Seguir por email

Entrada destacada

El Libro está dedicado al mejor de los pueblos

Versículos de El Mensaje Reencontrado A Dios no le interesa mucho nuestra situación en este mundo. Considera, más bien, el estado de...

Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.
04 mayo 2014

que contienen la verdadera Sabiduria Hermética.

 Anónimo

(Comparativa de extractos con versículos de El Mensaje Reencontrado).

Este anticipo se halla en la Sabiduría; quien la ama, ama la vida.
La sabiduría de Dios es la libertad y la abundancia de la vida ofrecida gratuitamente a los hombres sencillos y rectos.
La sabiduría del mundo es el ruido y la vanidad de las palabras huecas con las que los ciegos se tranquilizan en su noche.

XIX: 49


Es preciso, pues, que te coloques en la vía del Señor si deseas comprender estas maravillas y atraigas sobre ti el rocío de sus gracias, más preciosas que el oro y la plata, según nuestro gran Rey-Profeta.
Dios prodiga todo lo que es precioso.
El mundo acapara todo lo que no tiene valor.

II: 20'


De tres uno que ha de ser para ti más verdadero de lo que el arte y la Naturaleza te darán a conocer por experiencia.
La mujer disgrega al hombre hasta el agua del aire.
El hombre consolida la mujer hasta el fuego de la tierra.
De estos dos brota el infinito de la creación perfecta, que manifiesta la gloria del Único sobre la tierra de los vivos.

III: 82


Has de saber que todos los cuerpos están compuestos por cuarto Elementos: Fuego, Aire, Agua y Tierra. Están siempre mezclados en sí mismos y en los cuerpos que constituyen. Según dominen más o menos en estos cuerpos, su especie es diferente; lo cual va al infinito.
La mezcla de los elementos que forma las combinaciones múltiples de la creación, es como la mezcla de cartas de la baraja, que forma las combinaciones múltiples del juego: los elementos vuelven a la masa y son después combinados de nuevo, como las cartas de juego vuelven al mazo y son redistribuidas sin aumento ni disminución real, pues no existe ganancia ni pérdida para el inmutable que ES.

XXIII: 64


Es preciso extraer esta Agua primitiva y celeste del cuerpo donde está y que según nosotros se expresa mediante siete letras, que significa la simiente primera de todos los seres, y no especificada y determinada en la Casa de Aries para engendrar a su hijo.
Las RAÍCES del árbol de vida...
Son como el TRIO VIL que une el cielo y la tierra.

XXV: 58-58'


Has de concebir, pues, que los cuerpos pueden ser destruidos, o sea, cambiados de forma, sin dejar de subsistir que sus partes pueden juntarse con otros cuerpos para volverlos más perfectos.
El conocimiento del secreto divino libera del mundo medio. El nuevo estado de pureza será consciente y más perfecto que el primero.

IV: 8


Nuestros Magos llaman Dragón, León, Sapo, Serpiente Pitón a nuestra Agua, y dicen que el veneno que lleva mata al Rey y que luego el cuerpo muerto, semejante a Apolo, mata con sus flechas a la Serpiente Pitón; a esta putrefacción de los tres cuerpos le dan el nombre de cabeza del Cuervo.
¡Oh, fuego fluyente que disuelve y coagula, nuestro Señor fecundante!

VIII: 46'


Entonces, si deseas llegar al rojo, que llegará al cabo de otros tres Signos, es preciso que aumentes un cuarto hilo para adquirir el Rubí celeste;
Habiendo renunciado al barro de afuera, mi Señor me dio una perla; habiendo renunciado a la perla, me ofreció un diamante; habiendo renunciado al diamante, me presentó un rubí; pero como yo no alargaba la mano codiciosamente, se dio él mismo y yo comí a mi Bienamado con prudencia para no morir de su gran perfección.
«¡Oh, sabor único del viviente de eternidad!»

XVIII: 31'


¡Oh felices Sabios, cuya Ciencia divina encuentra en lo invisible un punto indivisible, el único que puede componer el milagro del arte!
Mi Nombre es como un punto de oro en el tabernáculo de los antepasados.
¿Quién lo hará brillar en la tierra?, dice el Señor. Y ¿quién lo hará resplandecer en el cielo?, pregunta el Único.

XII: 49


Mira, sin extrañeza, este horrible Dragón que no tiene más comida que sí mismo; este Fénix que renace de sus cenizas y este Pelícano caritativo para con sus hijos. Las famosas montañas de Vulcano; así como las diversas obras de los Cíclopes te aparecerán representadas en un mismo cuadro; en él verás a los impotentes Titanes vencidos por Apolo, Hijo luminífero del Sol.
Las estrellas, la luna y el sol brillan sobre el mundo, mientras que los inteligentes y los sabios disputan y deliran acerca del Dios invisible que envía la vida y que la atrae hacia sí.

XIX: 23


Penetrando en el Caos tenebroso que formó el Universo, ve la Tierra sumergida por un horrible Diluvio, renaciendo al poco tiempo lúcida y purificada. La verdad siempre venció a la mentira. Recuerda que es una y que está desnuda y que sólo puede aparecerse a las miradas de los Sabios, pues el vulgo está ciego.
La verdad está desnuda y es simple, los hombres la ven más o menos claramente según la pureza, según el amor y según el conocimiento de cada uno.

VII: 10


¡Ah!, acuérdate, hijo amado, de nuestras Letras sagradas; penetra en su sentido: hallarás la vida. Sí, podrás explicar, con un contento inexpresable, los encantadores cuadros del genio de los humanos. Toma tu lápiz para dibujar un punto; él solo puede instruiste, pues lo encierra todo.
Es él quien lo hace todo, pues todo viene de él y todo vuelve a él. Es él quien inspira las Escrituras santas, es él quien las anima, es él quien las propaga, es él quien las guarda y es él quien las renueva según le place.

XVI: 43'


[...] feliz tú, hijo mío, si el Padre de las luces, por un rayo de su Espíritu divino y un fuego radiante de inteligencia, abrasando tu corazón. te revela en secreto la multiplicación de este punto por su centro.
La fe acerca la maravilla del mundo.
La paciencia la saca a la luz.
El amor multiplica su virtud.

IV: 68'