Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
23 noviembre 2013

¡Oh! Primera generación de mi generación, primer principio de mi principio.
Soplo del soplo que está en mí.
Fuego divino que de entre todas las misceláneas que están en mí ha sido dado por Dios
Para mi constitución y la miscelánea en mí del primero de los fuegos;
Agua del agua primera que está en mí,
Tierra, prototipo de la tierra que ha hecho mi cuerpo,
Cuerpo humano formado en un mundo sin luz y sin embargo luminoso,
Creado en lo animado y animado
Por una diestra imperecedera,
Si os complace darme también, transmitirme y comunicarme
El nacimiento a la Inmortalidad,
A mí todavía ligado a mi condición humana.
Ojalá pueda alcanzar mi salvación
Ojalá pueda triunfar frente al violento obstáculo del destino
Y contemplar un día el principio Inmortal
Gracias al soplo divino que está en mí
Gracias al agua inmortal que está en mí,
Gracias al aire de Arriba.
¡Oh! que yo sea regenerado,
Que mi espíritu sea purificado y sublimado,
Que sople en mí el Espíritu de Arriba,
Que vea el fuego divino
Y los abismos del Oriente
Y el agua terrestre que causa temor
Y que mi voz sea oída en el éter radiante,
Fuente inmortal de vida esparcida en todas las cosas
Pues aquél día veré mediante mis ojos astrales e inmortales
Aunque haya nacido mortal de una matriz perecedera.
Veré ya que seré llevado por una fuerza divina,
Sostenido por una diestra imperecedera,
Llevado por el soplo eterno
Gracias al Eón eterno
Al centro de la diadema del fuego del mundo.

Libro egipcio de los muertos,

extracto de la revista La Puerta nº 67

XXXV
13. Quien no sabe rezar solo debe hacerlo con la comunidad de los creyentes, a fin de entrenarse en la plegaria particular que brota en todos los tiempos y en todos los lugares en la alegría de la unión divina.
13'. Quien sabe rezar solo se basta a sí mismo, porque el Señor es un compañero todopoderoso y perfecto. No obstante, no desdeña rezar también algunas veces con la comunidad de los creyentes en la alegría de la unión fraternal.

XXVII
6. No hay ningún peligro en rezar a fin de recibir el don de Dios, pero hay uno considerable en intentar descubrir el secreto del Único. Muchos han encontrado en ello la impiedad, la locura o la muerte.

El Mensaje Reencontrado