Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
08 junio 2013

Reflejos de una búsqueda alquímica

Cartas de Louis Cattiaux a sus amigos 

(extractos) 

Debemos crearnos a nosotros mismos y no lo que nos rodea, y el hecho de desperdiciar nuestra fuerza en estos juegos inútiles es como el pecado de Onán, que tiró su simiente al suelo.

La tentación es múltiple por definición y, además, siempre dispersa, extranjera y exterior. Por esta razón, nunca sacia ni consuela. Así pues, has juzgado bien al hablar de profanación a propósito de la aplicación exterior de la fuerza-pensamiento y has adivinado la Madre universal que se presta al deseo de Dios y al del hombre, pero pocos poseen en realidad este poder y casi todos actúan con sus manos o con las máquinas, en lugar de crear con el espíritu.

La madre universal que existe por Dios, quien la modela a su gusto.
La fecundadora del cielo.
La fecundada de Dios.
La fecunda de la tierra.

«La verdad es una maldición para quienes se acercan a ella y no la reciben».

El Mensaje Reencontrado II: 71'

Debemos transmutar, transformar y no destruir y reprimir; he aquí la obra y he aquí el secreto.


El amor de Dios no podría justificar ninguna violencia hacia uno mismo o hacia las demás criaturas.

«No se trata de reprimir las pasiones, lo cual provoca accidentes funestos; hay que evitar, más bien, la ocasión de que nazcan».

El Mensaje Reencontrado XIV: 43'

No se trata de luchar para nacer, se trata de descansar, de abrirse, en resumen, de morir. Después es cuando hay que luchar y esta lucha es amor, es decir, captación de la luz.


Todos se agotan y nadie reposa.
Todos se precipitan y nadie llega.
Todos se amontonan y nadie aprovecha.
Todos se esfuerzan y nadie obtiene.
Todos se inquietan y nadie ve.
Todos explican y nadie entiende.
Todos predican y nadie practica.
Todos luchan por la vida y nadie salva la suya.

El Mensaje Reencontrado XV: 35

Es sencillo, es fácil, se nos pide no agitarnos y que dejemos hacer a Dios y a su vida.


Cuando nuestra razón, nuestra voluntad y nuestra inteligencia sean aniquiladas por la duración y por la violencia de nuestra búsqueda, la inocencia, la gracia y el amor nos entregarán entonces el secreto tan buscado del Único Esplendor.

«¡Oh, pobre idiota!, basta con que calles y dejes de agitarte para que el Perfecto te anime de nuevo en tu perfección primera».

El Mensaje Reencontrado XIII: 16'

La noche es necesaria para el relajamiento del ego, pero después se necesitan la mañana, el rocío y las flores de la gracia y del amor vivo [...]


El mundo prefiere el veneno fabricado antes que el agua natural del sol y de la luna.

«¡Oh individuos adormecidos de las multitudes agonizantes!, vuestro lamentable extravío no puede alegrar a los simples hijos de Dios, ¿despertaréis a la voz del Señor que os requiere de amores?»

El Mensaje Reencontrado I: 73'