Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
28 noviembre 2011
Se dice que Aquiles era hijo de Peleo y de Tetis. Aunque hayamos explicado ya lo que la fábula nos da a entender por ello, es mi propósito retocar alguna cosa para hacer la prueba más completa. Peleo viene de πελίς, negro, moreno, lívido, o de πηλός, barro, cenagal. Tetis es tomada por el agua. Isacio dice que Peleo, aconsejado por su padre, tuvo relación con Tetis, cuando entre todas las formas que tomaba para evitar las persecuciones de Peleo, tomó la forma de un pez conocido con el nombre de seco. Así he aquí a Aquiles hijo del barro negro y del agua.
Bajo la bestia, el Dios secreto, y en el barro, la perla oculta.
El Mensaje Reencontrado II: 73'
Se sabe que este pez llamado seco suelta un licor negro que tinta el agua en la que se encuentra y la transforma, por así decirlo, en tinta. Todo esto conviene bien a la circunstancia de la concepción del hijo filosófico, que hemos dicho que sucede, según los filósofos, cuando la materia puesta en el vaso llega a un estado parecido al de un barro negro, o al de la pez negra fundida. Por la misma razón la fábula dice que las bodas de Peleo y de Tetis se hicieron sobre el monte Pelión en Tesalia.
La tierra se volverá como el barro, como la vida y como el oro, bajo el soplo del Altísimo.
El Mensaje Reencontrado III, 102'

La gran obra es muy fácil, si se cree a los autores que tratan de ello, todos lo dicen, y algunos incluso aseguran que sólo es un divertimento de mujeres y un juego de niños; pero el Cosmopolita hace observar que cuando dicen que es fácil, se ha de entender para aquellos que la conocen.
Ten por seguro, estudioso aprendiz, que de toda la obra de la piedra sólo permanece escondido el régimen, del que el Filósofo ha dicho esta verdad: aquél que tendrá su conocimiento científico será honrado por los Príncipes y los Magnates de la tierra. Y de buena fe te juro que si este fuera expuesto abiertamente, los mismos necios se burlarían del arte.
De hecho, una vez conocido, todo se reduce a un trabajo de mujeres y un juego de niños: basta con cocer. Por ello los Sabios ocultaron con gran arte este secreto y cree firmemente que yo he hecho lo mismo.
La entrada abierta al Palacio cerrado del Rey, Ireneo Filaleteo

No se podría penetrar en estos lugares subterráneos sin haber cogido este ramo que tiene los frutos de oro.
También Virgilio, en la Eneida, nos ha hablado de láminas de oro martilleadas, en el sexto canto de su poema (verso 136 y ss.). Se trata de este famoso ramo de oro, del cual, en el curso de su descenso a los Infiernos, el héroe ha de apoderarse para llegar a sus fines:
Latet arbore opaca
aureus et foliis et lento vimine ramus
lunomi infernae dictus sacer...

«Se esconde en un árbol frondoso una rama dorada
cuyas hojas y tallo son maleables;
 se dice que está consagrado a Juno infernal...»

Emmanuel d’Hooghvorst, en su artículo:

Este espíritu ígneo infundido en la materia es precisamente el que los filósofos herméticos dicen que está en su magisterio perfecto, al que también han dado el nombre de Microcosmos, o pequeño mundo, como siendo un resumen de todo lo que el Macrocosmos tiene de perfecto.
Nada hay en el Universo que no esté también en el hombre.
Así, el gran mundo puede liberar al pequeño y el pequeño puede también reunir al grande.
El Mensaje Reencontrado III: 67'
Dicen que es el principio de todo; todo está hecho de él; produce el vino en la viña, el aceite en el olivo, la harina en el grano, la simiente en las plantas, el color en las flores, el gusto en los alimentos; es el principio radical y vivificante de los mixtos y de todos los cuerpos; es el espíritu universal corporificado, que se especifica según las diferentes especies de individuos de los tres reinos de la naturaleza.
En la naturaleza del mercurio volante como nieve, blanco y coagulado, se encuentra una virtud que vegeta que no es común: el cual mercurio es un cierto Espíritu tanto del grande como del pequeño mundo. Y es de este mercurio que proviene y depende el movimiento y flujo de la naturaleza humana según el alma razonable.
Aforismos Basilienses, Basilio Valentín

El Libro no es, pues, ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo es.
¿Cuál es, pues, la cosa que no es ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo ES?
El Mensaje Reencontrado XXXVIII:14-14'
El magisterio es, dice Espagnet, una minera del fuego celeste.
Todos los Sabios profesan la misma enseñanza.
El agua en la tierra y Dios en el hombre.
El Mensaje Reencontrado II: 35'

Pero nuestro magisterio consiste principalmente en cuatro operaciones: solución, ablución, conjunción y fijación, que no son sino disolver y congelar.
Los Cinco Libros o La Llave del Secreto de los Secretos,

 Nicolás Valois
Se ha de observar respecto a esto que Virgilio ha tenido el cuidado de distinguir los astros terrestres de los celestes, a fin de que el lector no los confunda; es por esto que los ha llamado titanes, porque se sabe que los titanes eran hijos de la Tierra. Los astros terrestres son los metales, a los que la química ha dado los nombres de los planetas. Virgilio añade que este fuego es de origen celeste, porque, según Hermes (Tabla de Esmeralda) el Sol es su padre y la Luna su madre. Todos los filósofos herméticos lo dicen como él. […] Cuando el magisterio ha adquirido la perfección, entonces es este fuego concentrado, este espíritu de la naturaleza, que tiene la propiedad de corregir las imperfecciones de los cuerpos, de purificarlos de sus impurezas, reanimar su vigor y producir todos los efectos que los filósofos le atribuyen.
Finalmente, hay una tercera operación, mixta, mezclándose oro vulgar con nuestro Mercurio, con el debido peso, y añadiéndole el fermento de nuestro azufre en cantidad suficiente. Entonces se realizan todos los milagros del mundo y se hace el Elixir capaz de dar a su poseedor las riquezas y la salud.
La entrada abierta al Palacio cerrado del Rey,

Ireneo Filaleteo
Finalmente es una medicina del espíritu, puesto que vuelve a su poseedor exento de todas las pasiones, la avaricia, la ambición, la envidia, los celos y otras que tiranizan sin cesar el corazón humano.
La libertad se conquista sobre las pasiones, los deseos y la muerte.
El Mensaje Reencontrado I: 66'

Corrigiendo la acritud de los humores, también se corrige la acritud del espíritu.
El Mensaje Reencontrado XIII: 58’
En efecto, teniendo la fuente de las riquezas y de la salud ¿qué más se puede desear en el mundo?  No se aspirará a los honores, pues la miseria está allí ligada. No se envidiará los bienes y la fortuna de otro, cuando se tiene con qué satisfacerse y hacer a los otros partícipes de ello. Los filósofos, pues tienen razón al decir que la ciencia hermética es la parte de los hombres prudentes, sabios, piadosos y temerosos de Dios; que si no eran así cuando Dios permitió que tuviesen su posesión, ellos se han vuelto así después.
Buscábamos en el cielo la piedra gloriosa de la coronación, pero el Señor nos ha hecho ver la piedra humilde del fundamento que se encontraba a nuestros pies, a fin de que la recojamos en las tinieblas de la muerte y la llevemos a la luz de la vida.
¿No estaremos agradecidos al Señor que nos mira amorosamente a pesar de nuestra negrura?
¿No estaremos confusos de ser el objeto del amor fecundante del Altísimo?
¿No seremos resucitados en la gloria por la palabra de vida del Todopoderoso, que nos desea como hijos sobrenaturales?
El Mensaje Reencontrado XXVII: 10-10'
Pág. 7/8 Inicio