Seguir por email

Entrada destacada

Las fábulas egipcias y griegas (1 de 8)

DESVELADAS Y REDUCIDAS A UN MISMO PRINCIPIO, CON UNA EXPLICACIÓN DE LOS JEROGLÍFICOS Y DE LA GUERRA DE TROYA   Dom Antoíne-Joseph Pern...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
17 julio 2020

V



Michael Maier, Atalanta Fugiens
"Pero, volviendo a nuestro tema, muchas cosas pueden encontrarse en los libros, referentes a las tres obras distintas, es decir, la animal, la vegetal y la mineral; la gran y la pequeña obra; la obra de Saturno; la vía húmeda y la vía seca. No tengo la intención de disminuir la autoridad de tan grandes personajes, ni de resistirles ni tampoco de combatir tantos oráculos. Me pregunto, no obstante, si por tantos nombres no quisieron designar una misma cosa y si no se trata de distintas etapas en la operación, si todos ellos con tantos nombres no tendrían el mismo objetivo. No me cuesta nada creer que varios de entre ellos, tras haber obtenido el verdadero Mercurio, buscaran varias vías distintas para abreviar, puesto que la paciencia de los modernos no llega a conducir esta excelente y larga obra hasta el último grado de perfección permitido al arte y a la Naturaleza.

Sin embargo, nunca he podido llegar a convencerme de que ningún Filósofo haya podido llevar su obra a un final deseado con cualquier otro Mercurio que no sea la materia de la que ya he hablado, y con mi método, el único en el que la Naturaleza ha escondido las llaves de su tesoro; en el que además no hay nada superfluo, donde el todo se transforma a través de una cocción perseverante, en un glorioso Elixir.

Esa es la vía húmeda y seca, esa es la obra animal, vegetal y mineral al mismo tiempo. Ya que la experiencia cotidiana nos enseña que la Naturaleza puede, según su deseo y la disposición de la materia, producir tanto un animal como una planta, un mineral o un metal. Los regímenes y colores nos muestran, en el transcurso de la obra misma, las verdaderas semillas de todos los planetas."

Hay dos vías de retorno a Dios: ya sea la disolución en la vida universal y libre, ya sea la coagulación en ella.

La primera vía es enseñada por muchos y realizada por algunos. La segunda vía es enseñada por algunos y realizada por muy pocos.

El que las separa es ignorante.
El que las une es Sabio.
XXVI: 13-13”

"De esta gran obra proceden, al igual que los ríos de un manantial, varias cosas particulares que no refiero, aunque son muy cortas, puesto que están muy lejos de la perfección universal y que son además muy difíciles, poco seguras y vanas, de haber el menor error.

Es posible que conozca el camino del Acuario de los Sabios; sin embargo, nunca decidí trabajar en él, porque la obra es infinita y muy desagradable y porque requiere la maniobra precisa de un hombre acostumbrado a soplar carbón. Una vez que, en mi obra, he confiado mi caldo debidamente cerrado a su fuego y a su horno, ya no necesito a otro maestro ni otro guía que la Naturaleza misma."

El fuego de Dios edifica la vida. El de los hombres la consume. No obstante, la suavidad del segundo puede manifestar la virtud del primero.
VIII: 54’

"Esta no está nunca ociosa, siempre trabaja y tiende de grado en grado a una nueva resurrección y a la mayor perfección. Y si ocurre que el artista yerra, la Naturaleza corrige inmediatamente su error. El que exija tanto tiempo, puesto que apenas sería capaz, en el espacio de dos años, de ser conducida a una rotación útil y fructífera, es lo único que se puede lamentar. Además, exige un artista atento y libre de cualquier otra ocupación, por temor de que, por su negligencia o el impedimento de otros asuntos, el fruto de varios meses de trabajo se echara a perder en un instante."

Quien alcanza al Señor de vida aquí abajo es como un holgazán al que todos los trabajadores del mundo no podrían igualar con todos sus trabajos.

¡Qué trabajador el que no se toma un respiro ni de día ni de noche en la búsqueda de la vida imperecedera! ¡Qué holgazán el que reposa en la unidad viviente del Único!
XXV: 1-1’

"Mis distracciones, debidas a asuntos públicos, fueron por ejemplo la causa de que en tres ocasiones distintas haya tenido que empezar de nuevo sin éxito esta obra y que no haya podido acabar lo que he visto en casa de mi maestro, lo que he oído y manipulado con mis propias manos. Si tenéis más paciencia y disponéis de más ocio y sois más atentos, alegraos felizmente, rogad sin tregua hasta el final y estaréis seguros de haber encontrado en la Tierra el soberano bien, después de Dios. Esto es lo que restaura la salud, fortalece la juventud, aumenta los bienes, etcétera, y conserva hasta el último suspiro la tranquilidad deseable del espíritu. Es el Vellocino de Oro de los griegos, la Luz y la Justicia de los hebreos, la estrella resplandeciente de los Magos, que los condujo a la búsqueda del conocimiento del Señor de la Naturaleza y del Verbo increado."

¿No haríamos mejor en buscar al Señor de vida, que es el único que puede salvarnos de la muerte, y abandonar las vanidades del mundo, que nos hacen perder el poco tiempo que se nos concede aquí abajo para resolver el terrible enigma?

La aceptación, la soledad y el ocio nos son útiles por encima de todo para buscar el joyel que nos salvará de la dispersión de la muerte, pues una nos libera de los cuidados del mundo, la otra nos evita sus preocupaciones y el último nos da el tiempo necesario para la santa búsqueda de la vida.
XXXIII: 46-46’

"Concluiré recomendándoos que antes de cualquier cosa procuréis atraeros la gracia del Autor de la Naturaleza y no os acerquéis a estos misterios en contra de su voluntad, ya que los quita y los da a quien quiere: con él lo podemos todo y sin él no podemos nada.

Rogadle con todo vuestro corazón para que os haga conocer cómo los cielos y sus ejércitos cuentan su gloria.

¡Que la felicidad y la gloria sean suyas para siempre!"

Todas las enseñanzas que se nos prodiguen para comportarnos bien en el mundo no impedirán que muramos en él ignorantes e impotentes de la salvación de Dios, si no la buscamos todos los días de nuestra vida.

Sólo hay una meta verdadera para el hombre aquí abajo: salir de la muerte con la ayuda de Dios, como hizo el bello Señor de resurrección. Pero el secreto de Dios le pertenece en propiedad y lo comunica a quien quiere sin que nadie pueda violentarlo.
XXXIV: 60-60’

--
* Clavícula = pequeña llave

Fuente del texto (excepto notas comparativas): Revista La Puerta - Simbolismo


Pág. 4/5 Inicio

Leer más...

IV



Michael Maier, Atalanta Fugiens



"El secreto del arte que aprendí rápidamente remontando a su primera fuente. Lo demás es fácil y en absoluto desagradable si no fuera por el hedor que sorprende al principio."


Quien retrocede ante el terror y el hedor de la muerte permanece en las tinieblas de la ignorancia.
X: 48


"Los colores son tres, el negro, el blanco como la nieve, y el último se parece al rubí, aunque la mezcla de estos tres produzca más colores."


Habiendo renunciado al barro de afuera, mi Señor me dio una perla; habiendo renunciado a la perla, me ofreció un diamante; habiendo renunciado al diamante, me presentó un rubí; pero como yo no alargaba la mano codiciosamente, se dio él mismo y yo comí a mi Bienamado con prudencia para no morir de su gran perfección.
«¡Oh, sabor único del viviente de eternidad!»
XVIII: 31'

"Que cada cual juzgue, tras todo lo que acaba de ser dicho, si esta obra excelente es tan penosa y tan difícil que deba menospreciarse por completo y desecharse, o ser tratada de locura como una quimera creada por un cerebro trastornado. Más bien creo que es tan fácil y sencilla que, cualquiera de los campesinos que conozco, ignorantes por completo en química, podría realizarla (con tal de que le haya susurrado previamente alguna palabra al oído) del mismo modo que el más excelente Filósofo."

El primer Sabio que reconoció a Dios no tenía libros.
La naturaleza le enseñaba y él ayudaba a la naturaleza.
IV: 31’

"No hay más que una única materia, una simple cocción. La materia, el recipiente, el horno y el fuego no hacen más que una sola y misma cosa. ¿Qué necesidad hay entonces de ir a buscar en países lejanos lo que tenemos suficientemente aquí?"

Hay que decirlo y repetirlo: la revelación más auténtica, la más precisa y la más realizada del misterio de vida y de la salvación de Dios se encuentra en los libros conocidos de los profetas de Dios y en los libros desconocidos de los Sabios de Dios. ¿No es nuestra religión un símbolo vivo del misterio oculto en todos los tiempos? ¿Es que ya no lo vemos? ¿Es que ya no lo oímos?
XXXVII: 48

"¿Qué le importa a aquel que puede hacerse, según su voluntad, con riquezas que sobrepasarían las de las dos Indias juntas, el detentar una gran cantidad de oro y plata? La posesión de estos bienes causa diariamente al que los detenta una multitud de cuidados e inquietudes y además lo expone a diversos peligros. Al final hay que abandonarlo todo y es apenas si aportan alguna ventaja más que el común de los mortales; me refiero a colmar el hambre y apagar la sed. Al final, la pálida muerte llama a ambas puertas, a la de un Palacio y a la de una Cabaña."

Ya que un día tendremos que abandonarlo todo, es prudente ejercitarnos en no poseer nada desde ahora mismo.
VII:26

"Pero a aquél a quien la puerta de la Naturaleza le ha sido abierta, no le falta nada más por conocer que al Autor todopoderoso. Aquel que ve ante sus ojos que todo tiende a su gloria, se dedica con todas sus fuerzas a adquirir este conocimiento; no es en absoluto sorprendente pues, que menospreciando y abandonando todas las cosas de la Tierra, se entregue únicamente al amor y al deseo que lo atrae hacia el Autor y Dueño del Universo."

¿No debemos arder de deseo y de impaciencia en nuestra búsqueda del tesoro divino si queremos tener una oportunidad de descubrirlo aquí abajo?

Pues aquí está nuestra esperanza insensata y nuestro loco deseo, que salvan de la duda, del desespero y de la muerte.
XXXIV: 38-38’

"Aquel que se ha aficionado por la eternidad desea con ardor abandonar esta vida para poseerla y aquel que ha vivido, aunque en libertad y seguridad, en el exilio y como extranjero en países lejanos, no duda en volver a su patria. Esto constituye una respuesta para aquellos que preguntan por qué se da tan escasamente el caso de un Filósofo que tiene éxito en todo y por qué, teniendo conocimientos tan exactos en Medicina, no vive más tiempo que los demás hombres; es que no le queda nada más que sea mortal por desear."

No, este no es un Libro para los saciados del mundo que se han instalado definitivamente en la cloaca de la muerte.

Es un Libro para los hambrientos del cielo que buscan llorando su patria perdida.
XXXV: 41-41'

"El Altísimo puso dos términos a nuestros días: uno accidental y otro natural. Ningún mortal, incluso el Filósofo, podría evitar este último. En cuanto al primero, según nos enseña la Ciencia de los Magos, puede ser prorrogado por la voluntad divina y el alejamiento de los obstáculos. Nuestros primeros Padres y aquellos que vivieron antes del diluvio nos ofrecen ejemplos de ello, al igual que algunos Filósofos. El primer término es corriente y común a todos los mortales de nuestro siglo; esto se ve claramente con el ejemplo de una lámpara o de una vela encendida que arde mientras dura la mecha, es decir hasta el segundo término, a menos que sea apagada por alguna causa accidental, que es lo que constituye el primer término. La vela o lámpara de nuestra vida ardería también hasta que su materia o aceite vital se consumiera, a menos que fuera apagada por la edad o por cualquier accidente violento, a causa de una constitución débil o de la falta de moderación, de los excesos o de la flojedad, de donde provienen numerosas enfermedades, o bien por cualquier otra causa accidental. La Ciencia de los Sabios tiene mucho poder contra este término, a menos que, teniendo cosas mejores ante los ojos, consigan del Creador, por la plegaria, marcharse pronto para permanecer junto a él."

Aplicar únicamente nuestra voluntad en encontrar a Dios en nosotros mismos es abreviar al máximo el tiempo de nuestro exilio.
«Esforcémonos en no hacer nada, a fin de que Dios pueda hablarnos y de que sus ángeles puedan servirnos sin trabas».
III: 59

Leer más...

III



Michael Maier, Atalanta Fugiens

"Así, pues, la materia resulta más inútil de lo que uno podría pensar, sin un exacto conocimiento del fuego, del recipiente y del atanor."

La naturaleza proporciona el alimento y es el fuego interior quien lo digiere y lo transmuta. Quien pretende hacerlo mejor no es más que un presuntuoso ignorante.

El hombre se convierte en su propio instructor, su propio juez y su propio salvador cuando penetra hasta el centro secreto de su corazón.
IX: 55-55’

"Personalmente sigo apoyando que la Naturaleza es el único guía y la única maestra en esta obra; puesto que, al recordar a su autor, no podría equivocarse ni hacer que se equivoquen los demás."

La naturaleza enseña al Sabio y el Sabio ayuda a la naturaleza, a fin de que el fruto aparezca a la vida y se vuelva perfecto.

Quien sabe unir los contrarios de igual naturaleza posee la ciencia.
III: 34-34’

"Conociendo la materia de esta forma me queda todavía por considerar y buscar cómo debe ser corregida y depurada. Esto no se hace por ningún fuego elemental ni artificial, en ningún recipiente ni horno, sino por su propio fuego que el Creador ha dado, inmediatamente y desde el principio, a la Naturaleza, y que nosotros heredamos.

El labrador la conoce a pesar de la rudeza de su instinto, y el Alquimista más experto la ignora por completo.”

El jardinero es el más sabio de los hombres, pero lo ignora, porque trabaja con simientes oscurecidas y sobre una tierra mezclada con muerte.
I: 25'

"Asimismo, el recipiente tampoco es artificial, ni hecho a mano, sino natural y homogéneo, oblongo con un cuello, es cerrado y abierto según las exigencias de las necesidades, es opaco y oscuro. En éste, que es único en la Tierra, la materia empieza, es cocida y perfeccionada. Cualquiera puede hacerse con él en todas partes y en todo momento y no cuesta tanto como el fuego cuya materia cuesta a tanta gente. Se cierra por sí mismo herméticamente y se vuelve a abrir. No recibe más de lo que conviene y rechaza lo que es superfluo; de modo que no cabe preocuparse en absoluto por las proporciones ni cantidades; puesto que la Naturaleza no ignora lo que necesita mientras se le proporcione los auxilios necesarios."

El ignorante habla de suprimir el mal, el Sabio se limita a separarlo y a rechazarlo a fin de glorificar el bien sin trabas.

Él reúne los contrarios con peso y medida, ya que hace falta mucho cielo para mezclarlo con un poco de tierra.
VIII: 18’; VI: 53’

"Lo que dificulta esta obra es:

-El conocimiento y el cuidado que hay que tener durante las horas del parto, pues esta obra se asemeja bastante a la generación del hombre, por tener sus horas de concepción y parto."

Desde el instante de la concepción hasta el momento del alumbramiento, la virgen permanecerá bajo la custodia del Sabio.

Los cambios del mundo purgan la creación; el perfeccionamiento interior conduce al reposo en la paz eterna.
X: 35-35’

Leer más...

II



Michael Maier, Atalanta Fugiens
"Es deplorable que este pueblo haya sido tan envidioso como para querer ser el único en poseer la Sabiduría, de forma que un pequeño número de entre ellos, lejos de indicar en sus libros el camino sencillo de la Naturaleza, indicó, para desviar a aquellos que querían conocerla, falsedades que la destruyen en lugar de ayudarla y enderezarla. Y como no ignoraban que la sed insaciable de oro domina al hombre, se centraron únicamente, para atraerlo más y apartarlo a su vez del camino sencillo de la Naturaleza (que a mi entender es el único verdadero), para lanzarlo hacia una infinidad de caminos particulares; como decía, pues, se centraron únicamente en el reino mineral y metálico, alegando que el oro no podía hacerse sin oro, del mismo modo que una vaca procede de otra y un caballo, de otro caballo, etcétera. Los fundamentos de esta regla son muy verdaderos; pues a la Naturaleza le es imposible producir oro sin semilla de oro, del mismo modo que le sería también imposible al mejor Filósofo disolverlo filosóficamente, y reducirlo a semilla de oro sin nuestro medio y sin la balanza de la Naturaleza. He aquí la dificultad; se trata, pues, de encontrar el medio que nos proporcionará la entrada de este Palacio cerrado del Rey."


Roguemos a Dios en nosotros mismos para reconocer el medio que permite descubrir la substancia oculta bajo la costra de la tierra extranjera.
XIII: 29’

"Aquel que no os conduzca directamente al domicilio nutricio de la Naturaleza, no sigue el verdadero camino, sino que os aparta de él."

No estamos solos y abandonados en este mundo, basta con que escuchemos la voz que susurra en nuestros corazones y que examinemos atentamente lo que nos viene y lo que se aleja de nosotros, haciendo callar nuestras voluntades y nuestros juicios personales.
XXIII: 14’

"Quisiera también daros un consejo para que podáis conseguir vosotros mismos, sólo después de haber leído algunos autores, cuya sinceridad es notoria, borrar seriamente de vuestro espíritu toda ambición de visitar a los metales crudos y minerales de toda clase; y si os aplicáis, por el contrario, únicamente a las generaciones de la Naturaleza, y a examinarlas, podréis estar perfectamente seguros de haber entrado en la vía real."

Si deseamos la ciencia inmortal, empecemos por estudiar la naturaleza y continuemos imitándola muy de cerca.
XXIII: 56

"El camino que os voy a indicar no os comprometerá en ningún modo a realizar grandes gastos, ni trabajos inútiles como los de los Filósofos; aparte de los gastos ordinarios que estáis obligados a realizar para vuestro mantenimiento, ello no os costará más de dos o tres escudos."

El más pobre es como el más rico en este mundo ante el secreto de Dios. Sin embargo, el pobre no está tentado de dispersarse en las complicaciones onerosas que extravían al rico buscador.
XXI: 1’

"Mi materia no es ni animal, ni vegetal, ni mineral, sino que participa de los tres reinos. Es universal y más frecuente en el mundo que cualquier otra cosa. Debe ser nombrada por simpatía microcósmica y se lo merece."

El Libro no es, pues, ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo es.

¿Cuál es, pues, la cosa que no es ni carne ni pescado, ni piedra ni planta, y sin embargo ES?
XXXVIII: 14-14’

"Siempre y en todas partes puede ser encontrada, tanto en el fondo de la India como en medio de Roma, tanto de día como de noche, tanto en Verano como en Invierno."

La naturaleza está profundamente sepultada en la tierra y altamente situada en el cielo, pero existe un lugar particular donde es más oculta y más evidente que en parte alguna.
VIII: 47'

"Se puede adquirir con muy poco y gran peligro y ningún mortal puede vivir sin ella. Nunca está en reposo, siempre en acción y en movimiento, nunca expuesta y siempre oculta a la vista."

Aunque nos ofrecieran el cielo y la tierra y toda la creación intermedia, pediríamos siempre Él, Él, Él, porque él es la simiente sin la cual nada sería.
XIV: 37'

"El Mercurio común es un fluido frío, el mío es un fluido caliente. Muchas cosas y muchos trabajos son necesarios para depurarlo, mientras que el mío no exige más que un único trabajo que me es propio. El mío no reside ni se encuentra más que en un solo cuerpo, aunque todo lo que vive bajo el cielo esté celoso de éste. Al final recobra el mismo color que tenía al principio, aunque esté infinitamente exaltado. Está formado por una infinidad de otras materias, de ahí que por su análisis cuando está crudo, nos indica las afinidades que tiene con los tres reinos.

El ignorante tortura la naturaleza por todos los medios y en todos los terrenos.
El que es instruido la descubre por una sola vía y en un solo lugar.

La gracia y el amor nos liberan de las inmundicias y nos unen a Dios en el secreto de la substancia y de la esencia primeras.
V: 39-39'

Leer más...
16 julio 2020

La Clavícula* de la Ciencia Hermética, escrita por un habitante del Norte durante sus horas de ocio. 

 

Andreas Friedrich. Emblemata Nova. 1617

En el año MDCCXXXII Amsterdam, Pierre Mortier 1751. 




A LA NATURALEZA
Virgen no mancillada
Y AL ARTE
Que la sigue como su guía





Consagro muy humildemente
los momentos de recreo de mis
Noches, yo, que soy un grano
de polvo del Paraíso.

Un Hombre



 

 


(extractos con notas comparativas de El Mensaje Reencontrado)


I



"Después de que una larga experiencia hizo manifiesta la armonía existente entre el hombre y el Universo, lo consideraron como el compendio de todo, o mejor dicho, como el pequeño mundo. Ahí está la clave del sello de este gran Hermes, cuyo emblema es una mano en la que hay una esfera, o un pequeño mundo con la siguiente inscripción:

'Lo que está arriba es como lo que está abajo' "

Todo es en cuerpo y en espíritu.
Todo está abajo y todo está arriba.
Esto vive y se transforma perpetuamente.
Todo es triple y doble y, sin embargo, único.
Esto sube y esto baja.
Todo es hembra por fuera y macho por dentro.
IV: 17'

"Estos testimonios están por encima de toda excepción y, aunque la Fe crea tantas cosas que la razón no entiende, coinciden ambas en lo mismo: que el hombre es, de entre todas las criaturas, la más noble. Esta verdad es tan clara y ha causado tanto impacto en la Antigüedad que no estaba iluminada por la Revelación, que los egipcios, muy ávidos de las ciencias, tenían por principal estudio del arte el conocerse a sí mismos."

Lo más fácil y lo más difícil del mundo es saber quienes somos.
III: 49

"Estos grandes hombres, al ver que los demás animales estaban compuestos únicamente de dos partes: de un cuerpo organizado y del espíritu vital, se percataron de la existencia de un tercer elemento en el hombre, algo que subsistía más allá de la muerte y que nombraban a veces alma, a veces fuego celeste, o incluso genio o espíritu."

¡Que quien pueda unirse al fuego celeste lo haga y viva! Porque ahí están el salvamento y la unión que no perecen.
XXVIII: 36"

"Esto mismo confirma que hay en el hombre algo escondido, que se despierta como de un sueño gracias a las nociones que se le presentan."

El conocimiento primero y último es lo que constituye la enseñanza de todos los libros santos.
«¡Oh, tesoro inestimable pisoteado por los hombres ignorantes!»
XI: 26

"Así, el hombre difiere de los demás animales por estar dotado de un alma razonable e inmortal; por ello más se merece ser colocado por encima de éstos que ser contado entre ellos."

Conocer los tres fundamentos hereditarios del hombre es poseer la ciencia.
El alma que viene de Dios, el espíritu que viene de los astros, el cuerpo que viene de la tierra.
II: 88

"Los antiguos Filósofos caldeos, egipcios y hebreos se esforzaron en reparar, mediante el conocimiento de la Sapientísima Naturaleza, este rayo que la caída de nuestros primeros Padres había dejado casi extinguido."

El Señor nos enseña a no rechazar su creación por desfigurada que esté, pues tras la desolación de la muerte aún subsiste la chispa de la vida divina.
¿Quién experimentará la sabiduría del Sabio? Y ¿quién la verá brillar sobre la tierra?
XXIX: 42'

"Se dirigieron, pues, a su Isis, la Naturaleza, y encontrándola dotada de tanta sabiduría, de tantas riquezas y generosidad y quedando tan sorprendidos, se dedicaron únicamente a su estudio para conocerla. Como esta Virgen casta no desalienta con facilidad a aquellos que la aman de verdad, mientras la busquen con el permiso de su Padre y no estén animados por un amor falso y loco por Aristóteles y por las sutilezas lógicas y escolásticas sino que se consagren por completo a ella, consiguieron congraciarse con ella por su ternura constante hasta el punto de que ella misma les enseñó el sendero verdadero para poder visitar y penetrar sus secretos más ocultos, sin exigir nada más a cambio que alabanzas hacia su gran Autor, y la prudencia y el silencio de sus Amantes."

Madre brillante que estáis en todo y que transfor- 
máis las estrellas y el mar. Concedednos el secre- 
to de vuestra luz y el amor de vuestra pureza. 
Bautizadnos en el agua y en el fuego divinos, 
y recibidnos en vuestro seno viviente. Ma- 
duradnos hasta la perfección del amor. 
Madre luminosa rodeada de tinie- 
blas. Substancia de la vida y ma- 
nantial de felicidad. Simiente 
benéfica de Dios. Nutrid nues- 
tros cuerpos, apagad la sed 
de nuestras almas, ilu- 
minad nuestros espí- 
ritus. Mostradnos 
la ruta que condu- 
ce al Sol bien- 
amado. La- 
vadnos. Ma- 
dre santa.


Plegarias del Padre y la Madre

"No obstante, las Ciencias experimentaron la misma suerte que los grandes Reinos, que las Ciudades y Naciones enteras. La ambición de reinar hizo nacer la discordia y las querellas; los Filósofos fueron entonces exiliados, los monumentos geniales sepultados bajo las ruinas de la patria, y al volverse viuda la Naturaleza, por decirlo de alguna manera, se encerró en su propia virtud. A todo ello siguieron la ignorancia, el olvido, la barbarie, la ferocidad junto con el desprecio y el odio por las artes y las ciencias."

Henos aquí abandonados y entregados a nosotros mismos en las tinieblas del exilio, y tu estrella se ha escondido de nosotros y te has retirado al cielo.
XXXI: 51’




Pág. 2/5
Leer más...