Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

24 octubre 2015
Poseer cosas es muy importante en la vida de la gente blanca, desde el principio te dicen: “esto es mío, esto es tuyo”, “no toques eso porque no es tuyo”. Te dicen que te alejes de las cosas por posesión, pero no por respeto.


En los días de antes, nosotros nunca teníamos cerraduras en nuestras puertas. No existía el robo, pero si alguien tenía hambre, podía entrar a tu casa y tomar comida. ¿Por qué la gente no tomaba las cosas?… por respeto. Tú rodeas tu patio con rejas y pagas buen dinero a quien mida el terreno para ver si la reja del vecino está una pulgada demasiado cerca de tu casa.


No regalas nada a menos que recibas algo a cambio. Todo es económico, con razón la gente blanca necesita casas tan grandes, no son para habitarlas, sino para almacenar cosas. Las cosas son importantes cuando las necesitamos, si no las necesitamos, no son importantes. 

Sabiduría Lakota (sioux)


Tomémonos el tiempo necesario para la búsqueda de Dios y de su salvación, así la codicia ciega y sorda no nos mantendrá en la esclavitud del mundo.
Trabajemos para lo que nos es necesario y detengámonos cuando aparezca lo superfluo, porque es un don de Dios que debe manifestarse naturalmente.

¡Que nuestra morada permanezca lo más desconocida posible para los ricos y poderosos del mundo, que nuestra mesa les repugne por su frugalidad y su simplicidad, y que ninguno de ellos entre en ella a su antojo con la insolencia que los caracteriza!
¡Que nuestra casa esté siempre abierta a los simples y a los pobres de Dios, que nuestra mesa acoja su fraternidad natural y que ninguno de ellos nunca tenga que esperar en nuestra puerta!

Sólo los ignorantes pierden su vida para llegar a ser célebres, hacer fortuna, organizar el barro, permanecer esclavos o convertirse en vagabundos en este mundo.
Lo único necesario basta para tener lo superfluo, y lo superfluo basta para tener lo único necesario. Y ambos juntos bastan para tener la vida salva.
El Mensaje Reencontrado XXXVIII: 51-53'