Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
16 mayo 2011
(extractos)

Esta cosa puede encontrarse por doquier: es piedra y no es piedra, es vil y valiosa, clara y preciosa, es obscura pero todos la conocen, no tiene más que un nombre pero tiene muchos: es el Esputo de la Luna.
I: 65. Lo que el mundo desprecia, lo que todos rechazan, lo que parece vil y sin valor: he aquí lo que el Sabio examina con cuidado.
65'. El barro del abismo, la humildad de la tierra y el velo de la muerte.
«La piedra fundamental y el agua de la resurrección».

I: 73'. El mundo prefiere el veneno fabricado antes que el agua natural del sol y de la luna.
«¡Oh individuos adormecidos de las multitudes agonizantes!, vuestro lamentable extravío no puede alegrar a los simples hijos de Dios, ¿despertaréis a la voz del Señor que os requiere de amores?»

El Mensaje Reencontrado

Y sabed que si ponéis el cuerpo al fuego sin vinagre, se quemará y corromperá.
XXIII: 41'. Antes de hervir la ropa sucia, es preciso ponerla en remojo, de lo contrario se cuece la mugre en lugar de quitarla, y el último estado es peor que el primero, pues la suciedad queda fijada en el tejido y ya no se puede quitar.

El Mensaje Reencontrado

Por mi Dios yo os juro que durante largo tiempo he buscado en los libros con la voluntad de arribar a esta ciencia y he rogado a Dios que me enseñase cual es la cosa, y cuando Dios me escuchó me mostró un agua limpia que yo conocí ser puro vinagre; después de esto, cuantos más libros leía más los entendía.
II: 44. Cuando el símbolo es una realidad, es imposible descubrirlo sin la ayuda de Dios.
44'. La evidencia del misterio ciega a los más sabios.

XV: 41. La luz que encubre al Señor es como la vestidura y como la sombra luminosa del Perfecto, de la que debemos ser cubiertos si somos encontrados sencillos, fieles, amantes y puros como en el último día de la creación y como en el primer tiempo de nuestra vida nueva.
41'. Una vez, diez veces, cien veces, el Libro no nos dirá nada, pero creamos que a la milésima vez nos hablará un poco y que, al final, nos aparecerá demasiado claro y evidente, es decir, imprudente en exceso.
41". Así, si el Libro nos fuera pesado por el peso de nuestro oro, si nos fuera contado por el número de nuestros días y si nos fuera medido a la medida de nuestra sangre, aún sería poca cosa respecto al don del Señor.

El Mensaje Reencontrado

Bonellus dijo: Sabed que nuestra agua no es agua vulgar, antes bien, es un agua permanente que busca sin descanso a su compañero, y cuando lo encuentra rápidamente lo coge. Él y ella tan sólo son una cosa.
VIII: 1. La espiritualización del cuerpo hace aparecer el agua y el aire que nos animan y mantienen.
La corporificación del espíritu engendra la tierra y el fuego que nos sostienen y multiplican.
¿Quién pesará la parte de cada cosa?
1'. El hombre sin la mujer es como una piedra en el fondo desecado de un torrente, y la mujer sin el hombre es como una nube extraviada sobre el mar.
«¿Quién hará la unión de los contrarios por medio de lo semejante?»

El Mensaje Reencontrado

Cuando vosotros plantáis y sembráis ¿Acaso no esperáis el fruto hasta el tiempo de su madurez? Por tanto ¿cómo pretendéis tener el fruto de este Arte en un tiempo tan escaso? Esto os lo digo para que luego no nos maldigáis, que en este Arte toda precipitación proviene del diablo, que intenta desviar a los hombres de sus buenos propósitos. Sed firmes y obedeced a vuestro maestro, como nosotros obedecemos al nuestro.
VI: 38'. Apliquémonos a los misterios de Dios desde el primer momento, ya que la purificación es dolorosa, el perfeccionamiento es largo y la unión divina, muy secreta.

El Mensaje Reencontrado

Pues nuestra piedra no puede ser hecha sino a partir de nuestra sola materia y nuestro único régimen.
XXXI: 41. ¿La luz de vida no ha salido de la unión del cielo y de la tierra? Y ¿las dos vías de Dios no se encuentran milagrosamente unidas en ella sola?
41'. Los profanos ignoran ambas, los medio instruidos las separan y las oponen; solamente los Sabios las juntan y las unen en la unidad de Dios.

El Mensaje Reencontrado

Sabed, todos vosotros que buscáis este Arte, que algunos filósofos, con objeto de ocultar esta ciencia han dicho que conviene hacerla en momentos determinados y observar las imágenes (celestes), pero yo te digo que esto no es necesario: no ayuda ni perjudica, pues la materia siempre está presta a recibir la virtud debida.
Y más claramente lo dice nuestro maestro cuando dice: nuestra medicina se puede hacer en todos los lugares, en todo tiempo, a todas horas y por todas las gentes y se la encuentra por todas partes y no se debe hacer nada.
XXXVII: 65. Estamos todos perdidos en este mundo mezclado de muerte, y nuestro final está inscrito en la inmundicia que nos habita.
65'. Así, perdidos por perdidos, ¿qué arriesgamos al consagrar nuestra pequeña prórroga de vida en buscar la salvación de Dios, que es lo único que puede salvarnos de la dispersión de la muerte?
65". ¿No es nuestro fundador quien nos dice estas palabras sorprendentes, trastornantes, pasmosas: «Todo esto está presente ante vuestros ojos y al alcance de vuestras manos, todos los días de vuestra vida. Velad, pues, para ver y rogad para conocer, antes de ser engullidos por la muerte»?

El Mensaje Reencontrado

Mas yo os digo que conozco esta cosa, que la he visto y he tocado y que sé la razón de ella y la razón está en todas partes, en las hierbas, en los árboles, en los hombres, en los ángeles y en toda naturaleza.
XI: 1'. Más vale parecer idiota alabando a Dios que pasar por inteligente negando la evidencia de la vida.

El Mensaje Reencontrado

Sócrates dijo: Sabed que los filósofos han llamado agua de vida a nuestra agua, y han dicho bien, pues si primero mata al cuerpo luego lo hace revivir y lo rejuvenece.
XXXI: 39. Hay que disolver antes de coagular.
39'. Es la ley del cielo y de la tierra.

El Mensaje Reencontrado