatilizado, y en consecuencia son inmortales, así como el oro es incorruptible.
El oro es
triple en
su esencia
celeste
elemental
metálico
disuelto
fluido
corporal

El Cielo de los Filósofos, Paracelso
(en el artículo de Emmanuel d’Hooghvorst:
Reflexiones sobre el Oro de los alquimistas)


Sube de la Tierra al Cielo, y de nuevo desciende a la Tierra, para recibir la fuerza de las cosas superiores e inferiores.
Tabla de Esmeralda, Hermes Trismegisto

También os digo que hay que encontrar una cosa que está oculta, de la que por un maravilloso artificio se extrae de la humedad, que sin violencia y sin ruido disuelve y licua el hielo. Si habéis encontrado esto, tenéis la cosa de la que el Oro ha sido producido por la Naturaleza. Y aunque los metales y todas las cosas del mundo tienen su origen en ésta, no hay nada, sin embargo, que le sean tan afín como el Oro; pues en todas las otras cosas hay alguna impureza; en el oro, al contrario, no hay ninguna, por lo que es como la madre del Oro.
Nueva Luz Química, El Cosmopolita

Finalmente si se dice que Vulcano era cojo, es porque el fuego, del cual es el símbolo, no es suficiente solo.
Has de saber que el fuego y el azoth te bastan; es decir, la primera materia preparada según se ha dicho y el fuego.
Los Cinco Libros o La Llave del
Secreto de los Secretos, Nicolás Valois
El hombre solo o la mujer sola no hacen nada, pero ambos reunidos multiplican según la orden de Dios, y los hijos son la imagen visible en el mundo de la imagen escondida en los padres.
El Mensaje Reencontrado XXXIX: 5

Pero al igual que el hombre y la mujer no pueden engendrar sino por medio de sus simientes, del mismo modo nuestro macho, que es el Sol, y nuestra hembra, que es la Luna, jamás concebirán sin la simiente o esperma tanto de uno como del otro; de ahí que los Filósofos concluyan que hay que añadir, necesariamente, a esos dos un tercer ser animado, a saber, la simiente del macho y de la hembra químicos, simiente sin la cual la obra es absolutamente inútil y nula.
El Reino de Saturno, transformado en
Siglo de Oro o el Magisterio de los Sabios, Huginus a Barma
Pág. 4/8 Inicio Pág. 6/8
Leer más...
24 octubre 2011
Sentía la necesidad de tal consejero puesto que Mercurio es el mercurio de los filósofos, sin el cual no se puede hacer nada al comienzo, en el medio y al final de la obra, es él quien, en concierto con Hércules o el artista, constituido gobernador general de todo el imperio, lo debe dirigir todo, conducirlo todo y hacerlo todo. El mercurio es el principal agente interior de la obra, es caliente y húmedo, disuelve y pudre, dispone a la generación y el artista es el agente exterior.
Para conseguir realizar la obra hermética hay que tratar de conocer y de encontrar este Légamo caótico en el que está contenida la propiedad fermentativa y el primer mercurio de los Filósofos. Es la base sobre la que se apoyan todos los Trabajos de Hércules y sobre la que han inventado la mayor parte de sus jeroglíficos, sus ficciones, sus parábolas y sus enigmas.
Concordancia Mito-Físico-Cábalo-Hermética,
Saint Baque de Bufor

Mercurio es hijo de la Naturaleza.
Extractos del Cosmopolita o La nueva luz química
seleccionados por Louis Cattiaux
Después de este monumento se veía la biblioteca sagrada, sobre cuya puerta había escrito: REMEDIO DEL ESPÍRITU.
Nuestra medicina, con toda seguridad, está compuesta del Sol y de sus mismos rayos.
Extractos del Cosmopolita o La nueva luz química

seleccionados por Louis Cattiaux
La inscripción puesta encima de la puerta de la biblioteca anuncia cuán útil es la lectura, pero parece haber sido puesta sólo para señalar el tesoro que había encerrado allí, es decir, los libros que los egipcios llamaban sagrados, o los que contenían en términos alegóricos y en caracteres jeroglíficos toda la filosofía hermética o el arte de hacer oro y el remedio para curar todas las enfermedades, puesto que la posesión de este arte hace desvanecer la fuente de todas las enfermedades del espíritu, la ambición, la avaricia y las otras pasiones que lo tiranizan. Siendo esta ciencia la de la sabiduría, se puede decir con Salomón: el oro sólo es arena vil en comparación a la sabiduría y la plata sólo es barro. Su adquisición vale más que todo el comercio del oro y la plata, su fruto más precioso que todas las riquezas del mundo, todo lo que se desee no puede comparársele. La salud y la longevidad están a su derecha, la gloria y las infinitas riquezas están a su izquierda. Sus vías son bellas operaciones, loables y no despreciables; estas no se hacen con precipitación ni con prisa sino con paciencia y atención durante un largo trabajo; es el árbol de vida para los que la poseen; ¡dichosos son los que la tienen en su poder! Comúnmente se explican estas palabras de la sabiduría y de la piedad; pero aunque se posea todo, aún cuando se posee a Jesús-Cristo y se es fiel en observar su ley, la experiencia de todos los tiempos nos demuestra que la salud, la longevidad, la gloria y las riquezas no son el atributo de todos los santos. ¿No lo habría dicho Salomón de la sabiduría hermética, puesto que todo conviene allí perfectamente y es propiamente su definición?
¡Bebe este vino! ¡Él es la causa de nuestra alegría! ¡él da a quien bebe fuerza y salud! ¡él es el único remedio que cura todos los males!¡Nadie bebe el vino, origen de toda dicha, sin sentir las más gratas emociones” ¡La embriaguez es lo único que puede saturarnos de placer!
Las mil y una noches

Esta esencia espiritual y cosa única ha sido revelada desde lo alto a Adán, los santos patriarcas han alimentado un deseo particular de ella, Hermes y Aristóteles la llaman la verdadera, sin mentira alguna, la cierta, la más cierta de todas, la más secreta de las secretas. Potencia divina escondida en la naturaleza, es la mejor y la más alta que pueda ser buscada bajo los cielos, la maravillosa conclusión y el término de todas las obras filosóficas, se encuentra en ella, el rocío del cielo y el peso graso de la tierra. En su espíritu se descubre lo que el hombre no es capaz de formular, como dice Morien: tenerlo es poseer todo, ya no tener necesidad de ninguna otra ayuda porque este espíritu encierra toda la bienaventuranza, toda la salud del cuerpo y la felicidad terrestre. El es el espíritu de la quintaesencia, el manantial de toda la alegría bajo el círculo lunar. [...] Espíritu elegido que domina todas las demás cosas y espíritus celestes, da la salud, la felicidad, la alegría, la paz, el amor, expulsa en general todos los males, cura toda enfermedad, aleja el odio y la tristeza, introduce la alegría, destruye la pobreza y la miseria, en todo bien él es el guía, impide a cualquiera decir o pensar mal, da al hombre lo que desea su corazón, a los hombres piadosos da el honor terrestre y una larga vida, a los malvados que abusan de él, las penas eternas.
El Apocalipsis de Hermes, Paracelso
El Sol produce esta materia, la Luna la engendra, la tierra es la matriz donde se nutre, es ella que nos la proporciona, como las otras cosas necesarias para la vida, y el buey es el más útil para el hombre, por su fuerza, su docilidad, su trabajo en la agricultura, de la que los filósofos emplean sin cesar su alegoría para expresar las operaciones del arte hermético.
¿Pensáis hacer algo bueno sin el sol, sin la luna, sin las estrellas, sin el aire, sin el agua y sin la tierra? Entonces, ignoráis la agricultura, que es la ciencia de Dios.
El Mensaje Reencontrado XXIII: 48
Es lo que sucede también en las operaciones del arte hermético donde el mercurio filosófico trabaja mediante su acción sobre la materia fija, donde este fuego innato está como en prisión, lo desarrolla rompiendo sus ligaduras y lo pone en estado de actuar para conducir la obra a su perfección.
De la misma manera, cuando se dice que los filósofos tienen un oro vivo, y que el oro vulgar está muerto, ¿quién es el ignorante que osaría afirmar que hay en el mundo otro oro que el vulgar, que incluso si está muerto, es no obstante la cosa más pura de toda la tierra y el último resultado de la naturaleza? Por tanto, ésta es la materia sobre la cual debemos empezar nuestra obra y entender esa diferencia, antes o después de la preparación, pues gracias a ella, en el lugar que estaba enterrado en un sepulcro ha sido resucitado y encaminado hacia la vegetación.
Los Cinco Libros o La Llave del Secreto de los Secretos,
Nicolás Valois

E. d’Hooghvorst alertó de la existencia de dos alquimias en un único discurso, y según dicho autor una es verdadera y la otra vulgar. A la primera la denomina cabalística, pues se obtiene a partir de la recepción del don de Dios, o cábala, y por eso proviene de la pureza; dice de ella: «está viva, uniendo indisolublemente en buen matrimonio dos cuerpos que se aman. De este modo se engendra la piedra de los sabios o elixir». En cambio, con la alquimia vulgar sucede lo contrario pues: «como en un lugar inadecuado [mauvais lieu], los cuerpos se unen allí sin amor y no engendran nada».
Alquimia y religión: Los símbolos herméticos del siglo XVII,
Raimon Arola
Leer más...
23 octubre 2011

 (versículos de El Mensaje Reencontrado)


Ninguna fe debería ser convertida en una obligación.

Dios odia a los perseguidores y a los mediocres.
Si encontráis a Dios, no lo pregonéis y sobre todo no intentéis convencer a nadie.

Despojemos a los que nos recomiendan la miseria y apaleemos a los que predican la resignación para ver si dicen la verdad.

La violencia puede abatir al mundo por un tiempo, pero no podría convencer a nadie.

Nuestro Dios es quien debemos liberar adentro y no rogar al de los demás afuera.
«El centro del centro».

El conocimiento intelectual que no desemboca en el amor unitivo y en la posesión transformante del Señor es tan ilusorio como el reflejo de la luna en un vaso de agua agitada.
¿De qué sirven todos nuestros trabajos maravillosos si no descubrimos ni incorporamos el Único Esplendor de la vida santificada? ¿De qué sirven los magníficos discursos sobre la luz de Dios si no la vemos ni la comemos santamente?

Hay quien dice ser religioso y santo porque lleva un hábito, como hay quien se proclama inteligente y valiente porque ostenta un diploma o una medalla.

Son tan ignorantes como los que piden dinero para explicar la palabra que no entienden. Por lo menos, estos últimos transmiten, sin saberlo, la ciencia a los hijos de Dios, que saben reconocerla siempre idéntica a sí misma entre todas las Escrituras santas.

¿Alguna vez los pobres, los sencillos, los poetas, los artistas y los santos verdaderos han maldecido y exterminado a sus semejantes en nombre de las Escrituras santas, o de la caridad, o del amor, o de la belleza, o en nombre de Dios y de su justicia?
«Los sectarios, los torturadores y los criminales no son de Dios, ciertamente».

Celebrando los misterios de Dios en un lenguaje muerto, ¿acaso podemos extrañarnos de no ser oídos por los creyentes y de no ser escuchados por los sencillos? Quizás esto deje ahora indiferentes a los pastores y a los rebaños.

¿Por qué los que hacen alarde de enseñar la ley de Dios, de trasmitir su palabra, incluso de hablar en su nombre o de representarle aquí abajo, ignoran los colaboradores que no son de su bando?
¿Por qué rechazan a los creyentes pobres o independientes? ¿Por qué tratan a sus colegas que predican el Único Dios como competidores y a sus fieles como indeseables? Sin embargo, Dios mismo juzga nuestros corazones y no nuestras situaciones y pertenencias.
«¡Benditos sean los santos sacerdotes que predican la salvación de Dios del fin de los tiempos; pero colmados sean los Sabios sacerdotes que enseñan la liberación de Dios desde este tiempo de exilio!»
Leer más...
12 octubre 2011

El mercurio disolvente es un vapor seco y de ningún modo viscoso, tiene mucha acidez, es muy sutil, muy volátil al fuego, tiene una gran propiedad de penetrar y de disolver los metales; preparándolo y haciendo esta disolución, además de lo largo del trabajo, se corre un gran peligro, dice Filaleteo, y en consecuencia recomienda preservar sus ojos, sus orejas y su nariz. La confección de este mercurio, añade este mismo autor, es el más grande de los secretos de la naturaleza, sólo se puede aprender por la revelación de Dios, o de un amigo, pues casi nunca se tendrá éxito por las instrucciones de los libros.
Esta sustancia fina es el hijo de los elementos, y es una virgen muy pura y muy dulce, puesto que nada ha sido todavía engendrado por ella. Pero si en algún momento engendra, es por el fuego de la Naturaleza, ya que es su esposo. No es animal, ni vegetal, ni mineral, no se extrae de los animales, ni vegetales, ni minerales, sin embargo es preexistente a todos ellos, puesto que es su madre.”
Eugenio Filaleteo

El Libro no es, pues, ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo es.
¿Cuál es, pues, la cosa que no es ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo ES?

El Mensaje Reencontrado XXXVIII: 14-14’
Todo el procedimiento filosófico consiste en la disolución del cuerpo y la coagulación del espíritu, y todo se hace mediante una misma operación. El fijo y el volátil se mezclan íntimamente, pero esto no puede hacerse si el fijo no es previamente volatilizado. El uno y el otro se abrazan al fin, y mediante la reducción se vuelven absolutamente fijos.
Hay que disolver antes de coagular.
Es la ley del cielo y de la tierra.
El Mensaje Reencontrado XXXI: 39-39’
Los principios operativos, que se llaman también las llaves de la obra, o el régimen, son, pues, en número de cuatro: el primero es la solución o licuefacción; el segundo la ablución; el tercero la reducción; y el cuarto la fijación.
¿No haremos en pequeño lo que el Padre y la Madre hacen en grande? Y ¿no realizaremos la obra del Señor desde el comienzo hasta el fin?
Busca el corazón, cuece el corazón, separa el corazón, une el corazón, siembra el corazón. Así, tendrás el corazón que no perece.
El Mensaje Reencontrado XXXVI: 86-86’
Por la solución, los cuerpos retornan a su primera materia y se reincrudan mediante la cocción. Entonces sucede el matrimonio entre el macho y la hembra y nace el cuervo. La piedra se resuelve en cuatro elementos confundidos juntamente; el cielo y la tierra se unifican para poner a Saturno en el mundo.
Rehaz el barro.
Y cuécelo.
El Mensaje Reencontrado XV: 68-68’
La ablución enseña a blanquear el cuervo y a hacer nacer a Júpiter de Saturno, esto se hace por el cambio de cuerpo en espíritu.
La tierra es negra y se volverá aún más negra, luego se blanqueará poco a poco y reaparecerán los astros, las estrellas innumerables, la luna pura y blanca y el sol vivo y dorado, que serán los signos de la encarnación triunfante sobre la muerte.
El Mensaje Reencontrado XIX: 26
El oficio de la reducción es devolver al cuerpo su espíritu que la volatilización le había levantado y nutrirlo seguidamente de una leche espiritual en forma de rocío, hasta que el pequeño Júpiter haya adquirido una fuerza perfecta.
El agua es, pues, la que disuelve, y la disolución precede la vida, ya que en cuanto el cuerpo está abierto el espíritu ya se mueve en él, percibiendo en el disolvente o agua del rocío, otro espíritu, al que desea ser unido. Este espíritu es el aire, encerrado en el rocío o agua, y este aire es llamado en los libros del filósofo: el agua de nuestro mar, el agua de vida que no moja las manos. ¿Pero quién puede creerse que hay una agua seca oculta en la humedad?... Se le llama agua de vida, ya que este aire encierra en sí un fuego, que es la vida universal, todavía no especificada, y por este motivo se armoniza con todas las vidas particulares y está bien dispuesto para con toda especie de criaturas.”
 E. Filaleteo
Durante estas dos últimas operaciones, –dice Espagnet– el dragón descendido del cielo, se vuelve furioso contra él mismo, devora su cola y se engulle poco a poco hasta que, al fin, se metamorfosea en piedra.
Dragón alado: Es el mercurio, o esperma femenino; el volátil de la materia, que combate contra el fijo, y que debe al final volverse fijo como el.
Diccionario Mito-Hermético. Dom Antoíne-Joseph Pernety
Pero el Trevisano nos aconseja dar un fuego lento y débil antes que fuerte, puesto que entonces sólo se arriesga a terminar la obra más tarde, en cambio forzando el fuego se corre el peligro evidente de perderlo todo.
Sin embargo, el vaso que me contiene es frágil; y si se aumentara mucho el fuego, se rompería y al estallar me llevaría y me sembraría malamente entre las cenizas. Vigila pues tu fuego en ese momento, gobernando y rigiendo con paciencia esta quintaesencia admirable, pues hay que aumentar su fuego, pero no demasiado. Ruega de la Bondad soberana que no permita que los malos espíritus que guardan las minas y los tesoros, destruyan tu operación o fascinen tu vista. Cuando consideres los incomprensibles movimientos de esta quintaesencia, en tu vaso.
El Libro de la figuras jeroglíficas. Nicolás Flamel
Es preciso, pues, considerar esta operación como única, pero expresada en términos diferentes. Se sabrá aún que todas las expresiones siguientes significan también la misma cosa. Destilar en el alambique, separar el alma del cuerpo, arder, licuar, calcinar, cerar, dar a beber, adaptar juntos, hacer comer; juntar, corregir, cribar, cortar con las tenazas, dividir, unir los elementos, extraerlos, exhalarlos, convertirlos, cambiarlos el uno en el otro, cortar con el cuchillo, golpear con la espada, con el hacha, con la cimitarra, horadar con la lanza, con la jabalina, con la flecha, maltratar, destruir; ligar; desligar; corromper, foliar, fundir, engendrar, concebir, poner en el mundo, sacar agua, humectar, regar, imbibir, empastar, amalgamar, enterrar, incerar, lavar, lavar con el fuego, dulcificar, pulir, limar, golpear con el martillo, mortificar, ennegrecer, pudrir, dar vueltas a la torre, circular, rubificar, disolver, sublimar, meter en colada, inhumar, resucitar, reverberar, moler, poner en polvo, triturar en el mortero, pulverizar sobre el mármol, y tantas otras expresiones parecidas; todo esto sólo quiere decir cocer por un mismo régimen, hasta el rojo subido.
De modo que Midas seguirá el curso de este Pactolo. Incluso una persona simple no perdería este camino sabido en el Pactolo secreto: no es otra cosa sino cocer este mercurio en un pote bien cubierto. Tal es la obra sobre la que los filósofos tanto han escrito: sólo es cocer y ese mercurio se hará poco a poco cuerpo sonante de un sol nuevo.
El Hilo de Penélope, pág.133. Emmanuel d’Hooghvorst

Ten por seguro, estudioso aprendiz, que de toda la obra de la piedra sólo permanece escondido el régimen, del que el Filósofo ha dicho esta verdad: aquél que tendrá su conocimiento científico será honrado por los Príncipes y los Magnates de la tierra. Y de buena fe te juro que si este fuera expuesto abiertamente, los mismos necios se burlarían del arte.
De hecho, una vez conocido, todo se reduce a un trabajo de mujeres y un juego de niños: basta con cocer. Por ello los Sabios ocultaron con gran arte este secreto y cree firmemente que yo he hecho lo mismo.
La entrada abierta al Palacio cerrado del Rey. Ireneo Filaleteo
Se debe tener cuidado, pues, de no remover el vaso y no retirar el fuego, pues si la materia se enfriara todo estaría perdido.
Calid dice: -Si este fuego no se mide clibánicamente-, -Si se enciende con la espada -dice Pitágoras-, -Si quemas tu vaso -dice Morienus- y le haces sentir el ardor del fuego, te dará un soplo, y quemará sus flores antes de que suban de lo profundo de su sustancia. Saldrán más rojas que blancas y entonces tu operación se destruirá, de igual manera si pones mucho fuego, pues así tampoco verás el fin debido a que las naturalezas se enfrían y congelan y no tendrán movimientos suficientemente fuertes para digerirse mutuamente [...] muy lentamente después del signo de Aries hasta Cáncer. [...] Dirige, pues, suavemente, con igualdad y proporción tus altaneras naturalezas, no sea que si favoreces a unas más que a otras, ellas que son enemigas por naturaleza, se vuelvan contra ti por celos y cólera seca, y te hagan lamentarte mucho tiempo. Además de esto, tienes que mantener siempre este calor templado día y noche, hasta que el invierno, o sea el tiempo de la humedad de las materias, haya pasado. [...] Si se encontraran sin fuego aunque sólo fuera por media hora, serían irreconciliables para siempre. Por eso se dice en el libro de los Setenta Preceptos: Haz que su fuego dure siempre, y que no se olvide ninguno de sus días. Razi dice: La saciedad que lleva siempre consigo el exceso de fuego, está siempre seguida por el diablo y el error.
El Libro de la figuras jeroglíficas. Nicolás Flamel
Pág. 2/8 Inicio Pág. 4/8
Leer más...
08 octubre 2011
Koyaanisqatsi, también conocida como Koyaanisqatsi: Life Out of Balance, es la primera parte de la trilogía de películas llamadas "Qatsi" del director Godfrey Reggio. Se trata de un documental en el que se muestran imágenes de gran impacto emocional sobre el efecto destructivo del mundo moderno en el medio ambiente. Estas imágenes van acompañadas por música compuesta por el minimalista Philip Glass. El nombre de la película significa "Vida fuera de equilibrio" en el dialecto de los Hopi (antigua tribu americana que habitaba en la Meseta central de EEUU). 
Descripción tomada de Wikipedia.


(Entre comillas la traducción de las profecías Hopi que se cantan en la película.)






«Si extraemos lo mas valioso de la tierra provocaremos una catástrofe»


Y la tierra sacudirá sus parásitos, y el cielo los disolverá en el fuego de la cólera divina.

El Mensaje Reencontrado XXVII: 39'



«Cuando se acerque el día de la purificación, el cielo se cubrirá de telarañas»


El Señor no abandona a los suyos, a los que le aman en su corazón y son sumisos a la sabiduría oculta. La red de la desgracia y de la exterminación no se cerrará sobre ellos, ya que la humildad de su amor y de su conocimiento pasará, incluso, a través de las mallas apretadas de la muerte.
«¡Qué miserable es nuestro amor por el Señor y cuan nula es nuestra fe en su Providencia!»

El Mensaje Reencontrado XIX: 40'



«Quizá un día sea arrojado desde el cielo un recipiente lleno de cenizas que podría quemar la tierra y hacer que hiervan los océanos»


Un día, Dios juzgará al mundo vuelto incurable y consumirá por el fuego el hedor de su plaga maligna.

El Mensaje Reencontrado XXXII: 29


Incluso los crujidos de la cólera de Dios, que balancea antes de abatirse sobre el mundo, no serán comprendidos por los hombres rebelados contra Dios.
Incluso el fragor de la cólera de Dios, que hierve antes de sumergir el mundo, no será comprendido por los hombres ocupados de sí mismos.

El Mensaje Reencontrado XXXIX: 43-43'


La copa de iniquidad está llena o casi llena y pronto será derramada sobre la tierra, como un fuego que consumirá todas las obras de los hombres, y sólo quedarán ruinas humeantes. ¿Comprenderán entonces los supervivientes?
«Hagamos bien lo que tenemos que hacer en este mundo, no creamos en ello y no esperemos nada de ello».

Lo que tomamos por cualidades que nos hacen vivir y organizarnos en este mundo son, en realidad, los defectos que nos alejan de Dios y de su salvación.
¿Quién comprenderá esto y quién lo remediará antes del juicio que reducirá todos nuestros trabajos a cenizas?
«Hagamos bien lo que tenemos que hacer en Dios, creamos en su fruto y esperemos de ello la salvación».

El Mensaje Reencontrado XXXVI: 87-87'

Leer más...
07 octubre 2011
Terminó su obra de la creación con la formación del hombre; así como creó el Universo en grande, así hizo su resumen. Y como el ser Supremo, no teniendo principio, fue sin embargo el principio de todo, quiso poner el sello de su obra mediante un individuo que, no pudiendo ser sin principio, fuera al menos sin fin como Él mismo. Que el hombre no deshonre, pues, el modelo del que es la imagen. Debe pensar que no ha sido hecho para vivir solamente siguiendo su animalidad, sino siguiendo su humanidad propiamente dicha. Que beba, que coma, pero que ruegue, que modere sus pasiones, que trabaje para la vida eterna, es en esto que se diferencia de los animales, y así será propiamente hombre.
“Puesto que el Hombre es obra de Dios, lo más bello y perfecto, su imagen y el resumen del mundo universal, llamado por ello microcosmos, y consiguientemente encierra en su composición completísima, en su armonía suavísima, y como en obra dignísima de todos los números, medidas, pesos, movimientos, elementos y todas las demás cosas que lo componen, y, puesto que todas las cosas están en él, como en obra acabada de determinada condición elevada por encima de la concordancia común que tienen en todos los demás compuestos, por eso todos los antiguos contaban otrora con sus dedos y señalaban los números con los dedos. Parece que con ello quisieron probar que se habían inventado todos los números, medidas proporciones y armonías a imitación de las articulaciones del cuerpo humano; de allí deriva también que, adecuándose a las medidas y proporciones del cuerpo humano, efectuaren sus compartimentos, construyeran sus templos, edificios, casas, teatros, navíos, máquinas, toda clase de obras artificiales y todas las partes o miembros de artes y edificios, como las columnas, capiteles, bases, frontispicios, ordenamiento de pedestales, y todas las demás cosas de esa naturaleza. Dios mismo enseñó a Noé cómo fabricar el arca según la medida del cuerpo humano, como Él mismo fabricó toda la maquinaria del mundo según la simetría del cuerpo humano, por lo que se llama a aquél macrocosmos y a éste microcosmos.”
La filosofía oculta. H. C. Agrippa
El agua contiene un fermento, un espíritu vivificante, que derrama las naturalezas superiores sobre las inferiores, de las que ella es impregnada al errar en los aires y que deposita seguidamente en el seno de la tierra. Este fermento es una simiente de vida, sin la cual el hombre, los animales y los vegetales no vivirían y no engendrarían nada. Todo respira en la naturaleza y el hombre no vive sólo de pan sino de este espíritu aéreo que aspira sin cesar.
¿Pensáis hacer algo bueno sin el sol, sin la luna, sin las estrellas, sin el aire, sin el agua y sin la tierra? Entonces, ignoráis la agricultura que es la ciencia de Dios"
El Mensaje Reencontrado XXIII: 48

Lo natural y lo sobrenatural están mezclados tan íntimamente que sólo Dios puede separarlos y reunirlos.
Volviendo del revés la tierra REA descubriremos el AER celeste que hace la ERA divina.
El Mensaje Reencontrado II: 69-69’
¿Sería solamente para refrescar el corazón que la naturaleza habría tomado cuidado de colocar cerca de él los pulmones, estos admirables e infatigables fuelles? No, ellos tienen un uso más esencial; es para aspirar y transmitirle continuamente este espíritu etéreo que viene a socorrer a los espíritus vitales y reparar su pérdida y algunas veces los multiplica. Es por lo que se respira más a menudo cuando se produce más movimiento, porque entonces se produce más gran pérdida de espíritus que la naturaleza busca reemplazar.
[…] est in aere vitae occultus, es en el aire donde se oculta el alimento de la vida.
El Cosmopolita
La alquimia propiamente dicha es una operación de la naturaleza ayudada por el arte.
El arte sin la naturaleza es impotente y la naturaleza sin el arte es ciega.
Ambos reunidos constituyen la perfección de la obra divina.
El Mensaje Reencontrado XXXVII: 41'
Este mercurio es un agua ardiente que tiene la virtud de disolver todos los mixtos, los minerales, las piedras y todo lo que los otros menstruos o aguas fuertes no sabrían hacer, la guadaña del viejo Saturno viene al punto para significarlo, por lo que se le ha dado el nombre de disolvente universal.
Supremo misterio: un día los desaparecidos disolverán a los reencontrados y los reencontrados coagularán a los desaparecidos.
El Mensaje Reencontrado XXVI: 29'

Los muertos disolverán al viviente, pero el viviente coagulará a los muertos y todos reposarán en la unidad del Único, ¡si es que los muertos reciben al viviente!
Pues si los muertos son como la masa, el viviente es como la levadura que la anima y la transforma para la cocción celeste que hace el pan dorado de Dios.
El Mensaje Reencontrado XXVIII: 54-54’

"Naturaleza vence a Naturaleza", porque la cantidad de agua añadida reiteradamente obliga el cuerpo a disolverse, y sometiéndolo a ella, gracias a la entrada que le da la prisionera, fuerza el cuerpo a la disolución. Es una vía sobrenatural que deshace, mediante el arte, la obra de Naturaleza sin destrucción del cuerpo.
La Turba de los Filósofos
La solución es pues, la llave de la obra. Todos los filósofos convienen en ello y todos hablan de la misma manera al respecto. Pero hay dos trabajos en la obra, uno para hacer la piedra y el otro para hacer el elixir. Primero se han de preparar los agentes; y es de esta preparación que los filósofos no han hablado nada, porque todo depende de ella y porque la segunda obra sólo es, según su decir, un juego de niños y una diversión de mujeres. Pues no se ha de confundir las operaciones de la segunda obra con las de la primera, aunque Morien nos asegura que la segunda obra, que él llama disposición, sólo es una repetición de la primera.
Importa poco que el Libro nos parezca confuso y abstracto; lo esencial es que lleguemos a la cosa precisa y concreta de la cual habla el Libro.
¿No están las dos vías sabiamente entremezcladas en él para formar el árbol de vida, en vez de ser profanamente separadas para hacer con ellas muletas muertas?
El Mensaje Reencontrado XXXI: 30-30’
¿La luz de vida no ha salido de la unión del cielo y de la tierra? Y ¿las dos vías de Dios no se encuentran milagrosamente unidas en ella sola?
Los profanos ignoran ambas, los medio instruidos las separan y las oponen; solamente los Sabios las juntan y las unen en la unidad de Dios.
El Mensaje Reencontrado XXXI: 41-41’

Pues tu espíritu disolverá a tu cuerpo y tras haberlo abierto, se mezclarán los dos espíritus, el libre y el prisionero, que algunos llaman Águila y León.
Después, el alma seguirá al espíritu, abandonando al cuerpo que, por su lado, regresará al limo terrestre y sulfuroso, con el cual había languidecido tanto tiempo. A continuación, le será devuelto al cuerpo el antedicho espíritu, que atraerá hacia sí algunos más que compartirán entre sí la antedicha alma, la cual crecerá por un calor lento y ahogado, administrado con un ingenioso artificio. He aquí la labor que se dice sobrenatural, por ser el vínculo de la conjunción que se hace, como he dicho anteriormente, por una decocción admirable y sobrenatural.
Los Cinco Libros de Nicolás Valois
Es preciso aún, remarcar que los signos demostrativos de la obra, de los cuales los filósofos hacen mención, consideran particularmente la segunda obra.
Hablaremos primeramente del régimen de Mercurio, que es un secreto a propósito del cual ninguno de los sabios se ha expresado nunca. Estos han comenzado, por ejemplo, en la segunda operación o régimen de Saturno, y no han mostrado al principiante ninguna luz antes del signo capital de la negrura.
La entrada abierta al Palacio cerrado del Rey. Ireneo Filaleteo
La verdadera clave de la obra es esta negrura al comienzo de sus operaciones, y si aparece otro color rojo o blanco antes que ella, es una prueba de que no se ha conseguido, o como dice nuestro autor: En verdad quien no vea esta negrura en el inicio de sus operaciones, durante los días de la piedra, aunque vea cualquier otro color, falla por completo en el magisterio, y no podrá terminarlo con ese caos [...] Y ciertamente, te digo nuevamente, que aún cuando tú mismo trabajes sobre las verdaderas materias, si al principio, tras haber puesto las confecciones en el huevo filosófico, es decir, algún tiempo después de que el fuego las haya irritado, no ves la cabeza de cuervo negro, de un negro muy negro, tendrás que volver a empezar, pues esta falta es irreparable. Sobre todo se debe de temer un color anaranjado o medio rojo, porque si en un principio lo ves en tu huevo, sin duda quemas o has quemado el verdor y la vivacidad de la piedra.
Así mismo este negro es llamado con este nombre por los filósofos, como se puede ver en sus obras, particularmente en la de Filaleteo que lleva por título, Enarratio Methodica trium Gebri Medicinarum, […], donde llama a la materia filosófica venida al negro, negrura de la noche, la noche misma y tinieblas, y a la materia salida de la negrura, día y luz.
Concordancia Mito-Físico-Cábalo-Hermética

Por ello, si hubieras operado con el sol vulgar, procura en el principio de las nupcias de tu Mercurio realizar el matrimonio de Diana con Venus, luego ponlas en un nido, y con el debido fuego verás el emblema de la gran obra, a saber: el negro, la cola del pavo real, el blanco, el citrino y el rojo. Entonces reitera en esta obra con Mercurio, que es llamado leche de virgen, dándole el fuego del baño de rocío, o como máximo el de arena templada con cenizas, y entonces, no sólo el negro, sino el negro más negro que el negro y toda la negrura, así como el blanco y el rojo perfectos, y esto a través de un proceso suave. Dios, en efecto, no estaba en el fuego ni en el viento, pero su voz llamó a Elías.

La entrada abierta al Palacio cerrado del Rey. Ireneo Filaleteo
Pág. 1/8
Pág. 3/8
Leer más...