Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
16 noviembre 2011
[...] un hombre que no tenga el espíritu naturalmente lo suficiente bueno como para buscar sutilmente los principios naturales y para descubrir cuáles son los fundamentos de la naturaleza y los artificios por los cuales se puede imitar a esta gran obrera en sus operaciones, este no encontrará jamás la verdadera raíz ni el comienzo de este arte muy precioso.
Si deseamos la ciencia inmortal, empecemos por estudiar la naturaleza y continuemos imitándola muy de cerca.
El Mensaje Reencontrado XXIII: 56

Si frecuentamos a los brutos, los malvados, los astutos o los impíos, nos volveremos como ellos. Razón de más, si frecuentamos a Dios y a sus verdaderos amigos, también seremos hechos a su imagen y saborearemos la bebida de la vida pura.
El Libro habla a la intuición, al amor y a la memoria profunda, y no a la inteligencia, a la voluntad y a la razón superficial de los hombres. «Lo que dice el Libro es grande, pero lo que induce en cada uno de nosotros es inconmensurable».
El Mensaje Reencontrado XIX: 3-3'

Geber no es el único que habla en este sentido, Arnaldo de Vilanova se expresa así: Tres cosas son requeridas en el artista, a saber, un genio sutil y erudito, un cuerpo al que no le falte nada para poder operar, riqueza y los libros. Raimon Llull dice otro tanto: Os digo hijo mío que tres cosas son requeridas en el artista, un juicio sano y un espíritu sutil, aunque natural, recto y sin defecto, liberado de todo obstáculo, operación de las manos, riquezas para hacer frente a los gastos y los libros para estudiar.
La verdad se oculta bajo el velo de las fábulas y las parábolas, es necesario un espíritu muy recto y muy penetrante para descubrirla, así como se precisa un ojo muy ejercitado para reconocer el diamante bajo la envoltura que lo protege.
En el centro del Universo y en el corazón del hombre están contenidos los misterios de Dios.
¿Quién ahondará el abismo? ¿Quién manifestará la vida de la tierra? ¿Y quién consolidará el rocío del cielo?
El Mensaje Reencontrado III: 17-17'

¿No basta con la luz de los libros Sabios y santos para iluminar la vía de los creyentes que buscan a Dios?
El Mensaje Reencontrado XXVIII: 17’

He dicho que todas las cosas son engendradas a partir de dos cosas, y a pesar de que el oro contiene ambas, otro espíritu hace su entrada y abre la puerta del cielo soberano, el cual puede encontrarse en cualquier cuerpo elementado y se llama Upupa, un pájaro meridional más resplandeciente que el oro fino y que anida en los retiros y también está contenido en el oro. Es vil y valioso y algunos lo llaman pájaro del paraíso, porque reside en las más altas regiones y porque anida en la tierra baja.
Los Cinco Libros o La Llave del Secreto de los Secretos, Nicolás Valois

Además se dice que eran hijas de Tespio, y es con razón, porque la materia empieza a volatilizarse después de la negrura indicada por la muerte del león de Nemea. Es el presagio más dichoso del éxito de la obra, según el decir de todos los filósofos.
Así mismo este negro es llamado con este nombre por los filósofos, como se puede ver en sus obras, particularmente en la de Filaleteo que lleva por título, Enarratio Methodica trium Gebri Medicinarum […] donde llama a la materia filosófica venida al negro, negrura de la noche, la noche misma y tinieblas, y a la materia salida de la negrura, día y luz.
Concordancia Mito-Físico-Cábalo-Hermética,
Saint Baque de Bufor

La materia, según Arnaldo de Vilanova, se hincha en el vaso y toma la forma de montaña; el vaso mismo a menudo es llamado por este nombre.
La montaña se ríe del viento, pero recibe el agua y el fuego que la fecundan.
El Mensaje Reencontrado I: 28'

El hombre es el principal fermento de la regeneración del mundo; su acción sobre la tierra es comparable al trabajo de la levadura sobre toda la masa de una pasta.
El Mensaje Reencontrado IX: 36

Príamo se pone en camino con Ideo, es decir, el sudor, […] porque al disolverse la materia parece sudar.
Todos los misterios están contenidos en el sudor de la tierra y en el rocío del cielo.
El Mensaje Reencontrado XIII: 51

Hay que dar para recibir.
Y hay que sudar para ser regado por el dulce rocío del cielo.
El Mensaje Reencontrado XXXV: 14-14’
Pág. 6/8 Inicio Pág. 8/8