Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

Páginas vistas

20 mayo 2014

Wenceslao Lavinius de Moravia

(Comparativa con versículos de El Mensaje Reencontrado)

A la naturaleza la ha creado primeramente un solo espíritu corporal, que es común y está oculto, y que es un bálsamo precioso de la vida que conserva lo que es puro y bueno, y destruye lo impuro y maligno. Este espíritu es el fin y principio de toda criatura; triple en sustancia, ya que está hecho de sal, azufre y mercurio o agua pura. Desde lo alto, coagula, une y riega todos estos lugares bajos, por medio de un seco untuoso y húmedo. Queda así dispuesto para recibir cualquier forma y figura.

El reposo contiene el movimiento.
El movimiento engendra el cambio.
El cambio purga la creación.
La creación depurada manifiesta a Dios en trinidad una y unidad triple.
«Sé como Aquel que ES».

III: 64-64'


Solamente el Arte, y con ayuda de la naturaleza, puede hacerlo visible a nuestros ojos. Oculta en su vientre una fuerza y virtud infinitas, pues es algo que está lleno de las propiedades del Cielo y la Tierra. Es hermafrodita y hace crecer a todas las cosas, mezclándose con ellas, porque lleva en sí encerradas todas las semillas del globo etéreo. Está lleno de un fuego sutil y poderoso, y al descender del cielo imprime e insufla la fuerza sobre los cuerpos de la tierra. Su vientre es poroso y está lleno de ardor. Es el padre de todas las cosas.

El agua que lava y da la vida es un espíritu muy sutil que viene del cielo y se fija en la tierra.
El fuego que anima y madura es un alma muy pura que viene del sol y que une el cielo y la tierra.

I: 44-44'


Este vientre se llena entonces, con otro fuego vaporoso y recibe sin cesar su alimento del humor radical que, en este enorme cuerpo, se reviste del cuerpo del agua mineral, cosa que realiza por la cocción de su fuego cálido. Este agua que puede coagularse y que engendra todas las cosas, se convierte en una tierra pura quien por medio de una fuerte unión, tiene la virtud de los cielos encerrada en sí; y porque en esta misma tierra queda unida con el Cielo. Por eso se le ha dado el bello nombre de Cielo terrestre.

El mundo caído es, en realidad, el inmundo bajo el cual está oculto el verdadero mundo que debemos reencontrar y magnificar en Dios.
Predicamos el cielo terrestre y la tierra celeste, y no el cielo desencarnado ni la tierra exiliada, como hacen los extremistas que separan pero que no saben unir.
Deseamos el reino unido, el reino completo, el reino de Dios.

XXXVII: 63-63"


De igual manera que al principio, la naturaleza primera se sirvió de la separación para ordenar la masa que estaba en desorden y confusión. Así, el Arte que ama la perfección, debe imitar a la naturaleza. La naturaleza quita el excremento sustancial, bien con el limo terrestre que convierte en agua o bien por adustión.

Agua preservada. Quemador de zarzas.

Letanías de la Madre y del Hijo


El arte emplea la loción y la digestión bien por el agua o por el fuego; separa la basura y la impureza vivificando y limpiando el alma de todo vicio. Aquel que sepa la manera de usar el agua y el fuego, conoce ya el verdadero camino que lo conducirá a los más altos secretos de la naturaleza. El agua, ese gran cuerpo, esa primera criatura de Dios, quedó desde un principio llena de espíritu, poseyendo toda clase de formas en simiente, y por medio del movimiento lo anima y vivifica todo. Ella produce todas las cosas a la luz del cielo y la tierra. El agua es la nutricia de todo lo que vive en esos dos lugares. En la tierra es un vapor; en el cielo es propiamente fuego, triple en su sustancia y materia prima, porque de tres proceden y a tres van todas las cosas de la naturaleza. Contiene un bálsamo que tiene por padre al sol y la luna. Por medio del aire germina en los lugares bajos y busca los más elevados. La tierra la alimenta en su cálido vientre y es causa de toda perfección.

Todo es en cuerpo y en espíritu.
Todo está abajo y todo está arriba.
Esto vive y se transforma perpetuamente.
Todo es triple y doble y, sin embargo, único.
Esto sube y esto baja.
Todo es hembra por fuera y macho por dentro.

IV: 17'


El gran Dios que da la vida a todo ha dispuesto dos remedios para los espíritus y para los cuerpos, o sea dos cosas que los purifican y limpian y son la causa por la que la corrupción dispone y tiende hacia una nueva vida. Los metales poseen en sí estas dos cosas que son causa de la separación y participan de la tierra y del cielo. Por eso esas dos cosas han bajado del cielo a la tierra y vuelven seguidamente al cielo para que hagan aparecer su fuerza en la tierra. De la misma manera que el sol disipa las nubes e ilumina la tierra; este espíritu así preparado y separado de sus nubes, ilumina todo lo que está oscuro. En este espíritu hay que considerar dos formas, en su sustancia y en su veneno. Su sustancia es doble y conserva todos los cuerpos con una sal amarga. Su veneno que es también doble los consume y destruye.

Debemos tomar el bálsamo con el veneno, después de separar este último para tener la verdad pura.

X: 62'


Estas son las facultades encerradas en el Limbo y el Caos y que tiene los mismos efectos cuando se le saca de la tierra. Pero cuando está preparado, separando lo bueno de lo malo, manifiesta su fuerza y poder sobre lo perfecto y lo imperfecto.

Roguemos a nuestro bello Señor sin desanimarnos y pidámosle ayuda y asistencia, pues él nos alejará del pecado y, al final, incluso impedirá que el mal se nos acerque. Es una maravilla que le es fácil.

XXIII: 2'


Yo vivo en las montañas y en la llanura. Soy padre antes de ser hijo. He engendrado a mi madre y mi madre y mi padre me han llevado en su seno y me crían sin necesidad de nodriza. Soy hermafrodita y tengo las dos naturalezas. Soy el vencedor de los fuertes y el vencido de los débiles. Nada hay tan bello bajo el cielo ni de tan perfecta figura.

Todos se pelean por palabras, por ideas, por preeminencias o por bienes que son como las sombras de la cosa, en lugar de buscar la cosa que es la única realidad substancial del Ser que reposa en su seno y que la anima.
Los hombres santos designan la cosa bajo una multitud de nombres y figuras, pero la cosa es única y permanece igual a sí misma en su virginidad o en su maternidad, y manifiesta su centro muy santo y muy secreto, que es el Señor de vida.

XXX: 41-41'


De mí nace un pájaro admirable de cuyos huesos que son mis huesos se hace un nido pequeño, y volando sin alas, resucita al morir. El arte sobrepasa las leyes de la naturaleza y por fin queda transformado en un rey que rebasa infinitamente a los otros en virtud.

Cuando el cuerpo maravilloso del Señor triunfante aparezca ante nuestros ojos deslumbrados, alargaremos santamente nuestras manos purificadas, por efecto de la fe agradecida y loca, a fin de constatar, para nuestra inmensa alegría, la realidad tangible del glorioso resucitado que vive más allá de toda muerte.

XXXVIII: 66'