Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

15 julio 2013

Versículos de El Mensaje Reencontrado

IV

64'. Los que saben ir desnudos se proveen en el tesoro de Dios.
¡Oh pureza!

V

58. Pasar por loco, incapaz, perezoso o idiota y no afligirse por ello, se parece a la sabiduría.

VI

1. Si somos inteligentes, roguemos a Dios para volvernos inteligentes.
1'. La ignorancia del Sabio es como la ciencia de Dios.

7'. Cuanto más inteligentes seamos en Dios, más idiotas pareceremos en el mundo.

VII

9. Son necesarios muchos estudios, mucho tiempo, muchos dolores, mucho amor y mucho saber para volver a ser simple y natural, pero entonces es una simplicidad que se conoce y se guarda.

12. El que conoce a Dios soporta fácilmente pasar por ignorante. Permanece en su alegría y es indulgente con todos los seres.

21'. El Sabio es como el hueso de una fruta que se abandona con indiferencia y como un hueso que se arroja con desprecio.

32'. El agua preciosa parece despreciable en su simplicidad, por eso el mundo la abandona; pero la tierra muerta, que parece adornada con tantas promesas, cuesta la vida a los hombres sometidos a la apariencia.

56. El conocimiento del Único es como la sabiduría y como la locura de los Sabios.
La búsqueda de lo múltiple es como la locura y como la sabiduría del mundo.

VIII

55'. El Sabio en Dios es como un ignorante entre la muchedumbre de los sabios; sin embargo, es el único que conoce el comienzo y el fin de todas las cosas.

60'. El que quiere ser grande en la vida debe volverse imperceptible en el mundo y dejar de existir en la muerte.

63'. El santo puede parecer idiota y el Sabio extraviado, pero ni uno ni otro son jamás mediocres en el mundo ni en Dios.

IX

12'. Los santos pueden ayudar al mundo entero pero nadie les interroga, y cuando hablan, nadie les escucha.

25. Nada desagrada tanto a los hombres como la verdad sobre sí mismos, porque tanto la desnudez del espíritu como la del cuerpo sólo es soportada ventajosamente por aquellos que son perfectos.

35'. Ya no tenemos honra, ni orgullo, ni valor ni virtud; no tenemos saber ni inteligencia; nuestro talento es como el humo y nuestra fuerza parece agua derramada. Nuestra piedad permanece como un bote vacío y nuestros días se han vuelto insensibles bajo el ardor de la mirada divina. Pero la gracia multiplica el amor secreto que habita nuestro corazón y ya saboreamos la dulzura del fuego trascendente.

43'. Aceptemos parecer idiotas, pobres e inútiles a fin de permanecer libres en Dios.

47'. La razón y la locura del mundo se borran rápidamente ante la sabiduría de Dios, que lo penetra todo.

XI

1'. Más vale parecer idiota alabando a Dios que pasar por inteligente negando la evidencia de la vida.

38'. Los sabios de este mundo se humillarán ante el sencillo que posee a Dios y su luz.

59'. La bendición de Dios fluirá sobre el que está desnudo, y la gracia de dentro y la de fuera no formarán más que una sola agua.

60. Los amigos de Dios son poderosos, pero parecen gusanos. Poseen todas las cosas y se les trata como a miserables. Moran con la sabiduría y el mundo los cree locos. Desbordan de amor y parecen duros.

XII

15. La sabiduría del Sabio es como una ignorancia que se conoce y calla.

22'. Es más ventajoso ser salvado por alguien sencillo lleno de experiencia que ser matado por un sabio atiborrado de ciencia.

36'. Dios no nos pide agradar, nos pide ser sencillos y verdaderos.

43. Aquí las vanidades del mundo no son de ninguna utilidad, pues no se trata de estar sobrecargado de memoria o henchido de importancia, sino más bien de ser sencillo y estar desnudo como en el último día de la creación y en el primer día de nuestro nacimiento.

XIII

16'. Cuando nuestra razón, nuestra voluntad y nuestra inteligencia sean aniquiladas por la duración y por la violencia de nuestra búsqueda, la inocencia, la gracia y el amor nos entregarán entonces el secreto tan buscado del Único Esplendor.
«¡Oh, pobre idiota!, basta con que calles y dejes de agitarte para que el Perfecto te anime de nuevo en tu perfección primera».

46'. La dulce y larga meditación es lo que vuelve todas las cosas fijas y perfectas, pues separa al comienzo para unir mejor al final. Así pues, volviéndonos sencillos y desnudos es como veremos Uno en todo y Todo en Uno.
La buena voluntad en Dios utiliza lo mejor posible todo lo que se presenta, pero no desea nada. Es como la atención muy sostenida en medio de la más perfecta quietud.

XIV

46'. Aquel que es iluminado se intitula «holgazán, idiota e inútil», porque es su única justificación ante el «Apacible, el Santo y el Gratuito».

XV

22'. ¡Ah, cuan cerca de Dios están los poetas, los pobres y los sencillos, y cuánto ignoran su proximidad!

34'. Los santos que actualmente son ignorados o rechazados, después serán conocidos y buscados, pues aunque el mundo los trata como nulidades y como una nada, serán establecidos dueños por Dios sobre los que les han desconocido y sobre su descendencia. «Es la justicia del Señor que nadie puede falsear».

38'. La inteligencia y la razón humana son humildes servidoras que jamás deben usurpar el puesto de la inspiración y del amor, que son los dueños de la casa de Dios.

42. El que mide su debilidad en este mundo y su fuerza en Dios, ya no se considera gran cosa aquí abajo.
42'. ¿Qué puede ofrecer el mundo a aquel que Dios ya ha provisto de su amor, a aquel que sigue su vía, a aquel que realiza su obra?

45. Un trabajo largo y solitario, la indiferencia o la desconfianza de todos, los rechazos, la hostilidad, la pobreza, el silencio y la soledad por compañeros.
-Tal es la obra santa ofrecida a los muertos, tal es el salario de los muertos que no la reciben.

XVI

24. El maligno parece meloso y adulador, amable y prudente, prometedor y fácil, seductor y almibarado, disfrazado y hábil, evasivo e impreciso, complaciente y encantador, solícito y servil. El mundo le busca y cae fácilmente en sus redes; su salario es el engaño, la desolación, el tormento y la muerte.
24'. El santo parece duro y grosero, decepcionante y severo, áspero y brutal, torpe y ofensivo, exigente e intratable, escandaloso y exagerado, repulsivo y amargo. Todos huyen de él como de la peste. Su regalo es la verdad, el consuelo, la paz y la vida en Dios.

65. Labremos pacientemente el Libro y su cosecha nos enriquecerá y nos nutrirá en la paz del Único.
«Lo propio de los sabios del mundo es la profanación. Lo propio de los Sabios de DIOS es la revelación».

XVII

51. Los Sabios ya no guían a las naciones porque parecen demasiado ignorantes en este mundo.
Y los santos ya no inspiran a las iglesias porque no parecen suficientemente «biempensantes».
51'. Si los dotados ocupasen aquí abajo los puestos que les corresponden, ¿qué sería de la multitud de mediocres y de fracasados que se agitan en sus vanas empresas?

56. El mundo sólo otorga sus sufragios a los destructores y a los envenenadores profesionales, a los criminales y a los brutos de oficio, a los opresores y a los ladrones patentados; y, en todas partes, los nombres de los santos y de los justos son reemplazados por los de los malvados.
56'. Los que siembran preparan la resurrección y los que oran hacen descender la bendición de Dios. Así, los más útiles y los más estimables entre todos los hombres parecen los más inútiles y los más despreciables en el mundo ciego y sordo.

61. La sobriedad, la simplicidad y el estudio atento de las Escrituras santas son la salvaguarda del Sabio inquiridor de Dios.
«¡Cuánto favorecen la búsqueda del Señor de verdad los climas cálidos y los lugares apacibles!»

XVIII

14. Los Sabios y los santos de Dios son tan inteligentes como cualquiera, pero confían más en el conocimiento y en el amor de su Señor que en sus capacidades particulares.

20'. El que es violentado por los demás puede hallar un defensor benévolo o incluso huir o apiadar a su verdugo; pero el que se violenta a sí mismo, ¿por quién será defendido y por quién será liberado?
«El que está despierto y es fuerte en Dios parece dormido y débil en el mundo».

26'. La verdadera suerte es estar lo suficientemente reposado, ser lo suficientemente gratuito y estar lo suficientemente vacío para oír la voz interior de Dios y recibir su bendición sin trabas.

30. El verdadero Sabio es como un niño pequeño que sigue la naturaleza divina y que se hace obedecer por los elementos, sin sorprenderse en absoluto por ello.

46'. Quien lo sabe todo es como quien no sabe nada, pero con la diferencia de que el primero es libre, mientras que el segundo es esclavo.

47'. Nuestro silencio es lo que permite a Dios enunciar en nosotros su verdad santa, y nuestro reposo es lo que le permite realizar en nosotros su perfección última.
«Sobriedad, Simplicidad, Soledad, Salvación, Santidad».
«Solución, Sal, Salud, Socorro, Sabiduría».

60. Volvámonos lo bastante pobres y sencillos a fin de que nadie pueda robarnos ni humillarnos, o bien volvámonos lo bastante ricos e instruidos a fin de que nadie sea capaz de empobrecernos ni decepcionarnos.

65". Seamos piadosos y creyentes, seamos sencillos y pacientes, seamos sobrios y apacibles, y cultivemos la tierra del jardín de Edén con la ayuda del Señor todopoderoso.

XIX

65. Seamos como huérfanos que buscan febrilmente a su Señor día y noche, y después volvámonos como odres vacíos que esperan ser llenados del néctar de los cielos.
65'. A un viviente se le perdona todo, excepto estar presente entre los agonizantes de este mundo.
«¡Oh, sacrificio santísimo de los Hijos del Único!»

XXI

67'. El colmo de la inteligencia es ser idiota ante Dios, así como el colmo de la idiotez es creerse inteligente ante él.

XXII

22'. El que se baña en la claridad del fuego interior es como idiota en el mundo, sin embargo, es el único verdaderamente iluminado.
«Para aproximarse a la verdad, hay que estar desnudo como ella».

58'. Cuanto más pobres seamos en todo, más nos colmará el Señor con su fe, su alegría, su amor, su paz y su conocimiento que no perecen.

70'. Seamos sencillos y libres en nuestros corazones y dejaremos de ser complicados y esclavos en el mundo.

XXIII

36. Es inútil correr tras el autor: sólo encontraríamos el vacío que habita en un idiota en Dios, que no nos enseñaría nada. El Libro basta para todos los trabajos y para todos los reposos.
36'. Esforcémonos en ser los instrumentos de la Providencia que nutre a los Sabios, a los santos y a los sencillos, pues es una manera fácil de participar en la bendición creciente del Único.

40'. Si Dios bromea con un pobre idiota sin instrucción ni diplomas, ¿cómo no querría conversar seriamente con los inteligentes repletos de saber y cubiertos de títulos?

45. Sólo la inocencia reencontrada puede reconciliar a los hombres con Dios, con la naturaleza y con ellos mismos.

66. Si no renunciamos a nuestras obras y a nosotros mismos y si no nos volvemos vacíos y libres por dentro y por fuera, no hay liberación aquí abajo ni en otra parte para nadie.

XXIV

1. El que nos alimenta no nos critica, pero los que nos dejan perecer nos prodigan sus juicios y sus condenaciones sin medida, pues se creen superiores en el mundo.

2. No es como nosotros, por lo tanto está loco, dicen los impíos.
2'. No son como yo, por lo tanto están muertos, dice el Señor de vida.

XXVI

51. Cuando nos hayamos vuelto inocentes y puros como niños pequeños, también lo miraremos todo cara a cara y veremos lucir la verdad del Perfecto, porque seremos transparentes y preciosos como el diamante.

XXVII

21. Dios sólo habla a los sencillos que creen en su NOMBRE y sólo inspira a sus hijos que obedecen su VOZ.

23. Conservemos cuidadosamente nuestra fe en el Señor de vida y guardémonos de los impíos, pues, en el último día, los sabios y los inteligentes del mundo aullarán bajo los golpes de la muerte.
23'. Los simples hijos de Dios los mirarán con asombro, pues ellos mismos permanecerán indemnes en las llamas del fuego devorador y la desgracia nunca más los alcanzará.

26. Cuanto más enfadado está un hombre por su condición de bestia exiliada en el mundo caído, más le consideran los demás hombres como un ser anormal y peligroso, sin embargo, cuanto más resignado está de su condición de esclavo vasallo de la muerte, más se le considera aquí abajo como un ser normal y razonable.

38'. Dios posee verdaderamente un humor maravilloso, pues esconde su secreto a los sabios y a los inteligentes que nos explican el Universo, y lo revela a los simples hijos de Dios que ponen más su confianza en su luz de vida que en su propio saber.

41. Un sencillo que cree dentro de su corazón en la inteligencia, en la potencia y en el amor de Dios vale más que todos los sabios que creen en su propia inteligencia, en su propio saber y en su propia superioridad en el mundo.

47. El más pequeño consolador y liberador en Dios vale más que todos los grandes conquistadores y organizadores del mundo. He aquí lo que jamás debemos olvidar.

55. ¡Oh, Señor!, ¿por qué hay tantos hombres indiferentes a tu gracia que se instalan en la agonía del mundo? Y ¿por qué hay tan pocos niños que te buscan con amor y con superación en la vida eterna?
55'. Porque, dice el Señor, deseo para cada uno de mis predilectos una multitud de esclavos para servirle. Y así como he escogido a mis salvados porque se han escogido a sí mismos, he condenado a los réprobos porque también se han condenado ellos mismos.

XXIX

33. ¿El maestro no es considerado por el mundo profano como el rey de los charlatanes por haber anunciado la salvación declarada increíble?
33'. ¿El maestro no es considerado por el mundo profano como el rey de los histriones por haber manifestado la resurrección reputada imposible?
33". ¿No nos honrará también con ser tratados como charlatanes e histriones, a causa de nuestra confirmación en el mundo de la salvación divina y de la resurrección gloriosa?

XXXI

16'. Ante los creyentes sencillos, hijos de Dios, manifestaremos la bondad de la luz santa, a fin de que sus corazones sean confirmados en la fe de Dios y a fin de que sus espíritus sean penetrados por un rayo celeste.

XXXIII

37. Cuando los sabios inteligentes nos ignoren, nos alegraremos de no encontrarnos entre ellos.

XXXIV

11'. ¿Acaso no sabemos que los últimos vienen en primer lugar y que los primeros vienen en último lugar en este mundo?

13'. ¿Quién volverá a ser lo bastante sencillo y lo bastante puro para creer, para oír y para ver la verdad del misterio revelado?
«¡Oh, Señor magnánimo!, multiplica a tus hijos y a tus hijas, y dales tu tierra santa donde nada perece».

36. ¡Oh, sublime pobreza de aquel que lo tiene todo!
¡Oh, sublime simplicidad de aquel que lo sabe todo!
¡Oh, sublime debilidad de aquel que lo puede todo!
¡Oh, sublime paz de aquel que lo ama todo!

74. ¡Oh, sencillos hijos de Dios!, no rechacéis al Señor a causa de los que le desfiguran y le traicionan en su propia casa.
74'. Id a él con toda confianza en vuestros corazones, servidle y amadle como al mejor de todos vosotros.
75. Así, seréis recibidos en su reino, mientras que los hipócritas serán rechazados en las tinieblas de afuera.

XXXV

22. Cuando nos hayamos vuelto pobres hasta el punto de sentirnos como invitados en nuestras propias casas, estaremos libres y en paz en cualquier parte del mundo.

XXXVI

4. Los inteligentes del mundo consideran la enseñanza del Libro como una cosa abstracta, cuando de hecho se trata de la cosa más concreta del Universo, que es la unión del cielo y de la tierra.
4'. Si conocieran la enseñanza de las demás Escrituras, también conocerían el significado de ésta; pero su vanidosa pretensión los ciega totalmente.
4". Dios se burla de ellos y los ridiculiza ante los simples niños más allá de toda expresión.

10. No nos entreguemos al trabajo del mundo como esclavos desaforados para satisfacer deseos siempre renovados, pues entonces ni la mano del hombre ni la de Dios podría ya liberarnos del embrutecimiento de la muerte espiritual.
10'. Mantengámonos en la suficiencia de la pobreza y tendremos todo el tiempo necesario para la búsqueda del Perfecto, que se encarna en la maravillosa virgen revelada a los simples y a los Sabios hijos de Dios.

16. Si hay un incapaz, un inútil, un vagabundo, un idiota, un miserable al que el mundo rechaza, que venga sin temor hacia el Señor Dios, que lea el Libro de la liberación y que se siente a la mesa del banquete de la vida que no perece.
16'. Pues los hábiles, los trabajadores, los sabios, los inteligentes y los bien provistos del mundo se excluyen por sus vanidosas pretensiones, por sus creaciones muertas, por su saber profano, por su autoestima y por su satisfacción del mundo caído.

17. Ciertamente, la salvación de Dios que anunciamos y proponemos a los hombres exiliados, parece increíble por ser demasiado hermosa y demasiado pura en este mundo oscurecido por la muerte.
17'. Así, los inteligentes la rechazan, riendo sarcásticamente según su llana y ciega razón. Sólo los simples y los inocentes pueden recibirla, pues no obstaculizan el milagro renovado de Dios.

18. ¿No hemos venido a predicar primero a los pueblos más astutos, más incrédulos y más rebeldes a fin de que, rechazando el Libro de la ciencia, su suerte sea decidida por ellos mismos sin recriminaciones posibles en el día del juicio?
18'. Y ¿no hemos venido a predicar en segundo lugar a los pueblos más sencillos, más creyentes y más sumisos a Dios a fin de que, recibiendo el Libro de la salvación, su suerte sea asegurada por ellos mismos sin error posible en el día del juicio?

63. Los que se acuerdan de su patria perdida y buscan noche y día el camino de retorno a la vida que no perece son objeto de burla y son maltratados por muchos, pues al mundo le parecen locos, siendo los únicos realmente Sabios en Dios.
63'. Así, los Sabios y los santos de Dios, que trabajan para el salvamento de los hombres exiliados en la muerte, son deshonrados y rechazados por los sabios y por los inteligentes del mundo, que instalan a la humanidad en la fosa común.

70. Permaneceremos silenciosos, como hizo el Señor de verdad ante los que, creyéndose superiores, se disfrazan de una forma u otra para perseguirnos, juzgarnos y condenarnos aquí abajo.
70'. Rogaremos en nuestros corazones a fin de que se conviertan a la simplicidad de los hijos de Dios, pues el juez justo los tratará según su justicia, que no se deja desorientar por ningún disfraz.

XXXVII

2. Cuando nos acerquemos al Señor y a su santa verdad de vida, seremos vueltos del revés y sacudidos como sacos, y todo nuestro saber y toda nuestra pretensión caerán en la nada.
2'. Pues la plenitud de la revelación divina exige nuestra pobreza total y nuestra entera libertad de espíritu y de corazón.
2". El espíritu rebelde y los que le siguen prefieren permanecer en la muerte y perecer, antes que someterse obedeciendo al amor. ¿Tendremos éxito donde el Señor ha fracasado? Y ¿permaneceremos allí de donde él se ha retirado?

17. Somos ignorante ante los sabios triunfantes.
Estamos extraviado ante los imbéciles triunfantes.
Somos inútil ante los trabajadores triunfantes.
Estamos loco ante los razonables triunfantes.
Somos miserable ante los ricos triunfantes.
Somos réprobo ante los biempensantes triunfantes.
Estamos perdido ante los tranquilizados triunfantes.
Somos despreciable ante los poderosos triunfantes.
Somos oscuro ante los inteligentes triunfantes.
Estamos sepultado ante los agitados triunfantes.
Estamos avergonzado ante los hipócritas triunfantes.
Somos estúpido ante los iluminados triunfantes.
Somos incapaz ante los mañosos triunfantes.
Somos mudo ante los discursistas triunfantes.
Somos idiota ante los astutos triunfantes.
Somos cobarde ante los héroes triunfantes.
Somos desertor ante los enrolados triunfantes.
Estamos desplazado ante el mundo triunfante.
¿Es quizá también porque somos verídico y saludable ante los hijos de Dios triunfante?

55'. ¿No es por efecto de la gracia del Todopoderoso que el Libro es dado a los hombres simples y de buena voluntad en Dios? Y ¿no es por efecto de su justicia que el Libro es rechazado y ridiculizado por los malvados, por los astutos y por los hipócritas?

XXXIX

14. ¡Oh, Señor de inteligencia!, ¿hasta cuándo dejarás pasar por idiotas e incapaces a los que te sirven y te buscan aquí abajo con las lágrimas de la agonía y de la esperanza?
14'. ¡Oh, Señor todopoderoso!, ¿hasta cuándo abandonarás a la mendicidad a los que descuidan asegurar su fortuna en este mundo para buscarte mejor en sí mismos?
14". ¡Oh, Señor de justicia!, ¿hasta cuándo dejarás pisotear y reducir a nada a quienes prefieren rogarte y alabarte, antes que despabilarse en este mundo infectado por la muerte?

XL

7'. Iremos a los humildes, a los pobres, a los desheredados, a los abandonados, a los ignorantes, a los sencillos, a los pequeños, a los vagabundos, a los oprimidos, a los inválidos, a fin de que sean enriquecidos, liberados, honrados, instruidos, curados y resucitados en el Señor que viene.

8. Los que se han establecido en la letra ciega y sorda de las Escrituras reveladas ya no pueden recibir nada de la profundidad y de la altura, pues su orgullo les impide aceptar nada del Espíritu Santo que enseña a los corazones humildes y abiertos.