Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

07 abril 2011

Hermes Trismegisto

(extractos)

¿Por qué entonces, padre, Dios no ha dado participación en el Intelecto a todos?
–Es porque ha querido, hijo mío, que el Intelecto fuera presentado a las almas como un premio que ellas tuvieran que ganar.

X: 25. El colmo de la locura es especular sobre el porvenir, lamentarse del pasado e ignorar el presente que reposa en nosotros.
25'. El hombre inteligente rechaza todo trabajo y toda agitación inútiles. Concentra sus pensamientos en Dios y lo busca en sí mismo.

El Mensaje Reencontrado


–¿Y dónde lo ha colocado entonces?
–Ha llenado con él una gran crátera que ha enviado sobre la tierra, y ha apostado un heraldo con orden de proclamar a los corazones de los hombres estas palabras: "Sumérgete, tú que puedes, en esta crátera, tú que crees que volverás a ascender hacia Aquel que la ha enviado sobre la tierra, tú que sabes por qué has venido al ser".
V: 11'. Entre el agua y el vino hay lugar para la sangre de la tierra, y entre el barro y el trigo hay lugar para el cuerpo del sol.

XXV: 49. La caída del hombre tiene una finalidad divinamente elevada, que es la adquisición de un cuerpo bajo y su glorificación en Dios.

El Mensaje Reencontrado

En efecto, sólo el Conocimiento ve lo inaparente, ya que él mismo es inaparente. Si puedes, aparecerá entonces a los ojos de tu intelecto, Tat: pues el Señor se manifiesta con plena liberalidad a través de todo el Universo. ¿Puedes ver tu pensamiento y asirlo con tus propias manos y contemplar la imagen de Dios? Pues, si incluso lo que está en ti es para ti inaparente, ¿cómo se te manifestará Dios mismo, a tí, por medio de los ojos del cuerpo?
XIX: 49. La sabiduría de Dios es la libertad y la abundancia de la vida ofrecida gratuitamente a los hombres sencillos y rectos.
La sabiduría del mundo es el ruido y la vanidad de las palabras huecas con las que los ciegos se tranquilizan en su noche.
XXVI: 36'. Los poderosos, los sabios, los ricos y los inteligentes del mundo han despreciado y rechazado el don del cielo. ¿No seréis más sagaces y no estaréis más agradecidos al Señor que os ofrece gratuitamente la vida imperecedera? ¡Oh, la faz de los poderosos cuando se descubran sin fuerza! ¡Oh, el rostro de los sabios cuando se descubran imbéciles!
¡Oh, la cara de los ricos cuando se descubran miserables! ¡Oh, la cabeza de los inteligentes cuando se descubran estúpidos!

I: 62'. La naturaleza enseña a quien la mira de frente y la explora hasta el fundamento secreto.

XVI: 1. Examinemos bien lo que nos es dicho o preguntado por cada uno y veamos si la cosa es conforme a la ley de Dios y no a las leyes de los hombres, y Dios nos contestará dentro de nuestro corazón. Pero pocos de entre nosotros escuchan la voz del Señor, pues ésta trastorna nuestros hábitos, contradice nuestras pasiones y destruye nuestra falsa tranquilidad de agonizantes ciegos y sordos.
«¿Quién se tapará las orejas para oír mejor y quién cerrará los ojos para ver mejor?»

El Mensaje Reencontrado