Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

14 noviembre 2013
Había una vez un mercader que tenía un loro en una jaula. Estando a punto de emprender un viaje de negocios a Indostán, le preguntó al loro si tenía algún mensaje que enviar a sus parientes de aquel país, y el loro quiso que les dijera que estaba encerrado en una jaula. El mercader prometió hacerlo, y al llegar al Indostán, dio debidamente el mensaje a la primera bandada de loros que vio. Al oírlo uno de ellos cayó muerto de repente. El mercader se enojó con su loro por haber enviado un mensaje tan fatal, y a su regreso a casa reprendió fuertemente a su loro por haber provocado aquello. Pero el loro tan pronto como oyó la historia del mercader también cayó muerto en su jaula. El mercader, después de lamentar su muerte, sacó su cuerpo de la jaula y lo arrojó; pero, para su sorpresa, el cuerpo recobró inmediatamente la vida y huyó volando, no sin antes explicar que el loro de Indostán sólo había fingido la muerte para insinuar esta manera de escapar del encierro de la jaula.

Mathnawî I, 7 (revista La Puerta nº 57)




Como el mono que permanece prisionero de la calabaza, con la mano obstinadamente cerrada sobre el cebo, también a nosotros nos bastaría con soltar el puñado de barro que apretamos estúpidamente en este mundo para ser devueltos a nuestra libertad primera. Sin embargo, todos se burlan de los monos y nadie entrevé su propia codicia.

El Mensaje Reencontrado XX: 9