Versículo al azar

El Mensaje Reencontrado

Libro XXVIII

NI REVÉTUEEL BARRO

27. Si nos preguntan qué es el Libro, respondamos: una piedra sobre la cual se apoyan firmemente los creyentes y un manantial del cual extraen agua sin cesar.

27'. 36 opiniones conocidas simultáneamente.
36 oficios aprendidos de una vez.
36 cosas hechas al mismo tiempo.
36 luces vistas de repente.
36 deseos realizados en uno solo.
36 religiones reunidas en una fe.

Seguir por email

Entrada destacada

Tao Te King - 20

XX Cuando se abandona lo aprendido, desaparecen las contrariedades. ¿Qué diferencia hay entre «¡eh!» y «¡oh!» ¿Qué distinción puede hac...

01 septiembre 2012
(extractos de cartas de Louis Cattiaux a sus amigos publicados en la revista La Puerta, nº48)


Hete aquí ya desanimado por culpa de una pequeña desilusión de nada, ¿cómo estarás dentro de diez o quince años cuando el Señor haya quebrado sobre ti, como sobre un yunque, todas las vacías y pretenciosas cortezas que producen ilusiones en el mundo en el que te afliges y en el que buscas el secreto? Seguirás recibiendo golpes como para reventar, y te quedarás jadeante y dolido días y días, sin embargo, permanecerás con la maravillosa pequeña llama del santuario que nunca se apaga y con el tenaz olor a fe que no desaparece.

Lo que sigue es en respuesta a tu cansancio de esta vida: «Más valdría no haber nacido nunca antes que despreciar la vida que nos ha sido dada por Dios y que hemos oscurecido estúpidamente». (XIX, 50)

Eres tan impaciente como los que no saben que Dios y la Naturaleza operan insensiblemente por decantación y también a veces por estallidos interiores, pero se trata de estallidos provocados por un empuje continuo y progresivo y no por una explosión brutal. Tu impaciencia y tu exigencia incluso serían irrisorias, si no fueran a la vez tan dolorosas... La oración y los sueños te servirán de muy útil enseñanza. 

¿Acaso te has preguntado alguna vez lo que harías si fueras investido de la omnipotencia sobre la muerte, sobre la pobreza y sobre la ignorancia?

Inténtalo y comprenderás, mucho tiempo después de tu primera meditación, que no harías nada o muy poco. Ya que cada cual ha de resucitar, cada cual debe renunciar, cada cual es quien ha de escuchar la voz interior y la exterior, que son la misma. Y todo aporte exterior anticipado corre el riesgo de destruir al individuo, como se destruye a un polluelo si se rompe la cáscara para ayudarlo antes de la hora fijada para su nacimiento. Llegado este momento, el pollo es el primero en dar golpes para salir. Toma tu situación tal como es sin romperte demasiado la cabeza y, sobre todo, no tengas dudas en lo que respecta a tus distracciones y a tus alegrías con tu mujer, con tus hijos y con tus bienes, y no te tomes trágicamente y ni siquiera muy en serio las imágenes movedizas de este mundo. Recíbelas con gratitud y deja que se vayan con desapego, sabiendo que estás desnudo y que eres pobre en el mundo. Esta certeza es lo que ha permitido que los grandes místicos se abandonasen sin recriminar y sin tan siquiera temer, ya que su cuerpo mezclado de mugre ya no les cegaba. Sobre todo, es nuestra óptica interior lo que ha de cambiar, y lo demás seguirá con naturalidad.

Haz por una vez inventario de todo lo que ahora posees; quedarás sorprendido de tu riqueza y te considerarás satisfecho... Asimismo, el hecho de estar lanzado en la gran búsqueda es aún más maravilloso que todo lo demás y sólo esto debería avergonzarte de tener semejante suerte.

[...] tengo una particular veneración por el antiguo Egipto, de donde ha surgido toda la ciencia secreta del cristianismo. Mi corazón le está agradecido y espero visitar algún día «esa tierra amada por los dioses», de donde ha salido la luz que hace vivir a los hombres, ya que Egipto es la tierra negra, la «chemia» de los hermetistas. Los más ingratos de todos son precisamente los cristianos, que son quienes más le deben. ¡Qué extraño es todo esto!