Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

23 mayo 2011
(versículos de El Mensaje Reencontrado)


¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y cuando lo conseguís, hacéis de él un hijo de la gehena dos veces más que vosotros!

JESÚS


Lo propio de la verdad es que se basta a sí misma, quien la posee no intenta convencer a nadie.

La simplicidad y el amor, que se han vuelto ajenos a los hombres, hacen que la palabra más clara sea la más abandonada.

Hacer lo que no se predica y predicar solamente lo que se ha hecho.

No hay nadie por encima de quien conoce a Dios, excepto Dios mismo.

Permanecen ignorantes, orgullosos y estúpidos, Dios se burla de ellos y ellos engañan al mundo.

Cuando las iglesias y los estados se apoyan en la fuerza del mundo, se someten a la muerte, porque el poder de Dios les abandona.

Los que poseen el verdadero poder espiritual controlan sin esfuerzo el poder temporal, no obstante, la coacción y la violencia siempre les son ajenas.

Quisiéramos que no os preocuparais de acusar a quien os reprende, sino más bien que os disgustarais por predicar la verdad y no observarla.

Suscitando santos antes que sabios, mereceremos por fin un Sabio.

Quien está verdaderamente entregado a Dios no lleva ninguna marca especial que lo señale para ser venerado por la multitud.
Está desnudo y pobre en el mundo.

Cuando se busca a Dios no hay tiempo para ocuparse del mundo, de igual manera, cuando se corre tras el mundo no se puede reposar en el Único.

No hay mayor maldición que estar aherrojado en el orgullo del espíritu y en la grosería del sentimiento.

La locura aparente del secreto de Dios excluye a los orgullosos, a los codiciosos y a los impíos.

Muchos parecen estar fuera de la Iglesia y están dentro; muchos que parecen estar dentro, y están fuera.

AGUSTÍN