Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

23 diciembre 2008

(Versículos de El Mensaje Reencontrado)



Nuestra curiosidad por el Señor es una gracia ignorada, pero nuestro amor por él es una bendición confirmada.
La puerta y la llave.
«¡Oh, santa luz que brilla en la gruta misteriosa de Adán!»

¿Quién nos conducirá hasta la morada del Sabio de Dios y quién nos introducirá hasta él? ¿Quién nos mostrará el lugar santo y quién nos descubrirá la luz que lo habita en secreto? ¡Oh, pesebre oculto!, ¡oh, secreto primero y último!

Felices quienes recuerdan que el Señor nació en un humilde establo, bienaventurados quienes reencuentran su huella en este mundo y muy felices quienes le calientan de nuevo como asnos sabios.

La salvación de Dios es la ciencia más experimental que pueda haber, pues es la ciencia del Dios que ha creado el mundo y los universos que lo rodean, ¡y éste no delira abstractamente en el vacío!

Volvemos a decir la revelación enorme por ser increíble: Dios envía su esencia santísima que se encarna en la purísima substancia del mundo para la salvación de toda la creación caída.
Comprenda quien pueda.
Experimente quien quiera.
Consideremos la NAVIDAD. Penetremos la NAVIDAD. Imitemos la NAVIDAD. Adoremos la NAVIDAD. Cantemos la NAVIDAD.

El fin es como el principio, pero el medio nos ilumina.
«La Plegaria. La Estrella. La Piedra».

¿Quién puede diferenciar el fuego del fuego? ¿Quién puede manifestar y encarnar el sol en la estrella de la mañana salida de la tierra tenebrosa?

La vía de la sabiduría, de la santidad y del genio es la soledad interior, donde se incuba la estrella de nuestro nacimiento divino.

Quien llega a la verdad divina ríe, llora, admira, alaba y bendice eternamente.
La estrella de la mañana nos guía hasta la luna de suavidad y hasta el sol de fuerza.

No basta con que Dios esté oculto en nosotros, también es necesario que brille desmesuradamente como la estrella de nuestro nuevo nacimiento.
«Dios no va hacia los mediocres y los mediocres no van hacia Dios».

El poeta que tiene la estrella de la mañana en sus manos canta como un niño alegre. Los que sólo tienen el barro del mundo lloran amargamente su vida perdida.

Los negros esperan su herencia santa desde que uno de sus Sabios descubrió la estrella que le condujo hasta la virgen madre y hasta el niño rey.
¿Lo recibirán ahora que se les ofrece en particular? El arrogante orgullo de sus hermanos les favorece divinamente, pero ni unos ni otros lo saben todavía.

¿Quién conoce mejor al divino Señor de Vida? ¿Los sencillos pastores?
¿Los sabios magos? ¿Los fieles adoradores? ¿Los discípulos benditos? ¿Los creyentes abnegados? O bien ¿aquél que guarda la Virgen santa, le ayuda a dar a luz en secreto y cría al niño venido del cielo?
¡Oh, muy inteligentes!, ¡oh, muy sabios!, ¡oh, muy importantes, contestad si sois capaces de comprender la pregunta!