Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

22 junio 2013

El Mensaje Reencontrado

VU ET RENIÉ — EL SALVADOR

(extractos)

Cuando la muerte invita al Sabio a dar un paso con ella, éste efectúa dos, y la muerte pronto queda sobrepasada y sola.
«¡Oh, juego misterioso y divino del olvido y del conocimiento de uno mismo!»

El que renuncia al mundo exterior, por propia iniciativa o por los reveses de la fortuna, conquista, finalmente, el mundo interior de la gracia, del amor y de la unión.
«El reposo que ama, conoce, posee y puede».

La meditación ocasiona primero un gran vértigo, después una inmensa desilusión y la soledad punzante como la muerte. Luego conduce a la intensa admiración de la Madre y al amor deslumbrado del Padre. Finalmente, proporciona la paz en la unión que engendra al Hijo perfectísimo.

El que puede conocerse y enmendarse se vuelve fácilmente dueño de sí mismo y del mundo.
Sólo hay un pequeño número de hombres capaces de apreciar el oscuro origen del cielo y de la tierra.

El deseo ferviente dirigido por una voluntad paciente se convierte en una fuerza que puede separar y unir, matar en el mundo y vivificar en Dios.
El mal no es lo que nos contraría, sino lo que nos impide ser sencillos y puros. El bien tampoco es lo que nos halaga, sino lo que nos acerca a Dios y nos une a él.

La muerte es un fenómeno que hay que estudiar largo tiempo antes de poderlo dominar realmente, por la potencia del Dios vivo encarnado en nosotros.
El que se abre a Dios germinará como un hueso de fruta que es regado, pero el que se cierra a la vida se volverá como una piedra que es apartada del camino.

La naturaleza media del hombre no le permite desembrollar lo verdadero de lo falso sin la ayuda de Dios.
Demasiada sutileza lleva a la locura y demasiados deseos conducen a la esclavitud.

El ángel ha caído por haber apartado su faz de su dios, y el hombre ha muerto por haber querido conocer los límites de su ser.
La sabiduría es preferir la cualidad oculta de cada cosa a la vestidura tenebrosa del mundo.

La paciencia del amor consiste en ponerlo todo en manos de Dios y en permanecer despierto en la noche de este mundo.
El hombre Sabio emplea el fuego para madurar, los demás lo usan para matar.

El que rechaza el hueso obedece a la ley sin saberlo y algo puede ser recogido por el mundo, pero el que planta colabora con Dios, y el fruto no pertenece más que a Él.

La gran agua es la que llevará el fermento del hombre hasta Dios.

Las almas y los cuerpos entorpecidos caen fácilmente en la orgía.
Las almas y los cuerpos agotados pronto desatinan en el delirio.
Las almas y los cuerpos depurados se sostienen fácilmente en la verdad

El conocimiento del Único es como la sabiduría y como la locura de los Sabios.
La búsqueda de lo múltiple es como la locura y como la sabiduría del mundo.

Confiar el Libro a un burlón es hundirlo en su extravío y aumentar su carga secreta.

El libro está consagrado a la gloria de Dios, para la liberación de los hombres y para la 
plenitud de los santos y de los Sabios.
«Una gran doctrina propuesta por mediocres puede parecer una ineptitud».

Instruir a un bruto o mostrar interés por él antes de que lo solicite es exponerse inútilmente a las injurias y a los golpes.
«Sólo la gracia divina hace florecer nuestra vida oculta y sólo el amor del Señor la fija en la eternidad».
Libro VI Apertura Libro VIII