Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

24 junio 2015
Inscripción esculpida sobre una estela funeraria en Bolonia.
Enigma alquímico muy meditado por Michael Maier y Nicolai Barnaudi, entre otros...

Anónimo

Theatrum Chemicum, vol. III, p. 744.
(Argentorati, 1659)

Grabado de Jacques de Gheyn (1565-1629)

Grabado de Jacques de Gheyn (1565-1629)

Texto de la estela funeraria


Comparativa con El Mensaje Reencontrado 

D. M. / AELIA LAELIA CRISPIS, / NEC VIR NEC MULIER, NEC ANDROGINA / NEC PUELLA, NEC IUVENIS, NEC ANUS, / (NEC CASTA), NEC MERETRIX, NEC PUDICA. / SED OMNIA. / SUBLATA / NEQUE FAME, NEC FERRO, NEQUE VENENO: / SED OMNIBUS. / NEC COELO, NEC AQUIS, NEC TERRIS, / SED UBIQUE IACET.

D.M. Aelia Laelia Crispis, ni hombre, ni mujer, ni andrógina, ni virgen, ni joven, ni vieja, ni casta, ni meretriz, ni púdica, sino todo esto a la vez. Perdió su vida, no por hambre, no por espada, no por veneno, sino por todo esto a la vez. Ni en el cielo, ni el agua, ni en la tierra, sino en todas partes yace.
Madre brillante que  estáis en todo y que transformáis
las estrellas  y  el  mar. Concedednos  el  secreto de
vuestra  luz y  el  amor  de vuestra pureza.  Bauti-
zadnos  en  el  agua   y  en  el  fuego  divinos, y
 recibidnos  en vuestro  seno  viviente. Madu-
radnos hasta la  perfección del amor. Ma-
dre  luminosa   rodeada  de  tinieblas.
Substancia de  la vida y  manantial de
 la  felicidad.  Simiente  benéfica de
Dios. Nutrid nuestros cuer-
pos, apagad la sed de nues-
tras almas, iluminad nues-
tros espíritus. Mos-
tradnos la  ruta que
conduce  al  Sol
bienamado.
Lavadnos.
Madre
santa.

LUCIUS, AGATHO, PRISCIUS, / NEC MARITUS, NEC AMATOR, NEC NECESSARIUS, / NEQUE MOERENS, NEQUE GAUDENS NEQUE FLENS / HANC NEQUE MOLEM, NEC PYRAMIDEM, NEC SEPULCRUM / SED OMNIA / SCIT, ET NESCIT CUI POSUERIT, HOC EST SEPULCRUM. INTUS CADAVER NON HABENS; / HOC EST CADAVER SEPULCRUM EXTRA NON HABENS; / SED CADAVER IDEM EST SEPULCRUM SIBI.

Lucius Agatho Priscius, ni marido, ni amante, ni amigo, ni triste, ni alegre, ni lloroso, esto no es un túmulo, no es una pirámide, no es un sepulcro, sino todo esto a la vez. Sabe y no sabe lo que posee. He aquí una tumba que no contiene cadáver alguno,  he aquí un cadáver que no contiene tumba alguna, sino que el cadáver es lo que el sepulcro es.


Padre
dorado
que estáis
en todas par-
tes y que repo-
sáis en el sol y en la
tierra santa. Dadnos la
inteligencia  de   vuestras
formas  y el amor de vuestro
Ser.  Borrad  nuestra  mancha,
sacadnos del  barro en el que he-
mos caído. Hacednos  semejantes a
la santa Madre y  engendradnos en el
amor  perfecto. Padre  oculto y  muy evi-
dente.  Poseedor  de  la  luz  eterna. Creador
mágico de los mundos. Curad nuestros cuerpos,
apaciguad nuestras almas,  liberad  nuestros espíri-
tus.   Hacednos   herederos   de    la    gloria    donde
brillan  vuestros  hijos  bienamados.  Hacedlo,   Señor.